Real Balompédica Linense

Peña Balona: levántate y anda

  • Julio Vega emprende la labor de resucitar una entidad encaminada a la desaparición

  • El presidente insiste en la necesidad de que la Peña sea "la casa de todos los balonos"

  • "Es necesario un lugar en el que se hable de la Balompédica, que siempre tiene sitio en La Línea"

Julio Vega, a las puertas de la sede de la Peña Balona

Julio Vega, a las puertas de la sede de la Peña Balona / M.C.I.C.

Julio Vega ha asumido la responsabilidad de resucitar a una Peña Balona que, después de muchos altibajos desde que Helenio Lucas Fernández la fundase en 1975, había entrado en coma profundo. Tras el desembarco en la presidencia el pasado trece de marzo de este reconocido balono la sociedad ha empezado a dar síntomas de una metamorfosis que tuvo su puesta en escena con la presentación en su coqueto patio del primer fichaje de la Real Balompédica Linense para su  debut en la Primera RFEF: el extremo linense Loren. Vega, que ha sido elegido por un periodo de dos años, proclama una y otra vez que su objetivo es que la Peña sea “la casa de todos los balonos” y, de momento, ya ha logrado que sea la de algunos, amén de concertar un convenio de colaboración con la entidad en la que tiene su razón de existir.

“Sinceramente, creo que los balonos necesitan una casa”, dice con rotundidad Vega, que ya ha conseguido que la sede de la Peña sea también la de otro reconocido colectivo de seguidores albinegros, los Pichigüey, al que en su día ayudó a alumbrar “Es importante que haya un lugar donde se hable de la Balona, con independencia de los mentideros que haya por La Línea”.

“Nuestra intención es que se sepa que éste es un sitio de balonos, por eso precisamente se le ha dado cabida a los Pichigüey y por eso estamos abiertos a cualquier opción seria que se nos presente”, recalca. "Y hablo en plural porque no es una tarea mía, sino de toda la junta directiva. En esta tarea no estoy solo, no podría, ellos son imprescindibles".

“No creo que La Línea y la Balona se estén distanciando, porque la Balona en La Línea siempre tiene su tirón a pesar de la competencia de lo que yo llamo los equipos de la tele, pero la Peña Balona, en concreto, sí que había perdido esa relación”, asume. “Por diferentes circunstancias, en los últimos quince-veinte años se ha ido despegando de la Balona”.

“No soy capaz de entender cómo en una peña de un equipo de fútbol, los que la componen no son todos abonados de ese club y desgraciadamente ése ha sido nuestro caso, apenas cuatro de nuestros cincuenta y cuatro socios iban a ver a la Balona al estadio”, reflexiona en voz alta. “Lo hicieron en el pasado, pero ahora mismo están muy distanciados y yo me niego a eso, yo lo que quiero es que la Peña Balona sea balona”.

 “Cuando empecé a plantearme la posibilidad de acceder al cargo ya advertí que no iba a ser un presidente continuista, sino más bien todo lo contrario, que mi deseo era cambiarlo casi todo y en eso estamos”, confiesa Julio Vega, que está decidido a recuperar la actividad social en un momento en el que las entidades de estas características no viven su mejor momento.

El presidente asegura que tras su aterrizaje se ha encontrado con obstáculos que no podrá detallar públicamente hasta que los dé a conocer a sus socios en una asamblea extraordinaria, aunque asume que tendrá que afrontar situaciones delicadas en el apartado económico “y que solo se solucionan con un dinero del que la Peña carece”.

Vega agradece la colaboración que ha encontrado en el presidente albinegro Raffaele Pandalone, desde que le tendió su mano. “Solo con acercarse a nosotros, con organizar en nuestra sede actos como la presentación de Loren ya nos ha dado mucho. Va a ser la primera piedra de una línea de colaboración que ya se ha hecho pública. Solo con eso atrae a balonos hacia la Peña”.

“Ya está viniendo gente que nunca había venido”, dice con satisfacción. “Tampoco están obligados a hacerse socios de la Peña -que si se hacen, pues mejor- pero nuestro deseo es que vengan, que disfruten de nuestras instalaciones”.

Julio Vega, que ha recorrido media España detrás de los colores albinegros, no renuncia al sueño de estar en el cargo en el momento en el que la Real Balompédica lograse un hipotético ascenso a Segunda. “Si el viernes, solo con el acto de presentación de Loren, estaba que no cabía en mi pellejo… no soy capaz de imaginarme lo que sería estar al frente de una peña que lleva el nombre de la Balona cuando vuelva a Segunda”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios