Declaraciones ambientales Cepsa invierte 48,8 millones en mejoras para reducir consumos y emisiones en San Roque en 2020

  • La renovación tecnológica del proyecto Detal en la planta química de Puente Mayorga copa la mitad de la inversión

  • Los principales parámetros de emisiones, dentro de los límites 

Jorge Velasco y José Antonio Agüera, directores de la planta química y la refinería de Cepsa en San Roque.

Jorge Velasco y José Antonio Agüera, directores de la planta química y la refinería de Cepsa en San Roque. / E. Fenoy

Menos emisiones contaminantes, mayor eficiencia en el consumo de energía y la implantación de las mejores tecnologías disponibles en sus instalaciones. La compañía Cepsa logró durante el pasado año 2020 cumplir con este triple objetivo estratégico en su desempeño en materia de medio ambiente en sus dos centros industriales de San Roque. Todo ello a pesar del difícil contexto de la pandemia.

La refinería Gibraltar-San Roque y la planta química de Puente Mayorga de Cepsa recibieron a lo largo del pasado año 48,8 millones de euros en inversiones para mejorar su gestión ambiental. De este monto, 24,8 millones (la mitad) se destinaron a la recta final del proyecto Detal para renovar la tecnología de la planta química y que ha sido puesto en marcha a principios de este año.   

Cepsa ha publicado este martes las declaraciones medioambientales de ambas instalaciones sanroqueñas en las que, en general, los principales parámetros medidos continúan su tendencia a la baja precisamente por el impacto positivo de las inversiones. La mayoría de las mediciones están ajustadas a magnitudes comparables (por ejemplo, por cada tonelada producida o tratada), por lo que la fluctuación al alza o a la baja en las producciones por efecto de la pandemia no influyen.  

Las declaraciones ambientales han sido presentadas por José Antonio Agüera y Jorge Velasco, directores de la refinería y la planta química, respectivamente, apoyados por los responsables de medio ambiente de ambas factorías, Jesús Mota y Amando Herrero. Los cuatro han coincidido en calificar la difusión de estos datos como un ejercicio de transparencia y responsabilidad hacia el entorno en el que se ubican desde hace más de medio siglo. 

"Con esta presentación, Cepsa pone en valor el sólido compromiso y responsabilidad con su entorno. Cepsa tiene una cultura ambiental que ha calado entre sus empleados más allá del cumplimiento de la normativa y las inversiones van mucho más allá del mero objetivo de la norma, sino para ir siempre a futuro. Es un orgullo y lo puedo comprobar a diario", ha valorado José Antonio Agüera, director de la refinería desde principios de año.

En total, Cepsa ha invertido en San Roque 167,86 millones de euros en los tres años que abarcan de 2018 a 2020. De esta cifra, 119,11 millones han tenido como destino la planta química de Puente Mayorga y los 48,75 millones restantes, la refinería. Además, la gestión ambiental precisó de un gasto de otros 62,6 millones de euros en este mismo periodo (18,6 millones en 2020) para aspectos como el tratamiento de aguas, residuos y otras materias de este ámbito. 

A su vez, durante 2020 las dos instalaciones lograron la certificación única del sistema de gestión ambiental conforme a la norma ISO 14001 y la validación de la Declaración Ambiental EMAS.

Inversiones

La refinería Gibraltar-San Roque ha recibido 15,4 millones de euros de los 48,8 aplicados por Cepsa en mejoras vinculadas a la protección ambiental. De esta cantidad, la mayoría se destinó al revamping (renovación) de una unidad (11,6 millones). Otros 2,6 millones de euros se emplearon en proyectos para la reducción de emisiones de dióxido de azufre, compuestos orgánicos volátiles y partículas. 

En la planta química de Puente Mayorga, además del proyecto Detal, a lo largo de 2020 se implantaron mejoras para la reducción de emisiones y consumo de energía por 5,32 millones de euros con el nuevo colector de antorcha, mejoras en motores y cambiadores más eficientes como obra destacada. 

Proyecto Detal

El proyecto Detal ha sido la obra estrella de Cepsa en San Roque en el último trienio. En total, la compañía ha invertido 117 millones de euros en la nueva unidad para fabricar alquilbenceno lineal (LAB), la materia prima de los detergentes.  

Se trata de la primera planta química de España que emplea esta tecnología y es además la primera fábrica de LAB del mundo en la que se ha sustituido una tecnología basada en ácido fluorhídrico (HF) por la de Detal. Es un proceso más seguro, eficiente y sostenible, que permite optimizar el uso eficiente de materias primas y electricidad, y eliminar emisiones y la generación de residuos en unas 1.100 toneladas al año. "La tecnología Detal acaba con muchos residuos que se generaban con la anterior tecnología y que limitaban la aplicación de pautas de economía circular", ha resumido Jorge Velasco. 

Principales resultados

Los responsables de medio ambiente de las dos instalaciones de Cepsa han detallado los principales resultados de las declaraciones.

Así, en materia de emisiones a la atmósfera, en la refinería Gibraltar-San Roque las concentraciones medias anuales ponderadas fueron inferiores a los límites que fija la Autorización Ambiental Integrada (AAI), en concreto un 75% inferior en dióxido de azufre y un 48% en óxidos de nitrógeno. Además, las emisiones másicas de dióxido de azufre, con 1.492 toneladas en 2020, han marcado un mínimo histórico. Algo que Cepsa vincula a la mejora en la calidad de los combustibles, con menos fuelóleos y mayor uso del gas. 

La planta química de Cepsa en Puente Mayorga. La planta química de Cepsa en Puente Mayorga.

La planta química de Cepsa en Puente Mayorga.

En la planta química de Puente Mayorga, al utilizarse únicamente combustibles gaseosos en la producción, gas natural mayoritariamente, las emisiones de partículas y dióxido de azufre son mínimas, por debajo de los límites de detección. 

Las declaraciones medioambientales indican que el volumen de efluentes líquidos en el punto principal de vertido fue un 24% inferior al autorizado y se cumplieron en todo momento los valores medios mensuales autorizados.

Las emisiones de dióxido de carbono son otra de las patas principales de la gestión ambiental. El balance total de emisiones del ejercicio 2020 de la refinería (sin tener en cuenta las unidades de cogeneración) ha sido de 77.332 toneladas de derechos de CO2 por debajo de la asignación. La Planta Química de Puente Mayorga emitió 3.121 toneladas de derechos de CO2 por encima de su asignación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios