Fútbol | Homenaje Baby, eres el más grande

  • Algeciras y Balona rinden un emotivo homenaje al entrenador por excelencia

  • El técnico recibe un sinfín de muestras de cariño de quienes fueron sus discípulos

Todos los participantes en el homenaje a Baby posan conjuntamente Todos los participantes en el homenaje a Baby posan conjuntamente

Todos los participantes en el homenaje a Baby posan conjuntamente / Erasmo Fenoy

Gaberiel Navarro Baby abandonó este domingo el Nuevo Mirador después de recibir una sobredosis de admiración, cariño y respeto de los dos clubes que más representaron en su carrera futbolística, en su vida futbolística, el Algeciras Club de Fútbol, cuyos veteranos ejercieron de organizadores y anfitriones, y la Real Balompédica Linense. El partido, dividido en tres actos que disputaron los conjuntos de exfutbolistas, quedó convertido en una mera anécdota en medio del aluvión de muestras de afecto, siempre insuficientes para los infinitos méritos de Baby como mentor y como entrenador.

Faltaba poco para las once y media de la mañana del domingo cuando Gabriel Navarro Baby, acompañado de buena parte de su familia, accedía al Nuevo Mirador. En la puerta le esperaba el presidente del Algeciras, Ricardo Alfonso Álvarez, el eterno capitán rojiblanco, Julio Cabello, y los exbalonos Alberto Torremocha, David Rico y Currito Álvarez. Allí llegaron los primeros abrazos, cargados de empatía. Especialmente emotivo el de David Rico, que fue mucho más que su mano derecha durante una década en la entidad de La Línea.

Fernando Gallego, compañero de Baby en el profesorado de infinidad de cursos de entrenadores, condujo al algecireño en primer lugar al vestuario visitante, donde fue recibido por una prolongadísima ovación de casi medio centenar de exfutbolistas (algunos de ellos de paisano, porque sus heridas de guerra ya no les permiten jugar) que estuvieron a sus órdenes durante casi veinte años en la Balona. Argimiro Márquez fue el primero en saltarse el protocolo y en fundirse con entrenador en uno de esos abrazos que solo pueden permitirse quienes son mucho más que maestro y discípulo, son nada más y nada menos que amigos. Luego llegaron los discursos y los besos de José Salvador Requena, Ismael Chico, Alberto Merino, del incombustible Manolo Mesa y de dos que fueron inseparables durante su estancia en la caseta del Municipal, pero que nunca se vistieron de corto: Manuel Valenzuela Pipi y José García [Pepe el Masajista]. Baby, que además estaba sin voz, apenas podía responder al aluvión de señales positivas de que estaba siendo objeto.

De una caseta a otra. El Algeciras, en este caso sus veteranos y sus máximos representantes institucionales, se rindieron con una infinidad de aplausos al preparador, que a esas alturas estaba ya vencido por la emoción. Pérez Jiménez, Fito, Jose El Negro, el barbateño Mario, Bumbún, Salva Pro,... le miraban con una admiración difícil de explicar con palabras, pero cargadas de agradecimiento. Las intervenciones en la caseta algecirista fueron más breves, pero solo porque eran el preludio de lo que aún quedaba por suceder.

Los dos equipos formaron un interminable pasillo que Baby recorrió acompañado de los suyos, con parsimonia. Disfrutando del momento. Después fue recibiendo una auténtica tromba de regalos: cuadros, camisetas de Algeciras, Balona, Cartagena, Albacete, escudos, el chandal del Colegio de Entrenadores... Todo cargado de significado. Después hizo el saque de honor. La realidad es que el privilegio fue para todos los que estaban presentes.

En las gradas, como espectadores, un sinfín de expeloteros, ex directivos y auxiliares que quisieron presentar sus respetos: Yiyi (padre), Galleguito, Miguel Ángel Ordóñez Chichi, Antonio Molina, José Manuel García, Fernando Gallego (hijo), Raúl Molina, Manolín Núñez, Paco Gavilán, Miguel Partal, Paco Vallecillo...

Pasado el mediodía comenzaron los tres encuentros de 30 minutos que permitían jugar a todo el que había querido tomar parte. En el transcurso del mismo, ya en la grada, Baby recibió la llamada del alcalde de La Línea Juan Franco (a través de su concejal Helenio Lucas Fernández) y del expresidente Alfredo Gallardo, quien excusó su presencia por su delicado estado de salud.

Por el Algeciras se alinearon, en diferentes oleadas: Rafa, Paco Ramos, Pérez Jiménez, Mario, Javi, Antoñito, Francis Tirado, Bumbún, Manolo Quintero, Salva Pro, Ventura, Galleguito, Fito, Arconada, Pozo, Capa, Óscar, José Luis, Saavedra, Álex Ventura, Morales, Fran Amado, Solís, Jose, Jesús, Óscar, Cristóbal, Fofi, Jorge Galiano, Sevilla, Adrián Cabello, Migue y Fiti II.

Por los visitantes lo hicieron, también de forma paulatina Requena y Miguel Rivas (que coincidieron en la plantilla en la fase de ascenso a Segunda de 1992), Martín, Marín, Ángel Pirri, Johny, Sotil, Manolo Mesa, Isidro, Argimiro Márquez, Ahumada, Pedro García, Toby, Morales, Benítez,Javi Pérez, Juan Mari, Burrea, Monroy, Baby junior, Aragón, Pavón, Diego, Jorge Pirri, Juli, Dani Ávalos, Ignacio, Steven, Jesús Monroy, Ismael Chico, Alberto Merino, Carlos Guerra, Fernando, Israel Montes, Chicón y Espínola.

Por cierto, en el cómputo de partidos, que no eran más que un reclamo para la reunión, vencieron los ex de la Balona por 0-6.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios