Feria Real de Algeciras 2019 | Lunes Las dos edades de la Feria

  • Una legión de niños llena las atracciones en el día con descuentos

  • La Federación Farolillo reconoce a los feriantes más señeros

  • El Ayuntamiento celebra su recepción oficial

Varios niños disfrutan de una atracción de feria en Algeciras

Varios niños disfrutan de una atracción de feria en Algeciras / Erasmo Fenoy

La Feria Real tenía ayer el rostro de un niño emocionado, que está aprendiendo a disfrutar de su fiesta grande de la mano de padres, abuelos y tíos a través de ese mundo de fantasía que son las atracciones. Pero la Feria también peinaba canas, las de otros algecireños que han hecho posible que esa fiesta se haya mantenido y mejorado a lo largo de los años y que ayer fueron reconocidos por su trabajo. Dos edades y dos formas de sentir la fiesta especial por excelencia.

Una legión de futuros feriantes invadía las atracciones por la tarde, preludio de la invasión de otro tipo de sus mayores de las casetas por la noche. Niños de todas las edades tiraban del brazo de sus familiares señalando los cacharritos más llamativos, ruidosos o novedosos, entusiasmados en una tarde pensada para ellos (y para los bolsillos de sus padres, con las atracciones a mitad de precio).

Luces y ruido llenaban unas calles que hoy lucirán en cambio silenciosas, para que aquellos pequeños con trastornos del espectro autista y otros puedan disfrutar de su fiesta como cualquier otro algecireño. Una iniciativa socialista aprobada por unanimidad en el Pleno de Algeciras se ha traducido en una tarde dedicada a estos menores, con un espacio entre 18:00 y 22:00 en el que las atracciones rebajarán el sonido, como también lo hará la caseta municipal; se invitó asimismo a otras casetas a participar de esta iniciativa que se están extendiendo por muchas ferias andaluzas.

Se tratará de una novedad en una fiesta señera, que se mantiene año tras año gracias al esfuerzo y compromiso de muchas personas. A ellas dedica la Federación de Entidades de la Feria Real Farolillo su premio anual, el Farolillo de Oro, que a primera hora de la tarde recibían ayer otros dos feriantes señeros: Diego Castañeda, exdirectivo del Algeciras, secretario de Farolillo y presidente de La Novia del Sol y Manolo Rovira, miembro de Farolillo y una persona comprometida con el comercio y la Feria de la ciudad. Entre los dos, muchos años de feria que ayer recordaban en el acto. Les entregaron los premios el alcalde, José Ignacio Landaluce, y la teniente de alcalde delegada de Feria y Fiestas, Juana Cid.

Recepción del Ayuntamiento en la Feria de Algeciras 2019 Recepción del Ayuntamiento en la Feria de Algeciras 2019

Recepción del Ayuntamiento en la Feria de Algeciras 2019 / Erasmo Fenoy

Landaluce y Cid ejercieron también de anfitriones en una de las citas señaladas de la Feria, la recepción que el Ayuntamiento de Algeciras da a una representación de las distintas administraciones e instituciones de la comarca, así como a los medios de comunicación. La recepción de la afonía podría haberse denominado, vestigio de un domingo por sevillanas pletórico en el Nuevo Mirador y en las calles del recinto ferial.

A todos los allí reunidos, representantes de la sociedad campogibraltareña, animó Landaluce a “luchar por nuestra tierra”. El recién reelegido alcalde aprovechó la ocasión para lanzar un mensaje político, animando a los allí presentes a la unidad, a “hacer estos cuatro años el máximo esfuerzo por nuestra tierra, porque estamos en un momento álgido, con posibilidad de traer a nuestra tierra capacidad de crecimiento. Todos juntos”. “Es el momento de nuestra tierra”, insistió Landaluce, “podemos dar un salto de gigante”. Paz, seguridad, salud y amor, finalizaba el alcalde. Y “¡viva la Feria de Algeciras!”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios