Maritimas

Los transitarios ven una “mano negra” en el bloqueo de contenedores en el Puerto de Algeciras

  • Los empresarios denuncian que los productos perecederos de Sudamérica acaban en puertos de Países Bajos, Bélgica, Portugal e, incluso, Italia ante la rigidez de los controles sanitarios españoles

Manuel Cózar, presidente de Ateia-Oltra, y Gerardo Landaluce, presidente de la APBA.

Manuel Cózar, presidente de Ateia-Oltra, y Gerardo Landaluce, presidente de la APBA. / E. S. (Algeciras)

Desde hace aproximadamente mes y medio, decenas de contenedores con productos agrícolas perecederos procedentes de Sudamérica permanecen bloqueados a causa de las discrepancias mostradas por los responsables del Puesto de Inspección Fronteriza (PIF) ante los aditivos o complementos presentes en dicha mercancía para su conservación.

Los empresarios transitarios, al igual que el presidente del Puerto, Gerardo Landaluce, y el resto de la comunidad portuaria algecireña, exigen una solución ante la evidencia de los productores están desviando esos portes hacia muelles europeos de Países Bajos, Bélgica, Portugal e, incluso, Italia.

El Ministerio de Sanidad aprobó una moratoria de dos meses para que los exportadores pudieran adaptarse a esta implementación de la normativa de la UE, pero las autoridades de Bruselas han suspendido la decisión española.

“De manera sorprendente y por presiones que podemos deducir de dónde vienen, la UE suspende esa moratoria y amenaza con una serie de sanciones a España. La realidad es que esos controles solo se están aplicando con esa rigidez en nuestro país, porque esa misma carga va a parar a otros países europeos, haciendo caso omiso a los controles que Sanidad Exterior aplica en el Puerto de Algeciras”, expone Manuel Cózar, presidente de la Asociación de Transitarios, Expedidores Internacionales y Asimilados de la Bahía de Algeciras (Ateia Oltra).

“Tenemos confirmado por parte de los exportadores”, señala Cózar, “que el tráfico de estos productos se va a desviar a los puertos portugueses de Sines, Leixoes, Setúbal y Lisboa, así como a los de Amberes, Hamburgo y Róterdam. Algunos, incluso, se están pensando en ir hasta Italia porque también es más permeable a la hora de hacer los controles”.

La situación afecta a unos 400 contenedores en Algeciras, pero a corto plazo la cifra puede llegar a 500 o 600. Los principales perjudicados son grandes productores de Costa Rica, primer país en exportación de perecederos como piña, yuca y chayote, alimentos con una demanda altísima debido a la existencia de una gran comunidad latinoamericana en Europa y a nuevos hábitos de consumo entre los europeos. La llegada de toda producción a Algeciras, que ahorra varios días de transporte, fue fruto, subraya Cózar, de “una ardua y dura tarea de negociación”.

Manuel Cózar: "No sé qué interés hay en que seamos más papistas que el papa, llevándonos a una situación de desventaja"

Para el presidente de los transitarios, no cabe duda de que “hay una mano negra evidente”. “Los grandes exportadores, debido a esa preocupación y al bloqueo de esos más de 400 contenedores, ya empiezan a buscar otros muelles en los que no se van a aplicar esos controles tan estrictos, yo diría que talibanes. No sé qué interés hay en que seamos más papistas que el papa, llevándonos a una situación de desventaja. Nuestro sueño e ilusión es que Algeciras se convirtiera en una plataforma logística para la distribución de estos productos por el sur de Europa”, apunta el presidente de los transitarios algecireños.

Cózar apoya la creación de un comité nacional de evaluación de la situación como el propuesto por el presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras y asume que el perjuicio se ocasiona al conjunto de la comunidad portuaria: “Esta denuncia la hago como presidente de Ateia y de toda la comunidad portuaria. Aquí estamos los almacenistas, los transportistas, los transitarios, las empresas de frío, los agentes de Aduanas, las navieras, las terminales que están haciendo unas inversiones muy importantes para el desarrollo del frío... Esto supone un daño muy grave para todo el Campo de Gibraltar y para el crecimiento del empleo y la riqueza”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios