Marítimas

Exempleados de Clean Hull exigen el pago de varias nóminas atrasadas

  • Los perjudicados responsabilizan al empresario gibraltareño James Bassadone de la deriva de la empresa en apenas un año

Uno de los buques de la empresa Clean Hull. Uno de los buques de la empresa Clean Hull.

Uno de los buques de la empresa Clean Hull.

Un grupo de antiguos trabajadores de la filial en Algeciras de la compañía Clean Hull Spain, dedicada a la limpieza submarina del casco de barcos en el Puerto de Algeciras, reclama a la dirección de la empresa el pago de varias mensualidades atrasadas que, según los perjudicados, superan los 200.000 euros.

Los afectados relatan que la compañía comenzó a mostrar problemas de liquidez a partir del año 2017, que se tradujeron en irregularidad en el pago de los salarios hasta que la compañía dejó de hacer frente a varias nóminas. El colectivo señala al administrador único de la mercantil, el empresario gibraltareño James Bassadone, de haber provocado una deriva de la empresa en apenas unos meses.

Al menos 14 trabajadores han dejado voluntariamente de trabajar para la compañía al no poder soportar la falta de ingresos que, en algunos casos, equivalen a cuatro nóminas. El grupo, asistido por un abogado, aseguró además que la empresa vendió parte de la maquinaria (robots de alta tecnología) sin que estos ingresos se hayan traducido en el pago de atrasos. “Nos decían siempre que habría futuros ingresos. A veces nos pagaban el sueldo en varias transferencias hasta que dejaron de llegar los pagos en el mes de mayo”, relatan los perjudicados, la mayoría del grupo de buzos y tripulantes de la embarcación encargada de las labores en el mar.

Varios de los afectados recurrieron en septiembre a un acto de conciliación ante el Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación de Algeciras (CMAC) para reclamar el fin de la relación laboral y el pago de los atrasos, sin que hasta el momento hayan obtenido las deudas pendientes. En una de las actas del CMAC, a las que ha tenido acceso este periódico, consta que la compañía se comprometió a pagar lo antes posible, si bien los perjudicados han comenzado a denunciar en el Juzgado de lo Social para exigir estas cantidades ante la posibilidad de que la compañía haya entrado en concurso voluntario de acreedores. En caso de que la compañía no haga frente a los pagos, el colectivo se verá forzado a recurrir al Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) para recuperar parte de la deuda.

Este diario intentó contactar, sin éxito, con la sede de la compañía ubicada en el parque empresarial de Palmones. Clean Hull se dedicaba a la limpieza submarina de los cascos de barcos de 70 a 400 metros de eslora mediante unas máquinas teledirigidas desde un barco adosado a los buques atracados en muelle.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios