La Línea

Tiran las cenizas de un fallecido entre los bañistas de la playa de Levante de La Línea

  • Los usuarios protestan y avisan a la Policía Local, aunque el grupo se marchó antes de poder ser localizado por los agentes

Varios bañistas en la playa de Levante, en La Línea, en una imagen reciente. Varios bañistas en la playa de Levante, en La Línea, en una imagen reciente.

Varios bañistas en la playa de Levante, en La Línea, en una imagen reciente. / Jorge del Águila

Varias familias de La Línea siguen sin dar crédito a la escena que presenciaron este lunes en la playa de Levante, en la que hasta ese momento estaba siendo una plácida tarde entre chapuzones, tertulias y tintos de verano. Todo pasó muy rápido. En apenas unos minutos y ante el estupor de los bañistas que tomaban el sol en la zona de Santa Bárbara, un grupo formado por unas cinco personas llegó y comenzó a esparcir las cenizas de una urna funeraria desde una de las pasarelas de la playa. 

"No nos dio tiempo ni a sacar el teléfono para hacer una foto. Nos quedamos paralizados y no nos creíamos lo que estaba pasando, lo que estábamos viendo. Nos dimos cuenta porque empezó a llegarnos un polvo fino y todo el mundo se giró hacia el lugar. Vimos que estaban tirando las cenizas de un muerto", según describe una mujer, testigo de la escena. 

Todo apunta a que se trataba de un homenaje póstumo hacia un ser querido enamorado del litoral linense. Pero los bañistas, lejos de quedar conmovidos con la escena, se mostraron indignados por lo inoportuno del lugar y la hora, las 17:00, en una zona llena de usuarios. "Parte del montoncito se quedó allí, entre la pasarela y las duchas, y luego se lo llevó el viento", relata una de las afectadas. 

La rocambolesca escena tuvo lugar en una de las pasarelas cercanas a Gibraltar, en una zona de duchas y que estaba muy concurrida ante los rigores del calor. "Avisamos a la Policía Local, pero se fueron al momento y no pudieron llegar a tiempo. Fue muy desagradable", abundan los bañistas. 

La concejalía de Seguridad Ciudadana confirmó a Europa Sur que los usuarios avisaron a los agentes, si bien los protagonistas de esta escena se marcharon antes de que una patrulla llegara al lugar, según explicó el concejal de este área, Bernardo Piña. "La patrulla no pudo llegar a tiempo para poder hacer averiguaciones", lamentó Piña, quien dijo no tener constancia de que esta situación se haya producido más veces en el litoral.

Frente a la opción de conservarlas en casa, en un columbario o repartidas en relicarios, cada vez más son las familias que optan por devolver a la tierra las cenizas entregadas tras una cremación, generalmente en lugares representativos para la memoria del finado.

Las cenizas de una cremación no son contaminantes y son muchos quienes recurren a su esparcimiento en campos, ríos o lugares naturales de especial significado para la persona fallecida. Pero para los bañistas supuso un momento áspero.

"Apenas hay normas al respecto sobre dónde o cómo tirar unas cenizas de incineración. Pero está claro que una playa llena de gente en pleno verano no es el sitio más adecuado", reflexionó el edil, quien reclamó a los vecinos sentido común para no protagonizar una escena más propia de una película de Berlanga que de una plácida tarde de la canícula. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios