Enciclopedia de La Línea Personajes ilustres, famosos y populares (LXIV)

  • El autor recuerda la trayectoria del Maestro Jaén

El Maestro Jaén con Rocío Jurado.

El Maestro Jaén con Rocío Jurado.

La Enciclopedia de La Línea recoge en el tomo III las biografías de 329 personajes linenses o muy vinculados a la ciudad. Están representados casi todos los estamentos y profesionales. Contiene historias de literatos, pintores, docentes, sacerdotes, médicos, cantaores, cantantes, bailaores, compositores, músicos y toreros, además de psicológicos, locutores, deportistas y actores.

Rafael Jaén García. Maestro Jaén (compositor)

Nació en La Línea el 13 de diciembre de 1915, en un patio de la calle Jardines junto al Cine Imperial. Pronto comenzó a estudiar música en el colegio Sagrado Corazón, donde las religiosas le daban clases de solfeo. De niño cantaba como los ángeles y a los nueve años cantó el Ave María de Gunot en el colegio de las Monjas.

A los 13 años le cambió la voz y dejó de cantar, pero continuó con sus estudios de música. Más tarde, el profesor Nicolás García iba a darle clases de solfeo y de piano a su domicilio. Nicolás era invidente y se tenía que desplazar todos los días desde San Roque. Pasado un tiempo se trasladó a Gibraltar, donde con el profesor Ernesto Fatio llegó a alcanzar hasta el sexto año de piano, momento en que este profesor creyó oportuno que el muchacho viajase a Madrid a seguir los estudios superiores, ya que para continuar había que aprender música de cámara, estética, historia de la música, acompañamiento al piano y otras muchas asignaturas que aquel profesor no alcanzaba.

Con trece años, Rafael Jaén ya formó su propia orquestina, compuesta por tres militares sanroqueños, un flauta, un batería y un contrabajo, y fue su primera actuación en un baile público, siguiendo sus actuaciones en el Circulo Mercantil y la Unión Deportiva, para más adelante pasar a Gibraltar, donde tenia actuaciones en salas y en los entreactos de ciertas obras teatrales, para luego y durante muchos años, pasar a dirigir la orquesta del Teatro Real.

Se marchó a Madrid a estudiar en el Conservatorio de Música y Declamación y a los 15 años, en 1931 terminó la carrera de piano y se doctoró en Armonía y Composición. Fue discípulo de Larregla y de José Cubiles. Terminada la carrera, regresó a La Línea y estuvo ejerciendo la enseñanza de música y piano, preparando a los alumnos que se examinaban luego en Málaga y en la capital de España.

Estalló la guerra y se incorporó al ejército y en él precisamente hizo unas oposiciones de músico mayor y estuvo dirigiendo la banda de música del General Varela hasta que finalizó la contienda. Cuando terminó la guerra, volvió a La Línea para seguir dando clases y su sorpresa fue volver a reunirse con los mismos alumnos que dejó y que habían estado esperando su vuelta.

El periódico Heraldo de La Línea del 18 de octubre de 1930 publicó el siguiente artículo: “Un nuevo triunfo artístico a los ya obtenidos, acaba de conseguir en sus brillantes estudios, el joven pianista Rafaelito Jaén García, en el Real Conservatorio de Música de Madrid, al examinarse del sexto y séptimo año de piano. En sus estudios elementales se presentó a examen en septiembre de 1928 de los tres primeros años de solfeo y tres de piano, obteniendo las superiores notas de sobresaliente. Después en Septiembre del año 1929, en el mismo conservatorio obtuvo las mismas calificaciones en el cuarto y quinto año de piano y este año, el pasado día 27, consiguió la mejor nota, que es la de aprobado, en el sexto y séptimo año de piano (estudios superiores) siendo felicitado por el tribunal por el brillante resultado de estos exámenes que demuestran la vocación que el joven Jaén siente por la música. Nosotros felicitamos al Sr. Jaén, a sus padres y a su profesor don Ernesto Fatio por el triunfo obtenido por su joven alumno, que de continuar así, en el próximo mes de Julio terminará sus estudios musicales obteniendo el título de pianista a los 15 años de edad”.En 1949 cerró el piano para dedicarse al comercio de artículos de regalos y perfumería. La lucha abnegada por el arte y por la subsistencia se le puso muy cuesta arriba. Contrajo matrimonio, vinieron los hijos... Las circunstancias se le impusieron; mandaron adoptar otra actitud de defensa. Pero siguió siempre fiel a su amor por la música.

Rafael Jaén García fue un compositor muy prolífico, hasta el punto de que se colocó en los primerísimos lugares de los compositores españoles. Compuso más de 2.500 canciones, muchas de las cuales han recorrido el mundo entero.

En La Línea, la mayor actividad pública que tuvo el maestro fue cuando se constituyó en nuestra ciudad la emisora Radio Juventud del Campo de Gibraltar, donde Rafael era el maestro concertador y en cuya época compuso aquel inolvidable Nardo con bata de cola, que se alzara con el primer premio en Jerez, el pasodoble torero a Carlos Corbacho y el pasodoble a La Línea, que ya se ha convertido en himno, Española y Gaditana.

Manolo Escobar y el Maestro Jaén. Manolo Escobar y el Maestro Jaén.

Manolo Escobar y el Maestro Jaén.

Nardo con bata de cola. Con esta canción de Rafael Jaén como autor de la música, junto con Gabriel Baldrich autor de la letra, consiguieron el Primer premio del I Festival Nacional de la canción Andaluza celebrado en Jerez de la Frontera. La canción Nardo con bata de cola de Baldrich-Jaén, obtuvo el segundo premio en la primera votación provisional del jurado del festival, pero poco después le fue comunicado a los componentes del Jurado que la canción premiada en primer lugar, Cuatro senderos, no era inédita y por consiguiente no se ajustaba a las condiciones exigidas para tomar parte. Inmediatamente fue descalificada, decidiendo el jurado que las restantes canciones premiadas subieran de puesto, con lo que Nardo con bata de cola se colocaba en primer lugar, y recibía el premio de 50.000 pesetas asignado a la mejor canción presentada en el I Festival Nacional de la Canción Andaluza.

Y por si fuera poco, Tira tu silencio al río, también de los autores Baldrich y Jaén, recibía la calificación de la mejor canción presentada al Festival, aunque por ser de cante flamenco puro, de cante grande (jondo), no se ajustaba a las normas del festival creado para fomentar únicamente la canción andaluza. A pesar de ello, dada la magnifica calidad de Tira tu silencio al río, el jurado compuesto por José María Pemán, José Carlos de Luna y el director del Conservatorio de Sevilla, entre otros, la consideró no como una canción, sino más bien como un poema musical, comparable a una obra de Falla o de Turina y creó un accésit para premiarla.

Española y gaditana

A las 13:00 del 16 de julio de 1960, Radio Juventud del Campo de Gibraltar, emitía por vez primera Española y Gaditana.

Al día siguiente, primero de Velada, la Orquesta Azul del Casino de Murcia, que actuaba en la Caseta Municipal, estrena el pasodoble y durante toda la semana de festejos no deja de interpretarlo. En la Caseta del Círculo Mercantil instalada en la Velada, se les rinde un sencillo pero emotivo homenaje a los autores del pasodoble. Pero el Maestro Jaén necesitaba otros campos musicales que le diesen la oportunidad de darse a conocer y desarrollar todo el arte que llevaba dentro.

En 1963 se marcha otra vez para Madrid y allí contactó con artistas, casas discográficas y comenzó a componer en firme. Las canciones del Maestro Jaén son inconfundibles, a fuerza de ser buenas. Logra huir del tópico, de lo trillado. Les imprime el aire que necesitan con una inspiración nada común. Por ahí andan muchas grabaciones suyas en boca de geniales artistas que lo corroboran. No tuvo más remedio que entregarse al ritmo de aquella época. Es lo único que dejaba dinero: lo que entra pronto por el oído y hace mover los pies y todo el cuerpo.

Para el Maestro Jaén las cualidades de una buena canción eran: buena letra, calidad musical y encontrar el artista idóneo que supiera lanzarla al público. Rafael le dedicaba unas cuatro horas diarias al trabajo de compositor, claro está que no tuviera que montar ningún espectáculo, que entonces le echaba más horas de lo normal. La mayoría de sus canciones están inspiradas en cosas de Andalucía la baja, es decir pensado en su pueblo. Pero es curioso como le puso música de fondo a cuatro documentales gallegos titulados: La muñeira de agua, Redes, La esquina verde y Galicia tierra adentro.

En cuanto a sus colaboradores, siempre comentaba: “Para trabajar bien y hacer una labor fructífera, hay que tener solamente un colaborador, para que se conozcan mutuamente”. En La Línea tenía como colaborador a ese gran poeta y amigo Gabriel Baldrich y todas sus canciones salían bien: Española y Gaditana, Bahía del sol, Silencio corazón, Nardo con bata de cola... Después en Madrid tuvo otro gran colaborador, Ignacio Román. Con él hizo Rosa Malena, Ojalá o En silencio, interpretadas por Marifé de Triana o Miguel de los Reyes.

Con Alejandro Cintas, otro gran poeta, hicieron Mi carro, Viva el vino y las mujeres, Por una rosa, Zumo de limón y muchas canciones más. Mi carro fue y es la canción del Maestro Jaén que más se ha cantado y se está cantando todavía por toda España y el extranjero. Entre los artistas más famosos que la han grabado se encuentran Manolo Escobar, Marifé de Triana, Gracia Montes, Juanita Reina, El Príncipe Gitano, Imperio de Triana, Lolita Sevilla, Miguel de los Reyes, Paquita Rico, Adelfa Soto, Antonio Molina, Farina, Maruja Lorenzo, Pedrito Rico, Rosa Morena, Emi Bonilla, Macarena, Los Gemelos del Sur, Juanito Valderrama, Dolores Abril, Adelfa Soto, Magda Rosa, Pepe Soto y así hasta completar una lista de mas de cuarenta artistas.

El Maestro Jaén obtuvo más de sesenta premios, entre ellos en el I Festival de Benidorm que le premiaron Silencio, corazón, grabada por Monna Bell. Ganó el primer premio del Festival de la Canción Andaluza, celebrado en Jerez, con Nardo con bata de cola y en el Festival Hispano-Portugués de la Canción del Duero le concedieron una medalla de plata.

También el primer premio de Canción Moderna en Sanlúcar de Barrameda y otro primer premio de pasodobles, además, del 6º del Festival Hispano-Portugués. También ganó, junto a su inseparable amigo Baldrich, el primer premio de autores del Primer Festival Nacional de la Canción Moderna y el Pasodoble en Sanlúcar de Barrameda con la canción Temporal interpretada por The Rocking Boys y obteniendo estos también el primer premio de interpretación.

En Madrid, en el Gran Festival de Música Ligera organizado por la Agrupación Nacional de Editores de Música, se presentan 300 canciones de los mejores compositores nacionales, pero solo 12 consiguieron ser premiadas (todas con el mismo premio). Entre ellas se encontraba Humo, con letra de Camilo Murillo y música de Rafael Jaén.

El busto al Maestro Jaén. El busto al Maestro Jaén.

El busto al Maestro Jaén.

Un hecho muy importante para la vida profesional del Maestro Jaén fue la elección como consejero de la Sociedad General de Autores. A lo largo de su dilatada trayectoria profesional le han tributado numerosos homenajes. El 27 de Marzo de 1966 el Hogar Linense en Madrid le organizó una comida-homenaje de simpatía y admiración. El club linense de Caza y Pesca aprobó por unanimidad nombrarle miembro de honor y concederle la insignia de plata. El Grupo Coros y Danzas Amanecer, que dirigía la profesora Braulia, le tributó un homenaje de simpatía en forma de espectáculo de variedades en el Colegio Salesianos. A este grupo se le unieron un gran número de artistas. En la Bodega nueva de Campamento, el dinámico presidente de la simpática y sin par Peña Balona, Helenio Lucas Fernández, le impuso la insignia de oro de la entidad. La peña taurina Carlos Corbacho nombró socios de honor tanto a Rafael Jaén como a Gabriel Baldrich. El Círculo Mercantil en un sencillo acto le ofreció un vino en su sede.

El Maestro Jaén también organizó un homenaje y se lo dedicó a los medios informativos como prueba de gratitud. El 15 de julio de 1974 el Ayuntamiento de La Línea le nombró miembro del jurado en el concurso de cante jondo y flamenco que se celebró en el Instituto Técnico de Enseñanza Media Diego Salinas. En el pleno Municipal del 29 de agosto de 1970 se aprobó por unanimidad rotular a tres calles de nuestra ciudad con los nombres de Lutgardo López Muñoz, Eduardo Gómez de la Mata y Maestro Jaén. La calle del Maestro Jaén se ubica en la barriada del Sagrado Corazón.

Uno de los momentos más difíciles fue el fallecimiento de su esposa, Obdulia Vázquez Lara, en la clínica de la Cruz Roja de Madrid. El acto del sepelio constituyó una sentida manifestación de pesar, asistiendo toda la colonia campogibraltareña en la capital de España como asimismo gran número de compositores y artistas amigos del maestro. El maestro Jaén enfundó el piano con el fallecimiento de su esposa y sólo fue desenfundado para componer el Himno de la Unión Cultural Deportiva Linense, para luego volverlo a enfundar.

El 19 de julio de 1984 falleció Rafael Jaén García, el Maestro Jaén, en Madrid, coincidiendo con la Velada de La Línea. Es muy posible en ese mismo momento se estuviera entonando en cualquier caseta el himno Española y Gaditana. Innumerables muestras de pesar se produjeron en todos los rincones de La Línea. En junio de 1985 se realizó un homenaje póstumo con la presentación de un busto del Maestro Jaén en la plaza Fariñas, al cual asistieron sus tres hijas y fue presidido por el entonces alcalde de la ciudad, Antonio Díaz Lara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios