Real Balompédica Linense | El rival El Villarrobledo o la ilusión del recién ascendido

  • El técnico, el exbalono Castellanos, cuenta con siete fichajes

  • Los manchegos han completado una pretemporada discreta

El ex balono Jesús Castellanos, junto al banquillo del Villarrobledo. El ex balono Jesús Castellanos, junto al banquillo del Villarrobledo.

El ex balono Jesús Castellanos, junto al banquillo del Villarrobledo. / E.S.

Este sábado 24 de agosto es un día histórico para el Club Polideportivo Villarrobledo. El club manchego se quedó sin directiva en febrero y parecía abocado a sus peores momentos. Pero medio año después acicalaba su campo, al que todos conocen como El Barranco del Lobo, para el debut en la Segunda división B. El rival es la histórica Balona, a la que conoce bien el preparador local, Jesús Castellanos, que defendió la camisola blanquinegra hace años.

La ilusión por el estreno de la categoría de bronce es tal que la directiva se ha puesto manos a la obra y no solo ha instalado nuevas porterías y un marcador electrónico, también ha organizado la sala antidopaje y ha pintado las instalaciones para recibir a la Balona con la mejor imagen posible.

El técnico del equipo rojillo es el exbalono Jesús Castellanos y aunque ha mantenido la espina dorsal del bloque que dio el salto de categoría, ha realizado siete contrataciones: Salcedo(portero, Rayo Majadahonda), José Rodríguez (central, Karaiskakis), Teo Tirado (mediocentro, Ebro), Rubén Sánchez (extremo, Sanse), Isma Álvarez (extremo, Castilla), Alonso (delantero, Gimnástica Segoviana) y Pekes (Cádiz B).

El primer rival balono no ha escenificado una pretemporada demasiado brillante. Entre otros resultados. perdió con el Real Jaén (4-0), Villarreal C (1-2) y en su doble enfrentamiento con el Toledo, perdió en la ida de Copa de Castilla La Mancha (4-0) y en el partido de vuelta, ya sin trascendencia, se impuso por 2-1.

Castellanos se deshace en elogios a su pasado balono: “Pasé un año muy bueno, estuve muy bien, me acogieron de maravilla dentro y fuera del vestuario, tuve la suerte de jugar... para mí fue una experiencia muy positiva”, apostilla.

“Era un equipo exigente en el apartado deportivo, pero ya digo el año que estuve allí no se me va a olvidar en la vida porque estuve muy bien”, aseguró.

El míster define a su equipo como “la Cenicienta” del grupo, pero eso no le impide mostrar su convencimiento de que “logrará competir” ante una Balompédica de la que, sobre todo, destaca que está “muy bien organizada, muy bien dirigida”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios