Real Balompédica Linense Los Pichigüey respaldan la SAD de la Balona

  • Los socios de la peña participan en unas 'primarias' para determinar el voto del colectivo

  • El 87% de las papeletas respaldan el proceso de conversión de la Balompédica

Socios de la Peña Pichigüey ejercen su derecho voto, este miércoles en la Peña Balona Socios de la Peña Pichigüey ejercen su derecho voto, este miércoles en la Peña Balona

Socios de la Peña Pichigüey ejercen su derecho voto, este miércoles en la Peña Balona / Jorge del Águila

El referéndum que este viernes determinará si la Real Balompédica Linense inicia el tan cacareado proceso de conversión en Sociedad Anónima Deportiva (SAD) vivió este miércoles sus particulares primarias, al más puro estilo Estados Unidos. La entrañable Peña Pichigüey celebró una votación en la sede de la Peña Balona –donde está asentada– para determinar cuál será el sentido del voto de este grupo que, en calidad de persona jurídica, está registrado como socio de la Balompédica El resultado no pudo ser más concluyente: el 87% de los votantes apostaron por el Sí a la SAD y el 13% se opusieron.

El presidente de la Balona Raffaele Pandalone ya sabe que cuenta con un voto para su proyecto de conversión en SAD, el del socio denominado Peña Pichigüey. Un respaldo tan significativo como simbólico, por cuanto el resultado de la votación entre los socios de la misma se puede entender como un indicio de lo que piensa la afición albinegra.

La original Peña Pichigüey nació en los tiempos en los que Ángel Serrano presidía la Real Balompédica allá por la exitosa temporada de 1998. Después de un par de años su actividad, muy relevante. decreció hasta desaparecer aunque el grito de guerra que sus componentes hicieron tan característico del estadio Municipal siguió escuchándose a lo largo del tiempo.

Un elevadísimo porcentaje de sus los miembros de la peña no son españoles

Marc Szeliga decidió –no sin antes garantizarse la autorización de los socios originarios– reflotar a los Pichigüey y fue nombrado presidente. Lo más peculiar de este colectivo es que 80 por ciento de sus miembros no son españoles, pero no por eso son menos fieles que el resto.

Hace unos meses y con la intermediación de un balono de pro como Julio Vega los Pichigüey encontraron acomodo en una adormecida Peña Balona que preside Gabriel de Haro, a la que han rejuvenecido y revitalizado y en la que está reformando un local dentro del recinto que estaba en desuso para convertirla en su nueva casa.

Una vez la Real Balompédica convocó su asamblea extraordinaria se planteó en el seno de la Peña cuál sería el sentido del voto. Y para determinarlo ayer fue colocada una urna en el que será su nuevo local y sus integrantes tomaron la palabra. Un sano ejercicio de democracia. El resultado habla por sí solo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios