Real Balompédica Linense

El derribo de la visera del Municipal: la historia interminable

  • La rotura de bancadas en la parte superior, la desaparición de las de la zona baja de Tribuna, la recolocación de los asientos de plástico... alargan aún más la obra del Municipal

Asientos de plástico apilados, los bancos de la zona baja destruidos... esta la imagen actual de la Tribuna del Municipal Asientos de plástico apilados, los bancos de la zona baja destruidos... esta la imagen actual de la Tribuna del Municipal

Asientos de plástico apilados, los bancos de la zona baja destruidos... esta la imagen actual de la Tribuna del Municipal / Rafael Cerpa

Los aficionados de la Real Balompédica, como hizo su presidente, Raffaele Pandalone, la pasada semana en rueda de prensa, se preguntan cuándo podrán volver a utilizar en su totalidad la Tribuna del estadio Municipal. Esa grada que abandonaron el pasado 13 de enero y que desde el pasado septiembre (precisamente desde el partido con el Sevilla Atlético, al que los albinegros visitan el próximo domingo) solo pudieron ocupar en su parte inferior y previa instalación de una grada supletoria como consecuencia de un informe de los técnicos municipales que solicitan el derribo de la visera ante lo que entendían un palpable peligro de desprendimiento de cascotes.

En apariencia, el voladizo está ya prácticamente desaparecido, aunque siguen en pie (y todo indica que así quedarán) los pilares que sujetaban la cobertura ahora derribada. Lo que sucede es que eso no implica necesariamente que los abonados (y el público en general) pueda volver a ese espacio el día 24, cuando los de Jordi Roger reciban al Atlético Sanluqueño.

La necesidad de utilizar una maquinaria de mayor tamaño del previsto inicialmente ha supuesto que haya desaparecido la fila de asiento que existía en la parte baja de la Tribuna (donde fue instalada la grada provisional) para que pudiese asentarse la pala que ha terminado por llevar a cabo el derribo.

Además, como consecuencia de los desprendimientos propios de la obra, infinidad de filas de bancadas de la parte superior se han hundido y no sería precisamente una sorpresa que otras muchas hayan quedado sensiblemente dañadas.

La ausencia de esas mismas bancadas en Preferencia provocó en el encuentro que el pasado 16 de septiembre disputaron la Balona y el Atlético Malagueño que la mencionada grada apareciese acotada y que los espectadores no pudiesen acceder a la zona alta porque eso implicaba un peligro para los asistentes. Hay que entender que ese mismo problema de seguridad se traslada ahora a la Tribuna y no parece nada lógico que se abra de nuevo un graderío que de antemano ya estaría con su aforo limitado.

Por si fuera poco los asientos de plástico en los que se sentaban los abonados están acumulados en la parte baja –algunos bastante deteriorados- y sería preciso que fueran recolocados en el mismo sitio en el que estaban antes de comenzar la obra para no seguir perjudicando a quienes han pagado los carnets que, dicho sea de paso, están llevando la situación con una resignación elogiable.

El alcalde de La Línea, Juan Franco, ya advirtió que el acuerdo con la empresa Córdoba Demoliciones recogía que la duración de los trabajos era de ocho semanas y ese periodo concluye en torno al diez de marzo, con lo cual aún están dentro del plazo.

La Balompédica, por su parte, cifra ya en 50.000 euros las pérdidas ocasionadas por todo este proceso y el máximo responsable del club ya ha recalcado que no está dispuesto a seguir haciendo inversiones en una instalación que es del municipio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios