La Bandera Azul se ha afianzado en todo el litoral de la provincia como un referente de la calidad medioambiental del mismo. En todo caso, no deja de ser una marca concedida por una asociación internacional cuyos métodos son discutidos por colectivos como los ecologistas. Al final, todo es muy sencillo. Lo que hay que hacer es mantener en excelente estado todas nuestras playas, controlar su limpieza y el uso que los ciudadanos hacen de ella; hay que preservar los parajes más salvajes y ser especialmente cuidadosos con la presencia de chiringuitos y otras actividades de ocio.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios