La Línea

Distinciones linenses

  • La corporación municipal reconoce a Luis Mañasco, la Guardia Civil, Sergio Guardia, Juanito Maravillas y al colegio Nuestra Señora de las Mercedes

La Línea ha entregado este sábado las distinciones a personas y entidades por su labor en favor de la ciudad para conmemorar que el 17 de enero de 1870 se firmó el acta de segregación del municipio de San Roque. Luis Mañasco es ya Hijo Predilecto de la ciudad, la Guardia Civil recibió la Medalla de Oro, Juanito Maravillas da su nombre a la glorieta junto al Ayuntamiento, el operario fallecido en las riadas de 2016 Sergio Guardia recibió una mención honorífica a título póstumo y el colegio Nuestra Señora de las Mercedes vio reconocidos sus 50 años de servicio a la educación. El acto de entrega congregó a un buen número de personas en el Palacio de Congresos y tuvo momentos muy emocionantes, como el homenaje público a Sergio Guardia por parte de su amigo Alberto Aragón y las palabras de agradecimiento de Luis Mañasco.

Luis Mañasco es a sus 88 años Hijo Predilecto de La Línea por sus “acreditados méritos” y su “compromiso ejemplar con su ciudad”. Su nieto Curro fue el encargado de leer una semblanza de Mañasco, nacido el 29 de octubre de 1930 en la calle San Pablo “bajo una pintura de nuestra excelsa patrona”. Desde siempre ha colaborado con el mundo cofrade. Dirigió las primeras cuadrillas de costaleros, en 1956 fundó la hermandad del Silencio y fue el encargado de implantar el estilo sevillano en La Línea.

Su aportación también ha sido importante para la Feria. Fue el inventor del viernes de coronación -el acto de coronación originalmente creado por Guillermo Ruiz Marín se celebraba los sábados antes de la cabalgata- e introdujo los trajes de faralaes en esta gala en lugar de los de noche. Además ha destacado en su faceta como pintor. Ha sido el autor de varios carteles de la Feria y la Semana Santa y en 2017 expuso parte de su obra en el museo Cruz Herrera.

El linensismo de Luis Mañasco quedó patente a la hora de recoger la distinción. “No me quiero morir sin decir esto. Cuando uno viene de Málaga y llega al Higuerón se tiene que bajar del coche para ver el panorama que se presenta, con la Bahía, el Peñón, las playas, cuando se ve África. No hay un lugar en el mundo que tenga este conjunto de cosas. Te sientes súper orgulloso de que tus raíces estén ahí y das gracias a Dios por haber nacido en esta tierra, a la que quiero con toda mi alma y digo: ¡Viva La Línea!”, sentenció el homenajeado entre aplausos.

La Guardia Civil de La Línea recibió la Medalla de Oro de la ciudad, la máxima distinción que otorga la corporación municipal linense, por su “más que destacada labor de seguridad desarrollada en el municipio”. El coronel jefe de la Comandancia de Algeciras, Jesús Narciso Núñez, y el capitán de la Compañía de La Línea, Alonso Gómez, recogieron este galardón.

Núñez agradeció este reconocimiento e hizo un repaso de la historia del Instituto Armado en La Línea. “Es un honor recibir el más alto reconocimiento de la ciudad. En 1870, cuando la barriada de La Línea de Gibraltar se segregó de San Roque, ya había un puesto de la Guardia Civil desde dos décadas antes porque su peculiar situación única en territorio nacional hacía imprescindible que se mantuviera la ley y el orden. Desde 1844 parejas de guardias civiles a caballo se desplazaban desde San Roque para velar por la seguridad de la zona. Por eso se podría decir que el benemérito cuerpo es una de las instituciones las antiguas de la ciudad”, destacó el coronel, que hizo hincapié en que el servicio para los agentes “nunca fue fácil” en la ciudad.

El momento más emotivo lo protagonizó Alberto Aragón, amigo de Sergio Guardia Ruano, el trabajador de una contrata eléctrica que falleció el 4 de diciembre de 2016 por una riada cuando intentaba restablecer el suministro eléctrico en el Zabal. Aragón recordó la figura de Sergio Guardia como amigo, padre y marido y arrancó aplausos a la par que lágrimas entre los asistentes. La hermanda del fallecido y su hijo recogieron la distinción y el alcalde agradeció la labor del andalucista Ángel Villar para gestionar este expediente.

El acto también sirvió para darle el nombre de Juan García Alcaide, Juanito Maravillas, a la glorieta que se encuentra en la avenida del Ejército frente al Ayuntamiento. Pedro Osuna, cordobés de nacimiento y linense de adopción como el cantaor, leyó la biografía del artista.

Además, el director y la jefa de estudios del colegio Nuestra Señora de las Mercedes recogieron la mención de honor por el 50º aniversario del centro educativo, que echó a andar en el curso 1968/1969.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios