Enciclopedia de La Línea Personajes ilustres, famosos y populares (XLVII)

  • En esta entrega se recuerdan las figuras de los cantaores El Chaleco y El Pantalón, hermanos de Antonio 'El Chaqueta'

José Fernández de los Santos, ‘El Chaleco’ José Fernández de los Santos, ‘El Chaleco’

José Fernández de los Santos, ‘El Chaleco’

Comentarios 1

LA Enciclopedia de La Línea recoge en el tomo III las biografías de 329 personajes linenses o muy vinculados a la ciudad. Están representados casi todos los estamentos y profesionales. Contiene historias de literatos, pintores, docentes, sacerdotes, médicos, cantaores, cantantes, bailaores, compositores, músicos y toreros, además de psicológicos, locutores, deportistas y actores.

José Fernández de los Santos ‘El Chaleco’ (Cantaor flamenco)

Cantaor nacido en La Línea de la Concepción en 1934. Murió muy joven el 1 de diciembre de 1970. Era hijo de El Mono y de Tomasa La Fideíto. Hermano de Tomás, Antonio El Chaqueta y de Salvador El Pantalón. El Chaleco se casó con Manuela Jiménez Arjona. Al igual que muchos, se marchó a Madrid muy joven, alternado en la compañía de Antonio. Participó en 1954 en unas grabaciones para promocionar el tablao Zambra, que abriría en 1954. En esta grabó la caña que remata con unos jaleos muy propios de su hermano Antonio.

En 1962 graba dos singles en la casa Belter con el Trio Festival y Ritmo con la guitarra de Alfonso Labrador. Con Antonio El Bailaor estuvo en 1959, 62, 65 y 66. Actuó en muchos tablaos flamencos. También estuvo con el cuadro de Marienma. En los años sesenta hizo televisión con ella, saliendo en La Primera, única cadena de televisión. En 1964 acude para cantarle a José de la Vega al Teatro Eliseo de Roma con Trini España, Matilde Coral, El Negro, José Cortés, El Moro y algunos otros artistas. Poco después, en 1965, vuelve a la televisión cantándole a Vicente Escudero.

Con este último bailaor cantó en el teatro Marquina de Madrid con El Perlo a Vicente Escudero con las guitarras de Andrés Batista y Andrés Vázquez. Dicho acto lo presentaba el poeta González Hervás. También estuvo dos temporadas con La Chunga. Realizó muchas giras recorriendo gran parte del mundo. En el elenco, además de la Chunga y Chaleco, iban El Pelao, Ramón Vélez, Pepín Cabrales y un tal Izquierdo que era guitarrista de un pueblo de Madrid y que se tiró treinta años tocando atrás a todo el mundo.

Con este cuadro debutó en el Teatro Victoria de Barcelona y el Pasapoga de la Gran Vía madrileña. De allí para África, Asia, Europa y Estados Unidos, Japón y Australia; los cinco continentes en sólo tres años. En 1966-67 se marcha con el cuadro cantándole a María Rosa a Colombia, pasando después a Puerto Rico, Perú, Venezuela y México. Chaleco con la Chunga de América viaja con el cuadro a Rusia. En ese elenco coincide con el guitarrista Izquierdo, además de compartir escenario con Antonio Rivas, Ángel García y un tal Belmonte, bailaor de Jerez de la famosa dinastía de grandes toreros, que hacia un número por bulerías muy gracioso, y que Chaleco le metía en el cierre los trabalenguas de su hermano Antonio.

El 27 de octubre de 1968 participó en el homenaje que se le dio a Antonio Arenas en el Circo Price de Madrid, todo un sensacional acontecimiento con muchas de las primeras figuras. de esos años como Juanito Varea, El Güito, Faíco, Fosforito, Enrique Morente, Dolores de Córdoba, Juanito Valderrama, La Paquera de Jerez, Porrinas de Badajoz, Rafael Romero, Rafael Farina, Gabriel Moreno, Miguel Fernández, Carmen Sevilla, Niño Ricardo, Paco de Lucía, Serranito, Manolo de Sanlúcar, José María Pardo y muchos más.

En el año 1975 se reeditan varios temas suyos en disco. Chaleco era un extraordinario cantaor, no sólo para los cuadros, que se lo rifaban. Tenía mucho compás y le armaba muy bien los jaleos a las bailaoras. Además, tenía un buen dominio de la voz y un gran conocimiento de los cantes, pero su temprana muerte privó de que mostrara otros pareceres y estilos como cantaor alante. Realizó algunas grabaciones, más que nada cosas comerciales de los tiempos, pero su cante era otro bien distinto.

Salvador Fernández de los Santos ‘El Pantalón’ (Cantaor flamenco)

Cantaor que nació en La Línea de la Concepción el 4 de mayo de 1928 y murió en 1962. Hijo de El Mono y de Tomasa La Fideíto. Hermano de Tomás y Antonio El Chaqueta, y José Chaleco. Se casó Con Micaela Rodríguez Bueno el 14 de junio de 1958. Se inició como bailaor de la mano de su hermano Tomás y de su tío Fídeíto, pero pronto empezó a hacer los cantes de su padre y de su hermano Antonio.

Salvador Fernández de los Santos ‘El Pantalón’ Salvador Fernández de los Santos ‘El Pantalón’

Salvador Fernández de los Santos ‘El Pantalón’

Aunque el baile nunca lo dejó del todo, sin embargo con doce años ya cantaba en los bautizos y bailaba que quitaba el sentío, muy elegante y con mucha planta. De habérselo propuesto hubiera sido una primera figura, porque figura no le faltaba ni andando. Con los años se hizo cantaor, y así, en los años cuarenta y mucho se buscaba la vida en los bares y salas de fiestas de la comarca, hasta que levantó el vuelo y se fue a Madrid.

Fue su hermano Antonio quien tiró de él. En 1956 participó en la inauguración del tablao El Corral de la Morería junto con Pastora Imperio, su hermano El Chaqueta, Porrina de Badajoz, Regla Ortega, Andrés Heredia, La Chunga y su primo Miguel Fernández. Grabó en la antología que Perico del Lunar llevó a cabo en México. Formó pareja con Lola Flores en algunas actuaciones.

Fundamentalmente atrás como todos sus hermanos, Pantalón es otro gran artista sacrificado en los cuadros. De él podemos decir que bailaba mejor que casi todos en los años cincuenta. Muy poquitos podían con él. Salvador crea un doble prodigio. Tanto en el baile como en el cante. Si bailaba mandaba, si iba atrás arropaba a la bailaora como nadie. Lástima que apenas se conserven testimonios.

Era muy largo y lleno de recursos. Su pasión por su hermano Antonio le llevó a situarse en segunda fila, pero, más que un respeto a la edad, era también un respeto al cante. También su estado de salud influyó mucho en ello. Llegó un momento en que no se sentía seguro. Siendo aún joven, tuvo que dejar pasar muchas actuaciones por causa de continuas indisposiciones de su enfermedad. Tampoco su estado anímico le favorecía, pese a lo alegre que siempre fue en su vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios