EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Operaciones Koala y Lely

Varios gibraltareños lideraban un clan del hachís en varias provincias

  • La red fabricaba en dos pequeños astilleros de Pontevedra las embarcaciones para transportar el hachís y las escondía en Albacete

  • Un operativo de 400 agentes arresta a más de 40 personas en, al menos, cinco provincias

Dos guardias civiles custodian una de las puertas de entrada al narcoembarcadero. Dos guardias civiles custodian una de las puertas de entrada al narcoembarcadero.

Dos guardias civiles custodian una de las puertas de entrada al narcoembarcadero. / Erasmo Fenoy (Palmones (Los Barrios))

La Guardia Civil ha asestado un nuevo e importante golpe a las redes del narco con la detención de más de cuarenta personas pertenecientes a un grupo criminal muy activo dedicado al tráfico de hachís procedente de Marruecos y al blanqueo de capitales.

La trascendencia del despliegue llevado a cabo este martes de forma simultánea en, al menos, cinco provincias por los 400 agentes que participaron en el operativo radica en que el citado grupo delictivo ha sido descabezado por completo con la detención de sus máximos responsables, formado por un reducido grupo de ciudadanos gibraltareños residentes en el Campo de Gibraltar e integrantes de una conocida banda de la colonia británica.

Todas las detenciones se enmarcan en las llamadas operaciones Koala y Laly, la primera contra el contrabando y la segunda, contra el lavado de dinero del narco. La actuación de la Guardia Civil se inició a las 6:00, cuando los agentes irrumpieron en 34 inmuebles localizados en las provincias de Cádiz (Los Barrios, Algeciras y La Línea), Málaga (Marbella, Estepona, Mijas y Mollina), Pontevedra (Cambados, Sanxenxo, Vilagarcía de Arousa y Ribadumia), Córdoba y Albacete.

Fuentes de la investigación apuntan a que la operativa desarrollada por este grupo criminal seguía una pauta que poco a poco ha ido extendiéndose entre los narcotraficantes que operan en el Estrecho: alejar su campo de acción del Campo de Gibraltar, donde la enorme presión de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado les complica mucho la fabricación y almacenamiento de las narcolanchas, prohibidas por decreto-ley desde finales de 2018.

La banda desarticulada contaba con dos empresas náuticas localizadas en Pontevedra dedicadas a la fabricación de embarcaciones semirrígidas en pequeños astilleros que pretendían pasar más desapercibidos que los desmantelados en diversas localidades el Campo de Gibraltar y otras cercanas.

No obstante y según las mismas fuentes, entre los registros prácticados también figuran otras dos empresas del sector náutico, localizadas en Algeciras y La Línea, y cuyo papel estaría más bien vinculado al blanqueo de capitales.

Algunos de los lugares de almacenamiento de estas embarcaciones entre alijo y alijo de droga tampoco estaban situados en el Campo de Gibraltar, sino en un municipio de la provincia de Albacete, a más de 600 kilómetros de distancia de la costa, para tratar de pasar igualmente desapercibidos para las autoridades.

Entre las viviendas registras figura una casa de proporciones considerables en El Zabal, en La Línea, donde se detuvo al menos a uno de los jefes de la banda, un ciudadano de Gibraltar

En mayo de este año, la Guardia Civil ya desarticuló un mini astillero ilegal en la localidad granadina de Huétor Tájar, en tanto que la Policía Nacional halló en noviembre pasado varias semirrígidas en dos naves situadas en un polígono industrial de la localidad malagueña de Antequera.

El balance de las dos operaciones de este martes, ambas tangenciales y con un mismo origen, se completa con la incautación de varias embarcaciones, de una fuerte suma de dinero en metálico y numerosos vehículos.

Entre los registros realizados figura una casa de proporciones considerables en la barrida de El Zabal, en La Línea, donde se detuvo al menos a uno de los jefes de la banda, un ciudadano de Gibraltar. Aunque las autoridades españolas han contado en otras ocasiones con la estrecha colaboración de las autoridades de Gibraltar, en este caso no ha sido necesario recurrir a ellas, según ha podido saber este periódico.

Palmones, calle Pedro Terol

Otro de los lugares registrados por la Guardia Civil es un narcoembarcadero a pie de playa en la calle Pedro Terol, en el núcleo urbano de Palmones, y cuya presencia había sido denunciada de forma reiterada por los vecinos de la zona. Ayer, cuando los agentes echaron abajo los dos grandes portones de entrada, un hombre armado que no opuso resistencia en su detención se hallaba en el interior de la finca para protegerla de posibles intrusos.

Este narcoembarcadero, situado a apenas un tiro de piedra de una residencia de ancianos, cuenta con una vivienda de dos plantas y una nave en la que la Guardia Civil encontró un tractor cuyas funciones eran básicamente dos y ninguna de ellas relacionada con tareas agrícolas: la primera, llevar hasta el agua las narcolanchas (y luego, sacarlas) a bordo de un gran remolque con forma de góndola, y la segunda, apartar de la calle de acceso a la finca los grandes bloques de cemento (conocidos como jerseys) colocados por las autoridades para obstaculizar la llegada de los trailers que transportaban las embarcaciones.

En noviembre pasado, las peligrosas maniobras nocturnas de esos grandes camiones fueron denunciadas a Europa Sur por los vecinos de la zona, especialmente desde que uno de esos vehículos chocase con el muro perimetral de un chalé que hace esquina y lo echase abajo dándose a la fuga.

Era el enésimo incidente de esas características, ya que el trasiego de camiones y otros vehículos de las bandas se habían llevado ya por delante muchos espejos retrovisores de los coches aparcados y arañado las fachadas de algunas viviendas.

“Teníamos controlado ese narcoembarcadero desde hace tiempo, uno de los mejor situados y, posiblemente, uno de los primeros en el Campo de Gibraltar”, afirman fuentes de la investigación, que apuntan a que la finca ha sido utilizada a lo largo de los años por varias bandas. La de los narcos del Peñón ha sido la última de ellas.

En los operativos, enmarcados en el Plan Carteia de lucha contra el narcotráfico, participaron agentes del Organismo de Coordinación del Narcotrafico (Ocom Sur), del Centro de Concentración contra el Narcotráfico (CCOM Sur), del Grupo de Acción Rápida (GAR), el Grupo de Reserva y Seguridad (GRS), la Unidad de Seguridad Ciudadana (Useci) y las comandancias de la Benemérita de Algeciras, Cádiz, Málaga, Albacete, Córdoba y Pontevedra, así como los servicios aéreos y marítimos de la Benemérita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios