Hospital Virgen del Rocío

Adelante pide explicaciones a Aguirre ante la pérdida de camas en la Unidad de Quemados

Panorámica del Parlamento de Andalucía. Panorámica del Parlamento de Andalucía.

Panorámica del Parlamento de Andalucía. / R. D.

Adelante Andalucía ha registrado una pregunta en el Parlamento de Andalucía dirigida al consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, para pedir explicaciones ante la pérdida de camas en la Unidad de Grandes Quemados del Hospital Virgen del Rocío, centro de referencia para el Sur de España para los casos más graves.

Como ya adelantó este periódico, la capacidad de esta unidad se ha reducido casi un 70%, debido a unas obras que se están ejecutando en la UCI del Hospital General. Ocho de los doce puestos asistenciales de Grandes Quemados se han destinado a pacientes procedentes de esta UCI en obras, de modo que la unidad de referencia para tratar quemaduras de gran consideración se ha quedado sólo con cuatro camas.

Una unidad de referencia para el Sur de España

Grandes Quemados es una unidad CSUR, de referencia nacional muy especializada, y recibe a pacientes  afectados por quemaduras procedentes de cualquier punto de Andalucía, Extremadura, Canarias, Ceuta y Melilla, e incluso del Norte de África. La limitación de su capacidad puede llegar a obligar al traslado de pacientes a otras CSUR de Grandes Quemados, concretamente a Madrid o Valencia.

Según explica Adelante Andalucía en un comunicado, es “insostenible que la unidad haya pasado de doce a cuatro camas, reduciendo así su capacidad a un 70% y bajo el argumento de que la ocupación media en los últimos meses ha sido de tres pacientes”. Desde Adelante Andalucía se apunta a que “ojalá nunca se ocupen estas camas, jamás, pero necesitamos una unidad así, con capacidad suficiente, preparada para lo peor que pueda ocurrir”. 

Las grandes quemaduras son consideradas como los traumas más graves que puede sufrir un ser humano como consecuencia de situaciones imprevistas, como incendios, accidentes laborales, de tráfico o domésticos, que ponen en riesgo vital a los afectados. 

“En cualquier momento se puede producir, por desgracia, un incendio, dos accidentes de tráficos simultáneos o accidentes laborales o domésticos que impliquen necesitar más de las cuatro camas ocupadas. Bajar la capacidad de esta unidad es jugar a la ruleta rusa”, señalan desde Adelante, que creen que “quitar capacidad a esta unidad es como quitar bomberos de una ciudad porque no haya incendios”.

La reacción de los responsables del centro

Los gestores del complejo hospitalario Virgen del Rocío  confirmaron el traslado de pacientes desde la UCI del Hospital General a la Unidad de Quemados, que se ubica en la quinta planta del Hospital de Traumatología.

"La asistencia de los pacientes de la Unidad de Grandes Quemados permanece intacta y se seguirá prestando por el mismo personal y con las mismas garantías de calidad tanto en la planta de hospitalización como en la Unidad de Cuidados Intensivos", dicen las autoridades hospitalarias.

Este traslado de pacientes de UCI a Quemados es "transitoria", añaden las fuentes oficiales del Virgen del Rocío, al apuntar que "se mantendrá mientras se desarrollen las obras de modernización de una zona de la UCI del Hospital General"; sin concretar fechas. 

En plena pandemia, la zona de Cuidados Intermedios de la UCI del Hospital General, centro que soporta una elevada presión asistencial, se está sometiendo a obras de reforma, lo cual está afectando a otras áreas del complejo hospitalario, muy especialmente al Hospital de Traumatología.

"Esta decisión está motivada, en primer lugar, porque la ocupación media de la planta de Grandes Quemados de los últimos cuatro meses ha sido de tres pacientes, la cuarta parte de su capacidad", añaden los responsables hospitalarios. 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios