Real Balompédica Linense | El rival Cádiz B: un líder a imagen y semejanza del primer equipo

  • El filial amarillo, imbatido, cuenta sus partidos por victorias

  • El meta Juan Flere y el lateral Marc Baró viajan a Éibar con el bloque de Primera

Jugadores del Cádiz B celebran uno de sus goles sobre Las Palmas Atlético Jugadores del Cádiz B celebran uno de sus goles sobre Las Palmas Atlético

Jugadores del Cádiz B celebran uno de sus goles sobre Las Palmas Atlético / D.C.

El Cádiz B que este domingo (12:00) recibe a puerta cerrada a la Real Balompédica Linense en El Rosal se está erigiendo en una de las sensaciones del arranque liguero en Segunda B. Los pupilos del exalgecirista Juanma Pavón suman dos triunfos en otras tantas jornadas, uno sobre Las Palmas Atlético en Rosal (2-0) y el otro con las connotaciones que tiene hacerlo en San Fernando (0-1). Como la Balona, no ha encajado un gol y es líder en solitario del grupo IV-A. El meta Juan Flere y el lateral zurdo Marc Baró viajan este viernes con el primer equipo a Éibar, pero todo indica que el domingo jugarán con el filial. Es baja el mauritano Idrissa Thiam.

El filial cadista, pese a su condición de filial, despliega un fútbol muy similar al que ha llevado al éxito a Álvaro Cervera en la primera plantilla. Pavón dibuja un 1-4-1-4-1 en el que su parte de atrás no tiene reparos en mostrarse muy contundente, para que sean los jugadores de arriba los que tratan de rentabilizar segundas jugadas. Tras pérdida, presión asfixiante sobre el rival que conduce el balón y, si se complica, ningún futbolista duda en cometer una falta táctica para frenar al contrincante. El precepto es crear jugadores que sepan competir.

El armazón del Cádiz B, al menos en lo que se refiere a su once inicial, se asemeja bastante al de la temporada pasada. Con el mismo técnico en el banquillo eso le ha ayudado a protagonizar una buena pretemporada (en la que ya derrotó 2-0 a la Balompédica) y este esperanzador arranque liguero.

El plantel cuenta con varios jugadores que llaman poderosamente la atención. Sin duda entre ellos se encuentran el meta catalán de origen argentino Juan Flere y el lateral zurdo Marc Baró (internacional sub-16, que pasó las canteras de Valencia y Barcelona y por el Girona) que la temporada pasada llegó a participar en dos jornadas con el equipo que entonces militaba en Segunda. Uno y otro están con el Cádiz en Éibar, pero, salvo sorpresa, eso no supone que no vayan a jugar con el filial.

Otro que ya estaba en el plantel cuando terminó el curso es el central nigeriano Saturday Keigo, que incluso sonó en pretemporada como posible cesión para algún equipo de Segunda, pero el Cádiz prefirió dejarlo en la recámara.  El centrodelantero cordobés Manolo Nieto (ex del Betis B) tardó en aclimatarse, pero esta temporada ya la comenzó abriendo el triunfo sobre Las Palmas Atlético.

El Cádiz B se reforzó de cara a esta competición con Albert Vázquez (Cartagena B), Javi Martín (La Nucía), Joel Jorqueras ( Club Esportiu Europa,) el camerunés Toussaint Berenger (Union Sportive Douala, equipo de la Primera División de Camerún),  el internacional serbio Dragiša Gudelj (Vitória Guimarães, llegó a jugar una treintena de partidos en la Segunda Suiza con el Ajax B y el FC Wohlen), Carlos Blanco (que tras formarse en la cantera del Barça llegó a debutar con la Juve esta pretemporada), el panameño Cristian Martínez (que regresa tras estar cedido en el Recre), Álvaro Espínola (Huétor Vega, aunque la pasada campaña se midió a la Balona con el Recreativo de Granada en el último partido previo al parón por el coronavirus), el uruguayo Juan Manuel Boselli (Atlético Mineiro y Girona) y posiblemente el que hizo más ruido, Kike Carrasco (canteras de Rayo, Alavés) que en la 2019-20 llegó a debutar y marcar con el Extremadura en Segunda.

 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios