Real Balompédica Linense Castellanos, un balono guía al Villarrobledo

  • El técnico de los albaceteños jugó con los albinegros en la 2000-01

  • "Me hace mucha ilusión que sea el rival de mi estreno en Segunda B", recalca

  • "No es que seamos modestos, es que somos la Ceniciente", sostiene

Jesús Castellanos, en una rueda de prensa con el Villarrobledo Jesús Castellanos, en una rueda de prensa con el Villarrobledo

Jesús Castellanos, en una rueda de prensa con el Villarrobledo / E.S.

Jesús Castellanos jugó en la Real Balompédica Linense en la campaña 2000-01,  a las órdenes de Gabriel Navarro Baby y con Argimiro Márquez como ayudante. Dos décadas después el próximo sábado debutará como entrenador en la Segunda división B al frente del equipo albaceteño, con la escuadra de La Línea como rival. “Un motivo más para sentirme balono”, comenta con mucha dosis de orgullo el técnico, que llevó por primera vez a la modesta entidad albacateña a la categoría de bronce después de una andadura tan salpicada de anomalías que en el último partido de la fase de ascenso su delantero centro, Bernardo de la Cruz Berni, ya andaba ejerciendo de presidente.

Antes de mirar al presente más inmediato Jesús Castellanos -con el que resulta un disfrute hablar y más aún de fútbol- paladea el recuerdo de su paso por La Línea y por la Real Balompédica, a la que por cierto asesoró (el tiempo vino a demostrar que con acierto) para que contratase a Pedro Sánchez de la Nieta, que logró la permanencia in extremis en la 2017-18.

“Era la primera vez que salía de casa para jugar de manera profesional y aunque hubo algún problema de carácter económico que acabó por solucionarse, el recuerdo que tengo es que conocí a una nueva familia”, sostiene el excentrocampista.

"El año que pasé en La Línea no se me va a olvidar en la vida, me acogieron de maravilla"

Pasé un año muy bueno, estuve muy bien, me acogieron de maravilla dentro y fuera del vestuario, tuve la suerte de jugar... para mí fue una experiencia muy positiva”, apostilla. “Era un equipo exigente en el apartado deportivo, pero ya digo el año que estuve allí no se me va a olvidar en la vida porque estuve muy bien”.

Confieso que me dio alegría ver que era nuestro primer rival en Segunda B”, explica. “Yo a la Balona le voy a desear siempre lo mejor y me satisface que mi debut en la categoría como entrenador sea precisamente contra ellos, porque eso me servirá para sentirme más balono aún; yo siempre les voy a desear lo mejor, aunque lógicamente el sábado vamos a salir a ganar”.

Castellanos, que pasó por el Real Jaén y La Roda -con los que visitó el Municipal- y tardó en colgar las botas, apenas ha tardado cuatro años en lograr su primer gran éxito, agrandado por los numerosos problemas que tuvo que sortear. De hecho, en algún partido apenas contó con once jugadores del primero equipo. Antes del Villarrobledo ya había dirigido a Almansa y precisamente a La Roda, otros dos clásicos del balompié manchego.

El sábado ya no contará nada de lo que hemos conseguido tanto a nivel deportivo como institucional”, recalca el míster del primer rival balono. “Ascendimos en medio de un vacío tremendo, con el presidente sobre el terreno de juego y cada día hay que trabajar muchísimo para poder estabilizar este proyecto”.

Castellanos reivindica la condición de “muy modesto” del Villarrobledo. “Yo creo que el que más. No es que quiera ponernos de pequeños, pero somos la Cenicienta. Es la realidad y más aún en este grupo tan competitivo".

“Lo que hemos intentado es darle continuidad a la plantilla que logró el ascenso, porque entendíamos que había gente muy competitiva y se ha renovado prácticamente a todo el bloque y con unos fichajes que pretendemos que sumen”, detalla. “Somos conscientes de que en el apartado económico estamos muy limitados”.

El entrenador de los albaceteños entiende que no se deben establecer comparaciones con la revolución que ha llevado a cabo la Balona en su plantel. “Es un club que está preparado para afrontar ese tipo de situaciones, porque ha alcanzado una estabilidad de la que pocos equipos pueden alardear y al final hay jugadores que prefieren ir a La Línea en vez de a otros sitios incluso cobrando algo menos porque es un club solvente, que está bien organizado”.

“Por eso, aunque nunca es sencillo, si hay alguien que puede hacer un cambio como el de este año, ése es la Balona”, recalca.

“He podido ver poco de su pretemporada pero lo suficiente para saber que a pesar de tanto cambio es un equipo que está muy bien trabajado, que tiene una idea muy clara de juego, así que nosotros tendremos que sacar lo mejor de nosotros, usar todas nuestras armas para tratar de contrarrestar sus argumentos”, continúa el exbalono.

“Nosotros estamos obligados a ser más sólidos, más férreos, a ser mucho más contundente en defensa que la temporada pasada, porque enfrente vamos a encontrar más nivel, pero somos un grupo al que le gusta llevar la iniciativa, ser dominador”, finaliza. “Ésas han sido nuestras señas de identidad”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios