Entrevista a Catalina García | Viceconsejera de Salud de la Junta de Andalucía "En diez días se habrá normalizado la situación en los centros de salud"

  • La viceconsejera destaca la contratación de 81 especialistas para el Campo de Gibraltar y las mejoras que se ofrecerán en los contratos

  • La segregación del Área Sanitaria permitirá "una gestión compartida entre el área hospitalaria y la Atención Primaria, con una mejor coordinación entre ambas"

Catalina García, viceconsejera de Salud, en el hospital de La Línea Catalina García, viceconsejera de Salud, en el hospital de La Línea

Catalina García, viceconsejera de Salud, en el hospital de La Línea / Erasmo Fenoy

Después de años de reivindicaciones, la segregación en dos del Área Sanitaria del Campo de Gibraltar se oficializaba hace unas semanas deslucida en la segunda oleada de la pandemia. La comarca ya cuenta con dos áreas distintas que aúnan la gestión hospitalaria y la de Atención Primaria, un nuevo sistema que poner en marcha justo en el momento en el que el modelo sanitario está sometido a una mayor tensión. La viceconsejera de Salud, Catalina García, visitaba recientemente La Línea para presentar a la gerente de la nueva área, Carmen Rodríguez, y anunciaba la contratación de más especialistas para el Campo de Gibraltar.

¿En qué van a percibir los usuarios la división del Área Sanitaria?

Desde el año 2002 la fusión de ambas áreas ha estado dando problemas y lo han denunciado los profesionales, sindicatos y usuarios. Con la entrada en vigor, el pasado 23 de septiembre de las dos áreas diferenciadas, oeste y este, creo que la funcionalidad y la eficacia en la gestión van a repercutir directamente en la calidad de la asistencia sanitaria. El área anterior era de gran tamaño y el que la gestión se realizase desde mucha distancia en algunos casos tenía su repercusión a nivel de la asistencia, durante todos estos años ha habido quejas por falta de eficacia en la gestión. De este cambio se beneficiarán todos los ciudadanos de la comarca, también porque permitirá una gestión compartida entre el área hospitalaria y la Atención Primaria, con una mejor coordinación entre ambas.

Este cambio ¿conllevará un aumento de plantilla?

Se ha contratado a 18 profesionales para el área administrativa, para la asesoría jurídica, prevención de riesgos laborales, atención a la ciudadanía, recursos humanos o farmacia en la Atención Primaria, entre otros servicios. Además se ha hecho una convocatoria para traer especialistas a la comarca, 81 en total, en concreto para 29 plazas en el hospital Punta de Europa, 24 en el de La Línea y 28 de Atención Primaria. En el último año el esfuerzo de contratación ha sido de más de 150 profesionales en el Campo de Gibraltar.

Más allá de la segregación el Campo de Gibraltar tiene un déficit estructural de especialistas. ¿Qué se va a plantear para atraer efectivamente a los facultativos?

Recientemente se aprobó en el Consejo de Gobierno un decreto de zonas y puestos de difícil cobertura, donde se dan unas condiciones laborales diferentes, se premia la carrera profesional en la bolsa, en investigación en formación a los profesionales que elijan contratos en esos lugares.

Pero, ¿cuándo veremos los resultados? En otras ocasiones se han intentado fórmulas similares sin éxito.

Cuando una persona acaba el MIR (el periodo de formación en una especialidad) si se sitúa en una zona de difícil cobertura, gracias a los contratos que después puede conseguir puede llegar a un hospital de referencia en periodo más corto de tiempo, porque se ve premiado con puntos en la bolsa. Creo que lo que nos falta es explicar a los profesionales las medidas que hay ahora mismo para que ellos sepan cuáles son las ventajas.

¿Se incluirán también mejoras retributivas?

También retributivas. El que tú aumentes de manera más progresiva tu carrera profesional significa dinero y hay una parte del contrato programa diferenciada para estos puestos de difícil cobertura.

"Creo que lo que nos falta es explicar a los profesionales las medidas que hay ahora mismo para que ellos sepan cuáles son las ventajas de venir al Campo de Gibraltar"

La situación de los centros de salud está cercana al colapso, con dificultades para acceder a una cita médica. ¿Cómo va a solucionarse?

El problema más acuciante es el déficit de profesionales. Les aconsejamos tomar las vacaciones en julio y agosto, para cuando llegase la segunda oleada estar todos, pero esta nos ha sorprendido en pleno verano. Ese ha sido el mayor problema. Ahora los profesionales se han ido incorporando y esperamos contratar más profesionales de enfermería a primeros de octubre, porque las bolsas se habían quedado agotadas y hemos tenido que contratar como rastreadores a fisioterapeutas, a A4. La intención es aumentar el número de rastreadores y que Primaria se descargue de esa función. También se ampliará el servicio de Salud Responde para que colabore en el seguimiento domiciliario de las personas que están en cuarentena. En 10-15 días se ha tenido que solucionar el problema de las citas a nivel andaluz, se habrá normalizado la situación, porque además tenemos que afrontar la campaña de la gripe. A este respecto, el profesional a pie de calle nunca tiene la culpa de lo que no puede hacer. Debemos de cuidarlos, protegerlos y reconocer esa gran labor.

Hay expertos de diversas procedencias alertando de que se está esperando demasiado para abordar medidas restrictivas. ¿Se está cayendo en el mismo error que en marzo?

En el caso de Andalucía de manera continuada estamos tomando medidas, nada más hay que ver el BOJA que se publicó cuando acabó el estado de alarma y las veces que se ha modificado, de una manera continua conforme va evolucionando la pandemia. La incidencia tiene poco que ver con otras comunidades y hemos estado tomando medidas de forma proactiva. Se redujeron los grupos a 10 personas hace dos meses cuando se está haciendo ahora en Madrid, por ejemplo. Se han restringido los aforos, el número de personas en restaurantes, los velatorios, las bodas. Nunca hemos esperado a llegar a situación de última hora, hemos aplicado medidas coercitivas mucho antes que el resto.

¿Prevé que la situación de Casariche se repita en otros puntos de la comunidad?

Esperamos que no tengamos que adoptarla en más municipios. Esto debe ser un compromiso de todos. El foco en Casariche tiene su origen en la celebración de tres bodas, sabemos lo que ha pasado. En Lucena también ha habido otro en dos comuniones. Va a depender de la responsabilidad individual de cada uno que en nuestros municipios no tengamos que tomar más medidas para que la epidemia no avance. Las únicas medidas que sabemos que son efectivas son el distanciamiento social, el uso de mascarillas y la higiene de manos y no podemos relajar esas medidas en determinadas circunstancias. El 80% de los contagios se dan en el ámbito familiar y en eventos multitudinarios de este tipo, no en un restaurante.

En ese sentido, ¿no le parece mucho 100 personas en un salón de celebraciones en una boda?

Puede hacerse, pero distribuidas en mesas de diez y sin que haya barra libre ni se pueda bailar. Las medidas están para cumplirlas y si no se cumplen luego nos pasan estas cosas.

"Va a depender de la responsabilidad individual de cada uno que en nuestros municipios no tengamos que tomar más medidas"

¿Cuándo se generalizará el uso de los test de antígenos?

Ya están repartidos en las residencias de mayores, en los puntos de evacuación de inmigración en Almería, Granada y Cádiz, se están repartiendo por todos los hospitales comarcales donde hay más problemas con los PCR, en las urgencias de Atención Primaria, también en los colegios. Tenemos dos millones de test de antígenos y se está haciendo un reparto generalizado para ampliar el número de pruebas donde haga falta.

Hasta ahora Andalucía ha estado entre los últimos puestos en la realización de PCR por habitante. ¿Mejorará esa situación con este nuevo sistema?

Si se ha hecho un número menor de PCR es porque ha habido una menor incidencia y porque hasta el Ministerio en sus protocolos no aconseja que se hagan PCR o test de antígenos a personas asintomáticas, por problemas en la interpretación de los resultados. Los antígenos son para el cribado a población inmigrante, población en centros sociosanitarios, en los hospitales y Primaria en las llegadas de doble circuito, y en poblaciones como Casariche, Lucena, Linares, donde por la incidencia Salud Pública decida que hay que hacer un cribado. Se van a hacer los test con un criterio epidemiológico, no vamos a hacerlos porque sí.

¿Le preocupa la expansión del virus del Nilo?

Durante los últimos años no ha existido un plan de prevención, que debe de ser a través de la Consejerías de Salud y Medio Ambiente, pero también de las diputaciones o los ayuntamientos. Si se tuviera encima de la mesa un estudio de vectores que nos mostrase en qué zonas puede haber un problema, el número de animales que pueda estar contagiados, se podrían hacer actuaciones locales en el momento en el que el mosquito lo podemos pillar en situación larvaria. Este año, obligados por la situación, lo que hemos hecho ha sido de acuerdo con los municipios establecer dos planes de actuación, una primera fase en la que han actuado ellos y otra segunda en la que la Consejería contrata equipos para trabajar fuera del campo del municipio pero en los términos municipales de las dos zonas o áreas que Salud Pública haya determinado en Cádiz. De cara a otro año sí habrá un plan ambicioso de prevención donde todos colaboremos para no llegar a una situación donde la salud de las personas se vea afectada, que es lo que ha pasado este año porque no existía un plan preventivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios