El Algeciras CF cosechó el pasado domingo otra derrota en casa, la primera tras el despido de Emilio Fajardo. El equipo mostró las mismas carencias que ha demostrado durante toda la temporada. Ya no sabe qué hacer para sacar los partidos adelante y muestra una gran impotencia porque ve que le cuesta mucho hacer un gol y encima atrás se comenten algunos errores graves que condenan a un mal resultado.

El algecirismo está deseando que Salva Ballesta se ponga a los mandos, que haga reconducir la situación, que dé confianza a una plantilla que ha demostrado por muchos momentos que puede luchar por conseguir los objetivos. Está claro que el club necesita algunos fichajes que le dé ese plus y esa energía positiva para revertir este tipo de situaciones. En ello está trabajando esta directiva para traer algunos fichajes que sumen a la causa.

Este fin de semana visitamos a la sorpresa de la categoría, un Yeclano que está en puestos de playoff y que ha hecho de su campo un fortín, donde todas las semanas que comparece se muestra un ambiente de superior categoría. Qué mejor sitio para empezar nuestra escalada, con Salva ya en los mandos, con los jugadores queriendo demostrar al nuevo míster que puede contar con ellos y ante un ambiente tan bonito de fútbol, que a cualquier futbolista le encantaría poder jugar.

Conseguir la victoria daría ese plus de positivismo y alegría que necesita el Algeciras para lograr el objetivo de la salvación.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios