Operación Paso del Estrecho El Puerto de Algeciras avanza en los preparativos de la OPE 2021 a la espera de Marruecos

  • La APBA saca a concurso la ordenación de los aparcamientos, la información al viajero y el suministro de agua para el personal portuario

  • Marruecos mantiene prolongado el estado de emergencia al menos hasta el 10 de mayo

La entrada a las zonas de embarque, vacías durante el pasado verano.

La entrada a las zonas de embarque, vacías durante el pasado verano. / E. Fenoy

El Puerto de Algeciras continúa trabajando en todo lo necesario para poner en marcha la Operación Paso del Estrecho 2021, a expensas de la decisión que adopte Marruecos sobre la apertura de sus fronteras y el acceso al país vecino durante la temporada de verano de residentes en Europa.

La Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA) ha sacado a concurso la prestación de varios servicios y suministros necesarios en el caso de que se active el trasiego internacional de viajeros desde los países del norte de Europa hacia Marruecos entre los meses de junio a septiembre.

El presidente de la APBA, Gerardo Landaluce, ya especificó que entre marzo y abril debían ponerse en marcha las licitaciones para que todo el procedimiento administrativo estuviera terminado a tiempo. 

Así, la APBA mantiene abierto el concurso para adjudicar el servicio de ordenación de vehículos e información a los pasajeros en los puertos de Algeciras y Tarifa. El contrato tiene un valor anual estimado de 1.323.740 euros (impuestos incluidos) y la posibilidad de una prórroga para 2022. 

Otro concurso abierto es el reparto de agua al personal operativo de la Autoridad Portuaria durante la OPE, valorado en 20.433,32 euros (con impuestos incluidos) al año. El contrato es prorrogable por un segundo año.

El prestador del servicio deberá prever anualmente el reparto de 10.000 botellas de agua mineral fría de 0,5 litros durante el periodo de la OPE. El pliego de condiciones establece un reparto de 8.000 botellas para el personal mediante la entrega de tiques y otras 2.000 en puntos fijos de reparto durante las fechas punta (más calor).

Por el momento, Marruecos mantiene ampliado el estado de emergencia y cierre de sus entradas al menos hasta el próximo 10 de mayo, apenas un mes antes del inicio habitual de cada OPE (15 de junio), llamada Operación Marhaba en el país vecino. 

Otros concursos que la APBA efectúa habitualmente se centran en la instalación de zonas de sombra, pantallas de información en las zonas de preembarque y otras prestaciones al viajero para hacer más llevadera la espera, especialmente durante las fases punta. 

Si finalmente se pone en marcha la Operación Paso del Estrecho, este año se seguirá usando el Llano Amarillo como zona de preembarque aunque la nueva explanada con la que cuenta el Puerto tras la demolición de parte del edificio de la lonja esté terminada.

El Llano se podrá seguir usando porque aún no está previsto el inicio de ninguno de los proyectos que plantean el Ayuntamiento, el Puerto y la Universidad de Cádiz en este espacio: un conjunto edificatorio multifuncional para albergar el Museo y el Centro de Interpretación del Puerto, el Centro Portuario de Innovación Logística (CPIL), un auditorio y salas de conferencias, el edificio para albergar el centro de innovación UCA-SEA de la Universidad de Cádiz y zonas de esparcimiento ciudadano destinadas a actividades deportivas y lúdicas, zonas verdes y aparcamientos.

La Operación Paso del Estrecho representa el mayor movimiento de personas y vehículos del mundo entre dos continentes: en su última edición, en 2019, cruzaron el estrecho 3.340.045 pasajeros y 760.215 vehículos en sus fases de salida y retorno.

Ese movimiento de personas no solo propicia reencuentros familiares, sino que es un gran dinamizador económico en Marruecos, pues sus emigrantes residentes en Europa, que forman el grueso de la operación, dejan una enorme cantidad de divisas en los tres meses (15 junio-15 de septiembre) en que se desarrolla.

Durante el pasado verano de 2020, tras semanas de incertidumbre, Marruecos declinó finalmente organizar su parte del dispositivo y solo mantuvo abiertas dos líneas marítimas de pasajeros con Europa, concretamente desde Sète (Francia) y Génova (Italia), ambas con destino a Tánger.

Los viajes tenían un precio mucho más abultado que en las conexiones del Estrecho y, además, una duración de más de 40 horas, necesarias para poder efectuar pruebas PCR a los viajeros a bordo y obtener los resultados antes de atracar en el país norteafricano. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios