Salvador de la Encina | Presidente de Puertos del Estado “Los puertos del Estado deben ser competitivos, pero no competir entre sí”

  • El presidente de Puertos del Estado destaca que la aprobación del nuevo decreto de la estiba "abre un horizonte de inversiones"

Salvador de la Encina, durante la entrevista con el Puerto de Algeciras al fondo. Salvador de la Encina, durante la entrevista con el Puerto de Algeciras al fondo.

Salvador de la Encina, durante la entrevista con el Puerto de Algeciras al fondo. / Jorge del Águila

Comentarios 1

Tras una larga carrera parlamentaria e institucional, Salvador de la Encina (Ceuta, 1958) había anunciado hace unas semanas su retirada de la política. Pero el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, tenía otros planes para él: vio en el que ha sido ponente de la Ley de Puertos, portavoz de Fomento y uno de los políticos más activos en materia portuaria el presidente ideal para Puertos del Estado en un momento clave, el del final de la reforma de la estiba y la redacción de un nuevo marco estratégico. Llega a esta entrevista justo después de superar el reto más inmediato: la convalidación del nuevo decreto de la estiba, que da tranquilidad a los puertos.

–El Congreso acaba de convalidar el decreto de la estiba, que usted califica de “histórico”.

–Tiene una importancia histórica porque son muchos los años con conflictos, con inseguridad jurídica para las empresas y sin garantía de estabilidad laboral para los trabajadores. Hemos conseguido poner de acuerdo a todas las partes, Comisión Europea incluida, es un triunfo del diálogo frente a la confrontación. Marca un futuro con garantía en el que se desarrollará ahora el decreto en el sentido de los pasivos laborales, jubilaciones, formación.

–Esa inseguridad había dejado en el aire algunos desarrollos portuarios.

–En el caso de Algeciras conocemos todos la concesión ya adjudicada a TTI que estaba pendiente de la aprobación del decreto de la estiba. Se abre un horizonte de inversiones, de consolidación de una nueva terminal, de puestos de trabajo. Igual ocurre en el Puerto de Barcelona, el de Valencia, porque la paz social en la estiba es el primer atributo que nos piden las empresas. Y en esto tengo que decir que las autoridades portuarias que tienen presidentes propuestos por el PP, como es el caso de Algeciras, han manifestado públicamente la gran satisfacción por esta aprobación del decreto de la estiba aunque el PP haya votado en contra. Es el reflejo de una realidad que nos debe hacer reflexionar, la importancia de tener tranquilos a los puertos y a sus trabajadores con una norma segura.

–Otro de los retos es el convenio colectivo, pendiente desde hace años, ¿cuánto le resta?

–Hay un acuerdo cerrado entre Puertos del Estado y los sindicatos cuya aprobación está paralizada por Hacienda. Me consta el esfuerzo que están haciendo tanto el ministro de Fomento como la ministra de Hacienda. Son sensibles a una realidad: no puede ser que una entidad como Puertos del Estado, con unos beneficios superiores a los 300 millones de euros, no se acuerde a la hora del reparto de sus trabajadores, que son los que hacen posible en buena medida esos beneficios. Quiero corregir esa situación, que es hacer justicia social con esos trabajadores, pero como les dije en la última reunión necesito algo más de tiempo.

–Hace unos días aludía en un discurso a la necesidad de coordinar desde Puertos del Estado a la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras con el resto de los puertos andaluces. ¿A qué se refería?

–En la Ley de Puertos que pactamos PSOE y PP ya establecíamos claramente el papel de Puertos del Estado como organismo coordinador de todos los puertos de España. Aquí en Andalucía se ha producido con el nuevo Gobierno una situación singular, que es un anuncio de llevar a cabo acciones desde la autonomía de los puertos de Andalucía para coordinarse entre ellos –la Junta anunció la elaboración de un plan estratégico–. Ante eso lo que digo es que está bien la coordinación de los puertos, pero sin perder de vista el marco del ordenamiento jurídico, que establece que la coordinación de todo el ente portuario lo lleva Puertos del Estado. El Puerto de Algeciras tiene ese liderazgo, es el primero, pero siempre supeditado a Puertos del Estado. Y así lo entiende.

"El Estado mantendrá la competencia y control sobre los puertos porque, aunque están en la costa, afectan hasta al último pueblo de España"

–Esas declaraciones llegan en un contexto en el que muchos puertos piden más autonomía e incluso hay quien reclama la cesión de competencias a alguna comunidad autónoma.

–Traspasar competencias a las comunidades autónomas no se ha planteado ni creo que se plantee. El Puerto de Barcelona es tan importante para Madrid como puede ser para la propia ciudad de Barcelona, porque gran parte de las mercancías que llegan allí en contenedores son importantes para el resto de España. Igual pasa en Algeciras. Será una de las materias en las que el Estado mantendrá la competencia y control porque los puertos, aunque están en la costa, afectan hasta al último pueblo de España.

–En los últimos años ha habido numerosos enfrentamientos entre autoridades portuarias, con acusaciones de competencia desleal. ¿Demasiada competencia interna?

–Quizás Puertos del Estado debe ejercer un mayor grado de coordinación para que seamos competitivos, complementarios, pero no competidores en un mismo tráfico, porque eso lo que hace es debilitarnos. No tiene sentido tener en el Puerto de Algeciras dos de las mayores terminales de Europa y a 50 kilómetros, en nuestro país, otra terminal de las mismas características. Eso hace reflexionar sobre determinados proyectos del pasado, que esas instalaciones millonarias no tengan actividad. En ese sentido, Puertos del Estado no solo tiene que seguir fiscalizando, sino coordinando con más estrategia de futuro las inversiones que se hagan para evitar la competencia entre sí que causa perjuicios entre los puertos cercanos.

–¿Y cómo se consigue ese cambio, con una reforma normativa?

–Ya lo contemplábamos en la ley y de hecho tenemos un observatorio portuario que lleva funcionando cinco años y que debe servir para evitar esta situación. Quizás uno de los avances que habrá que hacer es abordar esas cuestiones de estrategia y planificación.

"No puede ser que una entidad como Puertos del Estado, con más de 300 millones de beneficios, no se acuerde de sus trabajadores a la hora del reparto"

–Los puertos abordan ahora el reto de la digitalización, ¿cómo lo están afrontando?

–Estamos trabajando en un marco estratégico de los puertos, para tener unos puertos tan eficientes como ahora en el futuro que nos viene, que es de enorme complejidad. En este sentido he encargado al presidente anterior de Puertos del Estado –José Llorca–, que es trabajador de la casa, el desarrollo de Puertos 4.0. Nuestra intención, si hay continuidad en el Gobierno, es poder presentar en un año un marco estratégico que marcará los retos de la próxima década.

–¿Es elevada la capacidad de crecimiento de los puertos españoles?

–Sí, pueden seguir creciendo. Hay ya estudios y avances de Puertos del Estado a ese respecto. Con la patata caliente de la estiba, como la habían definido algunos, resuelta, con las infraestructuras y un marco estratégico definido, el horizonte de este sector productivo puede ser muy eficiente teniendo en cuenta lo que hemos conseguido estos 10-15 años, crecer en tiempos de crisis económica.

–¿Están preparados los puertos españoles para un Brexit duro?

–Por supuesto. Hemos preparado planes de contingencia que se han aprobado con el voto en contra del PP. En lo referente a los puertos, el sistema va a seguir funcionando como hasta ahora, aún en escenario de salida. Al menos durante el próximo año la situación seguirá como hasta ahora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios