Fase 2 de la desescalada Los bares y cafeterías recuperan el 40% del interior de sus locales pero sin la barra

Clientes en el interior de una cafetería de La Línea, este lunes. Clientes en el interior de una cafetería de La Línea, este lunes.

Clientes en el interior de una cafetería de La Línea, este lunes. / Nacho Marín (La Línea)

Este lunes, el cafelito de la mañana apetecía más dentro de los locales que en las terrazas. El viento de levante ha rebajado las temperaturas en el arranque de la Fase 2 de la desescalada en el Campo de Gibraltar, aunque ya es posible desde este 25 de mayo utilizar la sala interior de los negocios de hostelería al 40% de su aforo máximo.

La barra tendrá que esperar. Pero, mientras tanto, quienes prefieren la comodidad y el aire acondicionado a los veladores ya pueden acudir a su cafetería o bar favorito, si ha abierto. 

"Ha sido una primera mañana tranquila en La Línea. Llevamos ya unos días con las terrazas operativas, siguiendo las normas de distanciamiento e higiene que ahora se aplican al interior", ha explicado Santiago Macías, presidente de Alaho, la asociación mayoritaria de hosteleros de La Línea. Este colectivo agrupa a unos 90 negocios

Los bares y restaurantes pueden abrir desde el lunes su interior, aunque reduciendo el aforo al 40% y sólo atendiendo en mesas. En cuanto a las terrazas, el gobierno mantiene las mismas restricciones que en la Fase 1 (al 50%). Ello provoca que los bares con menores dimensiones o tascas con apenas barra se mantengan cerrados porque no les salen las cuentas.

En el caso de La Línea, según Alaho, ningún bar que permanecía cerrado ha reabierto este lunes. "Se trata de bares pequeños o sin terraza, a los que aún no les sale rentable abrir. El resto ha recuperado parte de su sala. Esperamos que poco a poco se vaya ampliando el aforo", ha subrayado Macías. Aproximadamente la mitad de los negocios asociados a Alaho están trabajando

Un camarero prepara un café pertrechado con una pantalla facial, este lunes. Un camarero prepara un café pertrechado con una pantalla facial, este lunes.

Un camarero prepara un café pertrechado con una pantalla facial, este lunes. / Nacho Marín (La Línea)

"La gente está viniendo a los bares y cafeterías. Teníamos algo de miedo a la reacción de los clientes o a sus recelos. Estamos ocupando las mesas que tenemos y lo agradecemos", ha apuntado Macías. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios