San Roque

Muere el escultor Manu Ortega, el continuador de la estirpe de los Ortega Bru

  • Nombrado Hijo Adoptivo de San Roque en 2016, era muy querido por los vecinos

El escultor Manu Ortega. El escultor Manu Ortega.

El escultor Manu Ortega. / E.S.

El escultor Manu Ortega Alonso, el último exponente de la insigne estirpe imaginera de los Ortega Bru, falleció en la madrugada de este domingo en el Hospital Comarcal de La Línea. El hombre que mantuvo vivo el legado artístico de su tío Luis y de su padre, Augusto, fue nombrado en 2016 Hijo Adoptivo de la Ciudad de San Roque, que llora su desaparición porque supone la pérdida de un gran artista y un extraordinario vecino.   

El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, mostró su pesar personal y el de toda la Corporación por el fallecimiento de Manuel Ángel Ortega Alonso, que así se llamaba un artista cuya muerte llega “tan sólo unos meses después del fallecimiento de su primo Ángel Ortega". "Era una gran persona y un gran artista", explicó Ruiz Boix, "Hijo Adoptivo de San Roque, donde vivía y tenía su taller desde hace muchos años, su pérdida ha causado un gran impacto en muchos sanroqueños y sanroqueñas, porque era muy apreciado. Quisiera mostrar mi pésame, y estoy seguro que el de toda la Corporación, a su familia y amigos. Descanse en paz”.

El arte de Manuel Ortega Alonso tiene un sello especial. La escuela de los Ortega Brú (su padre y su tío) tenía en su gubia y en la de sus hermanos Jesús Augusto y Juan Ramón, una continuidad para bien de la imaginería. Esa impronta tiene su raíz en haber aprendido y trabajado con sus progenitores, haber bebido del ingenio de quienes supieron elevar el arte a fuerza de una creatividad, que tenía mucho de sentimiento, de vivencias, de sufrimiento. Todo un cúmulo de sensaciones plasmadas a través del artista.

Manuel Ortega era fruto de todo eso y el añadido de su propio y precoz talento, que ya siendo niño se atrevía con una gubia, augurando el artista que sería más tarde. Escultor de valía, tenía en la imaginería su campo más conocido y frecuentado. Sus imágenes surgidas de los talleres que en su día tuvo en Madrid y Sevilla, y finalmente en San Roque, se distribuyen por la geografía española.

El primer trabajo importante ya en solitario fue para la parroquia Flor del Carmelo del barrio del Pilar de Madrid. Consta de Jesús Resucitado y una Virgen del Carmen.

A finales de los años 80 principio de los 90, talló las imágenes de una Trinidad para Madrid. En 1995, la cabeza de un Ecce Homo para un particular de Castellón de la Plana. En 2006 ganó el concurso para la realización del monumento del Tercer Centenario. Por esa época, completa con 5 apóstoles la Cena de Jerez de la Frontera, obra inconclusa de Luis Ortega Brú. Dos de estas figuras son obra de Ángel Ortega León, hijo de Luis Ortega Brú, y las otras tres de los hermanos Ortega Alonso (San Felipe, Judas Tadeo, Santo Tomás). En 2005 se talla una imagen de la Virgen de la Amargura para Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte de San Roque. En 2006, para Puente Mayorga talla un crucificado a tamaño natural, Santísimo Cristo del Mar. En 2007 se realiza un crucificado de tamaño académico para la sede del consejo de hermandades de Jerez de la Frontera. En el año 2008 se realizan cuatro cartelas para el trono del referido Cristo de la Buena Muerte. En el año 2010 se termina un crucificado, reproducción de un original de José Augusto Ortega Brú para la capilla de sanroqueña de la Visitación. Y muchas obras más, distribuidas por toda España.

Ha expuesto en Talavera de la Reina, Toledo, Sevilla. Jerez de la Frontera, Espartinas (Sevilla), Algeciras Club de Golf, La Cañada, Algeciras y San Roque. Uno de los últimos trabajos de Manu Ortega ha sido el trofeo para la Bienal de Arte Flamenco Canela de San Roque y, últimamente, proyectaba el busto al flamencólogo Agustín Delgado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios