Real Balompédica Linense La Balona plantea un ERTE como respuesta al coronavirus

  • El club despedirá a sus futbolistas hasta que finalice la cuarentena

  • La Balompédica trata de frenar el impacto económico del Covid-19

  • Los linenses vuelven a ponerse a la vanguardia en las medidas de esta crisis

Raffaele Pandalone, presidente de la Real Balompédica Linense Raffaele Pandalone, presidente de la Real Balompédica Linense

Raffaele Pandalone, presidente de la Real Balompédica Linense / E.S.

La directiva de la Real Balompédica Linense hizo pública este jueves su decisión de llevar a cabo un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) entre los fubolistas que forman parte de la primera plantilla hasta que finalicen la crisis provocada por el Covid-19 (coronavirus) que llevó al Gobierno de España a decretar el Estado de Alarma, que lleva consigo la obligación de permanecer en los domicilios y, por añadidura, generó la suspensión por parte de la Federación Española de todas las competiciones.

El club anunció su decisión con un comunicado que dice: “Por la presente, la Real Balompédica Linense comunica que debido a los momentos complicados que nos toca vivir tanto de salud pública como económicos, tal y como están actuando varios clubes de Segunda división B, va a plantear a los futbolistas de la primera plantilla la apertura de un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) hasta la finalización de la crisis”.

La entidad explica que de este forma se apoya “para el bien de la totalidad de los estamentos que forman el club, en las medidas de apoyo otorgadas por el Gobierno de España”, que incluyen ayudas a las empresas que se vean obligadas a tomar este tipo de medidas.

El presidente de la Real Balompédica, Raffaele Pandalone, advirtió nada más desembarcar en el cargo que uno de sus objetivos era hacer funcionar a la entidad como una empresa. Y si algo está demostrando desde que comenzó la crisis del Covid-19 (coronavirus) es su capacidad para adaptarse a la situación más como empresario que como dirigente. De hecho, el mundo del fútbol aplaudió la prontitud con la que determinó la suspensión de los entrenamientos el primer equipo y de su filial, hace ya una semana.

Una de sus primeras decisiones cuando relevó a Alfredo Gallardo en enero de 2018 fue que todos los integrantes de la plantilla estuviesen dados de alta en la Seguridad Social. Aquella medida multiplicó por diez los gastos en ese apartado para el club, pero el tiempo demuestra que no fue ni mucho menos equivocada.

Los 20 jugadores que integran la primera plantilla (así como los técnicos) podrán acogerse ahora a un Erte que aliviará el durísimo golpe que la paralización de la competición (de momento por dos semanas, pero previsiblemente por mucho más) va a suponer para la economía de la Balompédica y por extensión, para todos los clubes de todas las modalidades deportivas.

El Erte solo supone “la adopción por parte de la empresa de una suspensión  temporal de la relación laboral con una parte concreta de sus trabajadores. O lo que es lo mismo, cuando una firma decide despedir a una parte importante de sus trabajadores por un periodo de tiempo”.

Esto quiere decir que cuando el Gobierno determine el levantamiento de las medidas restrictivas como consecuencia de esta crisis, la Balompédica estará en disposición de volver a contratar a todos sus jugadores sin que estos hayan perdido un ápice de sus derechos, pero que sí se habrá ahorrado una importante suma en cotizaciones en el periodo en el que la competición esté en suspenso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios