Real Balompédica | Primera RFEF

Aly, mucho más que 'Couligol'

  • El parisino, inesperado pichichi de la Balona, encarna el éxito de los albinegros

  • "No soy un atacante, soy un box to box" reivindica el mediocentro, que espera "ir a más"

Coulibaly  celebra, junto a Antoñito, el tanto del triunfo sobre el Castellón

Coulibaly celebra, junto a Antoñito, el tanto del triunfo sobre el Castellón

“Soy un box to box”. Así se define el centrocampista de la Real Balompédica Linense Aly Coulibaly. El más que sorprendente pichichi de los albinegros en ese espectacular arranque liguero que les mantiene en el coliderato del grupo. El futbolista parisino -con pasaporte senegalés- está siendo una de las sensaciones en el comienzo de la competición. Su aportación va infinitamente más allá de sus oportunísimas dianas.

Coulibaly no se considera para nada un goleador. Tampoco es que sea su tarea ni que nadie se lo exija. El curso pasado anotó en tres oportunidades. La primera de ellas, casi en el descuento del último partido de la primera fase, en Marbella, determinante para que el conjunto de La Línea pusiese rumbo al ascenso, meterializado justo un mes después en Murcia.

En la presente andadura lleva dos. Con el primero completó la remontada ante el Castilla. El del último domingo le sirvió a su equipo para ajusticiar al Castellón, cuyo técnico Sergi Escobar, por cierto, ya había advertido durante la semana del peligro de las incorporaciones al ataque del seis balono.

El jugador parece sentirse cómodo a las órdenes de Antonio Ruiz Romerito y ha formado un tándem en el mediocentro sobre el que se sustenta buena parte del poderío de los albinegros. “¿Un atacante yo?” replica con sorpresa cuando se le relaciona con el número de goles. “Soy más bien un box to box”.

La propia UEFA explica ese término como si, al acuñarlo, hubiese estado pensando en el jugador balono: “Los centrocampistas 'box to box' o todocampistas son aquellos capaces de defender al borde de su área como el más experimentado de los centrales y acabar resolviendo en el otro extremo del campo con la sangre fría de un delantero”.

El mediocentro francés -que en España ya había jugado en el Huesca en diferentes etapas, Almudévar (en la ya extintaTercera aragonesa), Badalona y Calahorra- llegó hace un año a la Balompédica procedente del FC Schaffhausen CH, de la segunda categoría de Suiza como relevo de Abdoul Bandaogo. Paradojas de la vida, en el primer chispazo de la 2021-22 entre él y el no menos rentable José Ramón Masllorens tienen sentado en el banquillo al burkinés, al que se le ha atragantado su regreso desde el Betis.

La explosión de Aly Coulibaly no está centrada solo en su acierto goleador. Más bien ese hecho es casi anecdótico. No es una anécdota que haya aparecido en las jornadas primera y tercera en los onces ideales del grupo II de la Primera RFEF confeccionados por los especialistas. En ambos casos, en los partidos frente al Castilla y el Castellón, Europa Sur reconoció su labor con un sobresaliente (3 sobre 3), algo estadísticamente nada frecuente.

“El campeonato es largo, el objetivo es ir de menos a más”, explica el futbolista. “Ahora tengo más confianza, pero hay que seguir trabajando”.

Estoy teniendo la suerte de marcar, se ve que estoy teniendo el acierto de saber cuándo llegar al área y espero seguir haciendo goles”, abunda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios