Real Balompédica Linense Gastón , el nuevo embajador de La Línea

  • El delantero asegura que lo mejor de su paso por la ciudad ha sido “conocer a su gente”

  • “En la segunda vuelta sentí impotencia, perdimos la fe”, lamenta el exbalono

Gastón Cellerino, durante un entrenamiento con la Balona Gastón Cellerino,  durante un entrenamiento con la Balona

Gastón Cellerino, durante un entrenamiento con la Balona / Rafael Cerpa

Gastón Cellerino es un trotamundos tan franco como autoexigente. No entiende de eso tan de moda de morderse la lengua. El ariete argentino asume que los delanteros se les valora por sus goles y que en su paso por la Balona hizo menos de los que esperaba (ocho en 30 partidos), pero también recuerda que nunca dio un balón por perdido y que igual a veces eso no se le valoró como él entiende que merecía. El punta no cierra la puerta a un posible regreso en el futuro porque, asegura, lo mejor de su paso por el equipo albinegro fue “conocer a la gente de La Línea” a la que considera injustamente valorada más allá de sus fronteras.

Gastón no hace una valoración muy positiva del apartado deportivo en su tránsito por la Balona, entre otras cosas porque de estos meses lo que no quiere recordares todo lo que sucedió en la segunda vuelta”.

Esa impotencia de no salir adelante se hace muy dura”, explica. “No sabíamos cómo solucionarlo, yo nunca había pasado por algo igual”.

“También hubo otras circunstancias que pertenecen al extrafútbol que no nos dejaban salir de esa situación, gente negativa al lado nuestro… y todo eso nos fue llegando y dentro del vestuario nos dejamos llevar por esa influencia y acabamos perdiendo la fe y se vio en los resultados”, detalla.

“En lo personal tampoco fue bueno, porque yo esperaba haber anotado más goles”, dice con rotundidad. “Me lesioné en dos momentos muy inoportunos, hubo aquello del día que marqué dos goles y a la jornada siguiente me dejaron fuera [se refiere al viaje a Melilla, tras hacerle endosado dos dianas al Atlético Malagueño en la primera vuelta]… hubo varias cosas”.

El punta saca su versión más curtida y elude cualquier tipo de polémica con los aficionados. “Yo siempre digo que el hincha tiene derecho a cuestionar a los jugadores, eso está clarísimo, porque además no todos vemos el fútbol de la misma manera”, introduce.

“Para mí lo importante es que estoy tranquilo, porque hice las cosas al ciento por ciento y en cuanto a lo que opine la afición tengo muchos años de experiencia, no me puedo parar a pensar ni en lo bueno ni en lo malo”, continúa.

 “Va todo de la mano y seguramente si hubiese metido tres o cuatro goles más todo se vería diferente, pero también es cierto que yo me cruzaba con la gente por la calle y me decía la verdad, que arriba era el único que estaba peleando, que no dejaba ningún balón por perdido, aunque también entiendo que a los delanteros se nos contrata para hacer goles”, reflexiona. “Mi idea siempre fue jugar en equipo, aunque a veces no se vieron”.

Gastón, como ya desveló este periódico, tiene muchas opciones de regresar a la Primera división de Chile, donde ya triunfó. “Si se concreta volveré a un país que conozco, en el que jugué cuatro años, en el que me siento muy cómodo y en el que tengo la posibilidad de competir en grandes estadios… todo es muy atractivo”.

Con todo contesta de forma tajante a la pregunta si en el futuro valoraría una oferta de la Balona: “Obviamente que sí, por la institución sí volvería. Claro que habría que saber qué proyecto hay, porque apenas me quedan tres, cuatro años de carrera pero si pretenden hacer algo grande por supuesto que volvería”.

“Para mí vestir la camiseta de la Balona ha sido un orgullo, me encantan sus colores, pero lo mejor de mi paso por La Línea ha sido conocer a su gente. Es una pena que los que hablan de fuera no conocen realmente como son los linenses, porque son acogedoras y hacen que sea muy fácil vivir allí. A todo el que me pregunte, así se lo contaré”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios