Mucho tendrían que reflexionar nuestros dirigentes para evitarnos en adelante otro bochorno como el que han protagonizado con motivo de la celebración del 8-M este año. Nuestros gobernantes han de estar muy alejados de la realidad para que se hayan dedicado esta semana a tirarse a la cabeza los lemas y las escandalosas cifras que se registran cada año por culpa de la violencia machista. No todo vale en política. La clase dirigente ha de dar ejemplo y más en fechas tan señaladas. Desde la unidad y con una estrategia conjunta. Dejando de mirarse el ombligo, aunque sea por un día.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios