Cierre de la térmica de Viesgo Las energías renovables y el turismo ambiental, alternativas para la descarbonización de Los Barrios

  • El Instituto para la Transición Justa selecciona a Los Barrios, San Roque y La Línea como municipios beneficiarios del convenio para la búsqueda de alternativas industriales

  • El borrador preliminar plantea el aprovechamiento de los recursos endógenos de la zona, obviados en el desarrollo industrial de los años 60 y 70

La central térmica de Los Barrios, vista desde la desembocadura del Guadarranque.

La central térmica de Los Barrios, vista desde la desembocadura del Guadarranque. / E. Fenoy

Los Barrios afronta un proceso decisivo para definir un futuro industrial sin carbón en el que las energías renovables, el aprovechamiento de los recursos de la zona y la potenciación de los activos naturales de Los Alcornocales sean algunas de las fortalezas sobre las que se pueda sustentar la nueva etapa que se abrirá con el cierre de la central térmica de Viesgo. 

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) mantendrá abierto hasta el próximo 30 de abril el proceso de participación pública que permitirá a los agentes sociales y económicos de la zona contribuir en la elaboración del Convenio de Transición Justa. Este documento servirá como punto de partida para seleccionar las mejores propuestas y proyectos alternativos a la térmica según su capacidad de generar y fijar empleo sostenible en el medio y largo plazo.

Como punto de partida, el Instituto para la Transición Justa (ITJ), organismo dependiente del Ministerio, ha publicado el borrador del Proceso de delimitación, caracterización y diagnóstico inicial que ya tienen los principales agentes sociales y económicos de la comarca para sustentar sus propuestas. Incluye un prolijo estudio sociodemográfico, contexto industrial de la comarca y una matriz DAFO para ponderar todos los factores en los que se debe sustentar el debate sobre qué instalar en los terrenos ahora ocupados por la térmica barreña. 

Con las aportaciones y el trabajo de los técnicos, el ITJ buscará identificar las inversiones y proyectos que sean más viables en términos económicos, sociales y ambientales y que, además, resulten coherentes con el territorio y sus habitantes. 

La definición, aún en fase muy primigenia, de posibles iniciativas basadas en las energías renovables coincide con los planteamientos de EDP, la actual propietaria de las instalaciones de Viesgo. El cierre de la central térmica, tras 35 años de funcionamiento, fue anunciado a mediados del pasado año a pesar de que inicialmente iba a ser una de las plantas de carbón que siguiese funcionando más allá de 2021. El cierre llega, según explicaba la empresa, no por problemas para cumplir la normativa ambiental, sino por la falta de viabilidad de una central de carbón en las condiciones actuales del mercado.

En el momento del anunciado cierre, el número total de trabajadores afectados asciende a 153 personas, según el documento. De ellos, 89 son de la plantilla de la empresa propietaria de la instalación y las 64 restantes, trabajadores de las contratas.

El estudio pondera factores de renta, impacto sobre la población y otros elementos por los que define como localidades beneficiarias del futuro convenio a Los Barrios, San Roque y La Línea, si bien la plantilla se reparte entre una veintena de municipios de las provincias de Cádiz y Málaga.

Las tres localidades concentran algo más de la mitad de los 153 trabajadores afectados por el cierre de la térmica

En los tres municipios campogibraltareños declarados como beneficiarios del futuro convenio se concentran el 52% de los 153 trabajadores afectados. Otro gran porcentaje, alrededor de un 42%, se ubican en Algeciras. Aunque el documento no incluye a esta ciudad por estimar que "no se considera en general la inclusión de grandes municipios por su desarrollo urbano y concentración de población (como Algeciras, en este caso), ya que son las zonas rurales y semiurbanas las afectadas por los cierres y por tanto a las que se dirigen prioritariamente los convenios".  

Posibles alternativas

El territorio afectado por el cierre de la térmica de Los Barrios es en la actualidad una zona en la que el sector terciario (servicios y comercio) predomina sobre el resto, seguido por la actividad de la construcción, según el análisis sociodemográfico. 

"La reactivación económica en estos municipios podría venir de la mano deuna revitalización de la actividad industrial con proyectos innovadores que exploten los recursos endógenos de la zona basados, por ejemplo, en las energías renovables, así como de la potenciación del turismo ambiental en el entorno del parque natural de Los Alcornocales con hostelería y otros servicios asociados. Y, de forma complementaria, de la revitalización del sector agrario, antaño actividad principal en la zona", resume el estudio. 

Los técnicos identifican que además del cierre de la central, las localidades seleccionadas para el convenio arrastran una problemática importante fundamentada principalmente en el envejecimiento progresivo de la población residente y en las altas cifras de desempleo.

Dentro de la matriz DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades), los técnicos insisten en el turismo natural y ambiental como uno de los factores favorables junto con la cercanía del Puerto de Algeciras y el nuevo marco de relaciones entre Gibraltar y España tras el Brexit.

Contexto industrial y económico

La actual situación de la industria en el Campo de Gibraltar tiene como punto de partida el establecimiento de la comarca como Zona de Preferente Localización Industrial, en 1966. Desde esa fecha se produjo la instalación de un gran polo industrial y el desarrollo del Puerto Bahía de Algeciras. Son factores que, según el estudio preliminar, deben ser tenidos muy en cuenta a la hora de trazar alternativas.

Porque, según los técnicos, aún con este desarrollo industrial se observa un descenso de la actividad empresarial en los últimos años, acrecentado por la anterior recesión económicas. De hecho, cita el documento, existe un 5% menos de empresas en el periodo 2007-2018, con especial incidencia en el ámbito industrial, con un número de empresas en 2018 un 23% inferior a las que existían en 2007.

"A esto hay que añadir el poco desarrollo del tejido empresarial medio, destinado a generar muchos puestos de trabajo, y la existencia de una importante economía sumergida", apunta el borrador. 

Como factores que inciden en el contexto actual, los técnicos encuentran que el desarrollismo de los 60 y 70 provocó "un gran desequilibrio entre sectores y tamaños de industrias en la zona" que favoreció a las grandes compañías de ámbito nacional e internacional de los subsectores petroquímico, siderometalúrgico y energético, impulsores de la actividad portuaria y del transporte.

"El proceso dejó así de lado a la industria basada en los recursos endógenos de la zona, que han sido explotados, en una pequeña parte, por pymes. Tal es el caso del sector pesquero, la transformación del corcho, brezo, conservas o materiales de construcción. También el sector turístico vio frenada su expansión en la comarca, al ser ocupadas grandes extensiones de su costa por polígonos industriales", cita el documento para abrir el debate.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios