Tarajal y Beni Enzar

España y Marruecos logran una reapertura de fronteras tranquila en el aniversario de la crisis migratoria

  • Tras una madrugada de euforia, los ciudadanos atraviesan por el paso del Tarajal con muchas dudas pero con fluidez

  • La prohibición de portar mercancías evita el colapso de una Aduana que continúa en obras 

La apertura de la frontera entre Ceuta y Marruecos

La apertura de la frontera entre Ceuta y Marruecos / Erasmo Fenoy (Ceuta)

Ahmed baja del taxi de un salto y duda con qué mano coger la maleta. “Estoy nervioso”, confiesa como si hiciera falta verbalizar lo que evidencian sus movimientos bruscos y una sonrisita casi histérica. “Esto ha sido muy fuerte, necesito ver ya a mi familia y a mis amigos”, explica mientras enfila la valla azul en la que le reciben dos vigilantes de seguridad privada que le piden los papeles y le indican el paso. A unos metros le espera Marruecos y sus seres queridos 795 días después.

Es una mañana soleada y tranquila en la frontera del Tarajal, en Ceuta, reabierta este lunes tras dos años cerrada, como la de Beni Enzar, en Melilla. Los curiosos de amontonan arriba, en la colina que abre el camino hacia el barrio del Príncipe. Abajo, junto a las instalaciones fronterizas, los periodistas son mayoría. Entre las piedras de la playa, tres hombres toman un baño. Nadie diría que esta zona, hace justo un año, estaba tomada por las fuerzas de seguridad españolas tras desatarse una crisis migratoria entre España y Marruecos que llevó a 10.000 personas (unos 1.500 menores de edad) a cruzar con falsas promesas hacia Europa por los espigones del Tarajal y Benzú en dos avalanchas consecutivas. Entonces se veía a decenas de jóvenes con lágrimas en los ojos deambulando por la arena oscura. Ahora todo el mundo sonríe. La ilusión del reencuentro.

“Es una fecha simbólica, llama la atención que hayan abierto hoy precisamente”, comenta un guardia civil de los muchos que se ven por la zona, tantos como policías nacionales. “Esta la cosa muy tranquila, como debe ser; ahora esta es una frontera normal, como puede ser la de La Línea, un sitio por donde la gente pasa de un país a otro sin más. El problema, aquí y allí, es el contrabando. Eso lo complica todo”, continúa.

“¿Piden PCR?“, pregunta Fátima mientras da vueltas a la rotonda sin atreverse a descender del coche. Hay muchas dudas sobre cómo tienen que realizar el paso y sobre quién puede hacerlo. De hecho, a los pocos minutos, esta mujer desiste de cruzar y regresa por dónde ha venido, refunfuñando. Sanidad Exterior exige a quienes quien entrar en Ceuta un certificación de vacunación completa contra la enfermedad del coronavirus (como Marruecos, que negó el acceso a varias personas por carecer de él), una prueba negativa de la Covid-19 (una PCR de las últimas 72 horas o un test de antígenos de no más de 24) o un certificado de curación. Fátima ya lo ha comprobado.

La apertura de la frontera se produjo en la medianoche del lunes al martes en una primera fase restringida a ciudadanos de la Unión Europea y/o con permiso para circulación en territorio Schengen. Es el comienzo de un proceso gradual pactado entre ambos países para evitar incidentes. Desde luego, ha tenido efecto.

No se ven colas y el único ruido que se oye es el de las máquinas que adecentan el tramo de costa que discurre junto a las instalaciones fronterizas, una pequeña playa en la que solo pueden entrar las gaviotas y por las que corretean a sus anchas los perros detectores de drogas y explosivos en un momento en el que no hay trabajo. Una “tierra de nadie” donde se acumulaban restos que arrojaba el mar y que también está siendo sometida a un lavado de cara. En la frontera en sí también hay obras, que se prevé estén concluidas para el 1 de junio.

Fotos de la apertura de la frontera entre Ceuta y Marruecos Fotos de la apertura de la frontera entre Ceuta y Marruecos

Fotos de la apertura de la frontera entre Ceuta y Marruecos / Erasmo Fenoy (Ceuta)

Se van a instalar pilonas retráctiles en los carriles habilitados para el paso de vehículos con el fin de evitar nuevos intentos de entradas kamikazes en la ciudad. Durante el mes próximo se instalarán las herramientas y sistemas para formar una "frontera inteligente" que facilitarán la utilización de herramientas biométricas de control sobre los viajeros. Se busca tener un control fehaciente de las personas y automóviles que entran y salen de la ciudad desde Marruecos.

Unos empleados del Ayuntamiento de Ceuta desbrozan la rotonda que da paso a las instalaciones, donde los agentes de Aduanas se ocupan de que nadie pase con mercancías. “Ni un danone”, explicó hace días el presidente de Residentes Ceuta, Abdelmalik Mohamed. "Ni una bolsa con tomates", dijo la delegada del Gobierno en Ceuta, Salvadora Mateos (PSOE) cuando fue cuestionada por qué podía pasar a partir de este 17 de mayo y qué no. Ni trabajadores transfronterizos -que tendrán que esperar al 31 de mayo- ni ningún tipo de producto. Ni artículos alimenticios ni de cualquier otra clase, ni en grandes cantidades ni bajo el etéreo “régimen de viajeros” en bolsas más o menos grandes. Esta medida es la clave de la tranquilidad con la que se ha producido la apertura porque evita el aluvión de portadoras que colapsa la frontera.  De hecho, los polígonos en los que centraliza el comercio irregular están, más que cerrados, abandonados.

Fotos de la apertura de la frontera entre Ceuta y Marruecos Fotos de la apertura de la frontera entre Ceuta y Marruecos

Fotos de la apertura de la frontera entre Ceuta y Marruecos / Erasmo Fenoy (Ceuta)

Durante la madrugada, aquí en el Tarajal, se vivieron escenas de euforia cuando comenzó a permitirse el paso. Un total de 827 personas, así como 171 vehículos, salieron desde Ceuta en dirección a Marruecos durante la noche, sin aglomeraciones. En el sentido inverso cruzaron hacia España 318 ciudadanos y 134 coches. 

Algunos son turistas, como María y Eduardo, dos viajeros estadounidenses que llegaron a Tánger en avión desde Barcelona cuando se abrió el paso aéreo y, tras unos días en Marruecos, aprovecharon para entrar en España a pie este lunes. “Yo iba al colegio en Estados Unidos y vivía en México durante unos años, así que tenía que atravesar por una frontera así cada día dos veces. Me ha recordado a aquello”, explica María, que ha tenido que presentar la documentación que demuestra que tiene la pauta de vacunación puesta y algo más. “Nos han pedido varias veces el pasaporte, pero todo bien, muy rápido”, apostilla.

Fotos de la apertura de la frontera entre Ceuta y Marruecos Fotos de la apertura de la frontera entre Ceuta y Marruecos

Fotos de la apertura de la frontera entre Ceuta y Marruecos / Erasmo Fenoy (Ceuta)

En realidad, todavía suenan los ecos de la crisis diplomática de hace un año, desatada tras la acogida en España por razones humanitarias del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, lo que enervó a las autoridades magrebíes y derivó en la entrada masiva de migrantes y en el cierre de las fronteras en lo peor de la pandemia del coronavirus. España y Marruecos siguen negociando cómo será la reapertura total. Así lo ha explicado el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien se ha mostrado cauto al subrayar que a partir del 31 de mayo el grupo de trabajo hispano-marroquí lo que espera es "haber avanzado también en el resto de personal y material de mercancías". El Gobierno insiste en que Melilla recuperará su Aduana y que se instalará otra en Ceuta para combatir el contrabando. "Hubo un desencuentro como es propio entre países hermanos", ha señalado el ministro, en referencia a la entrada masiva de migrantes ante la pasividad de la policía marroquí, algo que ya no ocurre. Ahora, la colaboración es plena para frenar la salida de pateras y combatir la trata de personas dentro de la "nueva relación para el siglo XXI".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios