Personas Sin Hogar | Iguales en Acción Dos años trabajando de igual a igual

  • Iguales en Acción, formado por voluntarios y personas en realidad de calle, celebra su segundo aniversario con sus primeros objetivos cumplidos

  • La organización gestiona una vivienda donde habitan tres personas que no tenían hogar

Miembros de Iguales en Acción celebran el segundo aniversario en el IES Columela donde realizan un taller de reciclaje que está activo y abierto a participación. Miembros de Iguales en Acción celebran el segundo aniversario en el IES Columela donde realizan un taller de reciclaje que está activo y abierto a participación.

Miembros de Iguales en Acción celebran el segundo aniversario en el IES Columela donde realizan un taller de reciclaje que está activo y abierto a participación.

Con mucho trabajo por hacer, con mucha energía por emplear y con los pies en la tierra para hacer un camino “que no es fácil pero es posible”, Iguales en Acción alcanza su segundo aniversario de vida celebrando los objetivos que, hasta ahora, han conseguido.

El primero de ellos, el empoderamiento del sector con el que han decidido implicarse. Es decir, la creación de un grupo de trabajo donde voluntarios y personas en realidad de calle colaboran de tú a tú, de igual a igual, para romper tanto con los estigmas de las personas sin hogar, “en Cádiz unas 150 personas”, como en “la creación de estructuras” para que consigan salir de esa situación. Y desde la vivienda primero. Housing first, que se llama esta filosofía.

“Es una realidad difícil, lo sabemos, una realidad donde las personas no actúan de la mejor manera, y primero, con ellos mismos. Por eso necesitan apoyo emocional, que se les salude, que se les vea, y que se creen estructuras, no sólo recursos, que ofrezcan de verdad una posibilidad de salir de la calle porque no se trata de ayudar desde la caridad. Nosotros somos una entidad que intentamos crear esas oportunidades desde la vivienda y desde el empleo, que mucha gente necesita, es verdad, pero ellos más porque muy pocas personas les van a alquilar una casa o los van a contratar”, explica María Jesús Romero, cabeza visible de esta entidad sin ánimo de lucro que ya ha conseguido crear “un grupo activo como de unas 15 a 18 personas” y que el pasado octubre organizaron un gran festival en el Baluarte de la Candelaria sostenible y solidario.

Imagen del festival sostenible y solidario que organizó Iguales en Acción en octubre en el Baluarte de la Candelaria. Imagen del festival sostenible y solidario que organizó Iguales en Acción en octubre en el Baluarte de la Candelaria.

Imagen del festival sostenible y solidario que organizó Iguales en Acción en octubre en el Baluarte de la Candelaria. / Luismi Bulpe

Y mucho más “aunque no en el grado en el que nos gustaría”, dice Romero. Y es que, además de un grupo activo de trabajo, Iguales en Acción gestiona “una vivienda” donde habitan tres de sus socios, “uno de ellos con 27 años en la calle, otro con 10 y, otro, prácticamente toda su vida ha estado saliendo y entrando de la calle”. Una vivienda que ofrece y paga íntegramente la asociación aunque “cuando ellos han tenido recursos pues han colaborado económicamente porque de eso se trata”.

¿Y les ayuda? “Por supuesto. Con la vivienda parece que se hace magia. Al tener una vivienda se les devuelve parte de su identidad porque sin vivienda parece que no eres nada. Desde la vivienda es como empezamos a construir y, de verdad, a ver posibilidad de cambiar la situación de esas personas”, explica la representante de Iguales donde, además, se colabora económicamente con otros socios en ayudas individuales “en colaboración con los servicios sociales”.

Aun así, Iguales todavía necesita “más donantes y colaboración de propietarios de casas” para poder tener “una vivienda más gestionada por nosotros”. “Estamos viendo que la experiencia está siendo positiva y nos gustaría encontrar una casa más con un alquiler social que podamos enfrentar para sacar a más personas de la calle”, anhela Romero.

De hecho, no es tarea fácil, y no sólo por los recursos económicos. “Fíjate, esta casa que tenemos ahora, y de la que nos tenemos que mudar porque no tiene del todo las condiciones adecuadas, me costó encontrarla 9 meses de búsqueda constante, y eso que, gracias a un donante, pagábamos por adelantado todo un año de alquiler”.

Así, aunque han ido dando pasos en la vivienda primero, el objetivo último de la asociación sería “crear un servicio a la comunidad, por ejemplo, a través de la administración pública desde cláusulas sociales,” que les proporcione recursos “para llegar a la autogestión de la propia asociación, sin necesitar subvenciones” y así poder abrir nuevas viviendas. “Por ahora, la administración pública sólo colabora con nosotros pero en materia de subvenciones pero eso es la pescadilla que se muerde la cola porque te dan el dinero al año siguiente pero entidades tan pequeñas y nuevas como la nuestra pues es difícil sacar el dinero mes a mes”, acierta. Con todo, y gracias a una de estas subvenciones, pudieron emplear “cuatro meses” a tres de sus socios como “agentes verdes comunitarios”.

Para colaborar, los interesados pueden escribir a igualesenaccion@gmail.com o a sus redes sociales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios