Industria Cepsa tramita una gran planta fotovoltaica de 200 megavatios en San Roque

  • El proyecto supondría una inversión de 92,5 millones de euros para instalar 171 hectáreas de paneles solares, entre los mayores del país

  • Una decena de empresas apuestan por el municipio para el desarrollo de este tipo de instalaciones

  • El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, advierte: “No vamos a hipotecar el futuro de San Roque con una ‘plantación’ excesiva”

El parque solar de Guadarranque.

El parque solar de Guadarranque. / e. s.

Cepsa quiere dar un paso más en su estrategia de expansión en la producción de energía renovable con la instalación de una planta solar fotovoltaica de 200 megavatios de potencia en San Roque. El grupo está tramitando a través de su filial renovable Mitra Alfa la solicitud de autorización administrativa previa, de construcción, declaración de impacto ambiental y declaración de utilidad pública para la instalación, para la que prevé una inversión de 92,5 millones de euros. Pero no es la única propuesta de este tipo para San Roque: las empresas energéticas ha mostrado su interés o realizan ya trámites para una decena de proyectos de centrales fotovoltaicas en el municipio. La propuesta de Cepsa es la más avanzada. El proyecto prevé la instalación de paneles solares en una superficie de 171 hectáreas al Norte de San Roque Casco, aunque la parcela total a ocupar es de 272 hectáreas, superando al núcleo urbano en extensión. Se incluye la construcción de una subestación eléctrica (Sancho) al suroeste de la planta desde la que partiría una línea eléctrica de evacuación de la energía de 15 kilómetros de longitud. Esta tendría un tramo aéreo y otro soterrado en la zona más cercana a Castellar de la Frontera y conectaría la subestación Sancho con la subestación Guadarranque y después con la de Castellar, propiedad de Red Eléctrica, para conectar con la red de transporte nacional.

Con sus 199,99 megavatios de potencia pico instalada, la planta de Cepsa se situaría entre las mayores del país en la actualidad. La empresa calcula un coste de 84,9 millones de euros para instalar los casi 400.000 módulos fotovoltaicos que serán los encargados de generar energía a partir de la luz solar. Según explica la promotora en la documentación presentada ante el Gobierno central para la tramitación administrativa, el emplazamiento se ha escogido “por la alta radiación solar existente, el posible reaprovechamiento de los terrenos y sus características geomorfológicas, así como la proximidad de una subestación de la compañía distribuidora”. Se trata de suelo no urbanizable, algo que considera compatible con este tipo de desarrollo, y el estudio de impacto ambiental realizado para iniciar los trámites califica este impacto de “moderado”.

Ubicación de la planta fotovoltaica propuesta por Cepsa en San Roque Ubicación de la planta fotovoltaica propuesta por Cepsa en San Roque

Ubicación de la planta fotovoltaica propuesta por Cepsa en San Roque

El proyecto se enmarca en un boom de las instalaciones fotovoltaicas bajo el paraguas del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima. El Gobierno se ha marcado como objetivo que el 42% del uso final de energía en 2030 esté cubierto con renovables, con la vista puesta en lograr que la energía eléctrica sea 100% renovable para 2050, conforme a lo marcado en la estrategia de la UE para lograr una Europa climáticamente neutra. Para llegar a esa marca, el plan nacional establece que en 2030 la potencia instalada en energía solar fotovoltaica debe llegar a 39.181 megavatios, frente a los 9.100 previstos en 2020.

En ese contexto, destaca la filial de Cepsa en su memoria, el proyecto de la instalación fotovoltaica Sancho “surge como respuesta a una necesidad genérica de la sociedad, atendida por la administración pública favoreciendo el desarrollo de esta forma la generación de energía renovable y limpia; igualmente surge como una oportunidad de negocio para sus promotores, dado que el proyecto prevé rentabilidad económica suficiente para sufragar los gastos de la inversión necesaria y para generar beneficios socioeconómicos en el entorno en que se desarrolla”. La empresa reclama con ese argumento no solo las autorizaciones administrativas, sino la declaración de utilidad pública que permita la expropiación forzosa.

Bajo ese mismo argumento se están impulsando un elevado número de proyectos de energía fotovoltaica en todo el país. La Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica calcula que a día de hoy hay una potencia de acceso solicitada de 96.000 megavatios, triplicando las necesidades marcadas por el plan nacional. 

Algunos de esos proyectos tienen la mira puesta en San Roque. El de Mitra Alfa, que ya se estudia en el Ayuntamiento, encabeza el listado, pero según explica el alcalde sanroqueño, Juan Carlos Ruiz Boix, ya son una decena aquellos que se han interesado por el municipio o han comenzado a hacer algunos trámites para instalar una planta fotovoltaica en la zona. A mediados del año pasado, el regidor ya expresaba su negativa a la instalación de una planta propuesta por la empresa Doha Jaén a la Junta de Andalucía, que ocuparía 487 hectáreas de terreno, por considerar que no cumplía las condiciones urbanísticas. Otro proyecto, de Green Power, contó también con informe negativo de los técnicos municipales y un tercero tampoco logró el apoyo del gobierno municipal.

“San Roque no se va a convertir en una especie de El Ejido de plantas solares, completamente cubierto con ellas como si fueran invernaderos. No vamos a hipotecar el futuro del municipio con una ‘plantación’ excesiva de instalaciones fotovoltaicas”, destaca Ruiz Boix. San Roque, destaca, ha conseguido “que se desarrollen y convivan dos sectores económicos muy dispares, la industria y el turismo” y quiere mantener ese equilibrio “con un control exhaustivo de qué se instala en el municipio”. “Si al final se desarrolla una segunda planta -en Guadarranque ya existe una de 10 hectáreas-, será con un control muy medido”, asegura.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios