Real Balompédica Linense La Balona planta cara al Covid

  • Los jugadores albinegros se entrenan en sus domicilios para paliar los efectos de la cuarentena

  • Médicos y fisioterapeutas advierten del peligro de lesiones musculares tras el encierro

Jugadores de la Balona escuchan a Calderón durante un entrenamiento, en una imagen de archivo Jugadores de la Balona escuchan a Calderón durante un entrenamiento, en una imagen de archivo

Jugadores de la Balona escuchan a Calderón durante un entrenamiento, en una imagen de archivo / Erasmo Fenoy

La Real Balompédica Linense inició este lunes su particular zafarrancho de combate tras confirmarse la suspensión de dos de sus encuentros (uno de Liga en Algeciras y otro de Copa en Haro) como consecuencia del brote de coronavirus detectado en su vestuario. El directivo Miguel Bonmatti, manteniendo siempre las debidas medidas de seguridad, fue el encargado de distribuir en la docena de domicilios en las que residen sus futbolistas material deportivo (desde pesas hasta, en algún caso, las zapatillas que los jugadores tienen en sus taquillas del estadio) para que los integrantes del plantel que no están afectados por el coronavirus puedan realizar algún tipo de ejercicio durante los días que restan hasta que finalice su cuarentena.

Los entrenadores de los equipos que ya han pasado por el parón como consecuencia de algún positivo por Covid advierten de que el verdadero problema –y eso siempre y cuando la enfermedad no deje secuelas entre los afectado– se produce una vez la plantilla regresa a los entrenamientos.

A pesar de los cuidados específicos a los que se someten, el número de futbolistas que han sufrido lesiones musculares de diferente consideración se ha disparado en todas las categorías [y en todos los deportes] en la presente campaña, muy especialmente en las escuadras que han tenido que parar durante dos semanas por culpa del Covid.

El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) recalca: “Es evidente que esta falta de continuidad en el trabajo ha pasado factura a la forma física de los deportistas”.

Para paliar, en la medida de lo posible, los efectos de esta situación en la que se ha visto envuelta, la Balompédica ha distribuido este lunes material deportivo entre sus jugadores, a los que el preparador físico, Pepe Losada, ha hecho llegar un programa personalizado de trabajo que, con las limitaciones propias de quien no puede salir de su domicilio, están en disposición de realizar.

Algunos médicos hablan de que la capacidad competitiva de sus jugadores desciende hasta un 30% después de diez días de cuarentena y que en algunos casos no se restaña hasta pasados 15 días. Una cifra que se eleva hasta el 70% –y evidentemente también en el tiempo– en los que se han visto infectados por el Covid, porque recuperan más lentamente su capacidad pulmonar. 

En este último caso la Balona se beneficia de que solo dos integrantes de la primera plantilla –y tres de los de la del filial que suelen trabajar a las órdenes de Antonio Calderón- dieron positivos en los test realizados el pasado jueves. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios