Maritimas

Sanidad niega un "exceso de celo" en el Puerto de Algeciras en los controles de los alimentos importados

  • El Ministerio responde así a las críticas formuladas por los empresarios sobre una aplicación demasiado estricta de la normativa en Algeciras, que provocará la destrucción de 3.000 toneladas de productos

  • Sanidad Exterior también defiende que los procedimientos aplicados son comunes para todos los puertos españoles

Camiones en el Punto de Control Fronterizo (antiguo PIF) del Puerto de Algeciras

Camiones en el Punto de Control Fronterizo (antiguo PIF) del Puerto de Algeciras / Erasmo Fenoy

El Ministerio de Sanidad rechaza que exista un "exceso de celo" en los controles sanitarios aplicados en el Puerto de Algeciras a los productos hortofrutícolas procedentes de Centroamérica y Sudamérica, que desde hace varias semanas están siendo paralizados por el uso de aditivos no permitidos en la Unión Europea. Y frente a la "mano negra" que denuncian los empresarios contra Algeciras, defiende que los procedimientos aplicados, "son comunes en todos los puertos y aeropuertos españoles".

Entre 400 y 500 contenedores se han quedado bloqueados en el Puerto algecireño en las últimas semanas debido a un cambio en la normativa de los aditivos que se pueden usar para los recubrimientos de los productos hortofrutícolas, aditivos que ahora tienen que ser identificados de forma más estricta. El Ministerio de Sanidad aprobó una moratoria de dos meses para que los exportadores pudieran adaptarse a esta implementación de la normativa de la UE, pero las autoridades de Bruselas han suspendido la decisión española.

Esto ha provocado una situación de caos en Algeciras, donde los productos de unos 150 contenedores se han estropeado durante la espera y tendrán que destruirse, unas 3.000 toneladas de alimentos. Se trata de productos agrícolas, principalmente yucas, piñas, y mangos, la mayoría procedentes de Costa Rica, pero también de países sudamericanos como Brasil, en los que "se ha detectado la utilización de sustancias y aditivos no autorizados por la Reglamentación de la Unión Europea por lo que se ha procedido a rechazar dichos productos en aplicación de la normativa de la UE", remarca el Ministerio.

Según los empresarios, la aplicación que el Servicio de Sanidad Exterior está haciendo de la normativa en Algeciras es demasiado estricta, como demostraría el hecho de que que los productos están siendo derivados a otros puertos europeos como Rotterdam (Paises Bajos), Amberes (Bélgica), Hamburgo (Alemania) o Lisboa (Portugal), donde los mismos productos están siendo aceptados. Incluso, denuncia Ateia-Oltra, la asociación que agrupa a los transitarios, grandes importadores ya han dado instrucciones para desviarse hacia Tarragona, Cartagena y Vigo porque supuestamente allí tienen asegurada la tramitación que les falta en Algeciras.

Frente a esta denuncia, el departamento gubernamental asegura que su actuación puede calificarse de "exceso de celo", sino que se trata de "un incumplimiento por parte del operador económico. Las acciones realizadas por los servicios de inspección han supuesto que se evitara la importación de dichos productos destinados al consumo humano. La información de los incumplimientos de los productos rechazados se han trasladado al resto de los Estados miembros y a  la Comisión a través de la red de alerta comunitaria RASFF".

En cuanto a las críticas referentes a la aplicación de criterios más laxos en otros puertos europeos y españoles, el Ministerio puntualiza que "los procedimientos aplicados por los Servicios de Sanidad Exterior son comunes en todos los puertos y aeropuertos españoles".

Por otra parte, Sanidad remarca que se están manteniendo contactos con las autoridades competentes de Costa Rica, principal afectada en esta situación, con objeto de facilitarles toda la información técnica que les permita adaptar sus procesos a la normativa de la UE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios