La Línea

'Amor en libertad' y David Morales suman estreno y triunfo en La Línea

  • El espectáculo está centrado en las cartas románticas entre Bolívar y Manuela Sáenz

David Morales caracterizado como Simón Bolívar en La Línea David Morales caracterizado como Simón Bolívar en La Línea

David Morales caracterizado como Simón Bolívar en La Línea / E.S. (La Línea)

El bailaor David Morales triunfó también en casa. El artista estrenó al fin en el Palacio de Congresos de La Línea de la Concepción su Amor en libertad, basado en las cartas románticas que se cruzaron el libertador Simón Bolívar y la ecuatoriana Manuela Sáenz. Sobre proyecciones que simbolizan la independencia de América, el personaje Libertad arrancó el recorrido por la historia de Latinoamérica.

Morales, caracterizado como Bolívar, aparece por primera vez bailando por soleá, relatando a través de los quejidos y los sentidos su boda con la española María Teresa del Toro, la muerte de ésta en 1803 y su juramento de amor eterno hacia ella. Al tiempo que relata la faceta más íntima de Bolívar, Amor en Libertad desgrana cómo la Gran Colombia va soltando sus cadenas de la España imperial en estos primeros años del siglo XIX.

La mezcolanza de músicas queda representada, por ejemplo, por el baile de Tambor de los esclavos, dedicado al día de San Juan. Es en ese momento cuando apareció el libertador de América cantando el juramento que realizó en el Monte Sacro, donde a la muerte de su esposa determinó con toda firmeza consagrar su vida a la independencia de América Latina. Y David Morales se compromete bailando una farruca, lidiando con la bellísima música de la guitarra de Salvador Andrades.

Si en esa farruca aparece el Bolívar guerrero, en las siguientes se forjan las escenas más íntimas. El libertador americano conoció a Manuela Sáenz gracias a una flor que ésta le arrojó a su paso por Quito tras haber ganado una batalla a los españoles. Así lo refleja el espectáculo, en un encuentro de extraordinaria belleza entre ambos. Y a éste sigue el vals, donde se funden en un baile de enamorados.

"Cuando se acercaba al paso de nuestro balcón, tomé la corona de rosas y ramitas de laureles y la arrojé para que cayera al frente del caballo pero con tal suerte que fue a parar con toda la fuerza de la caída a la casaca, justo en el pecho de Su Excelencia. Me ruboricé de la vergüenza, pues el Libertador alzó su mirada y me descubrió aún con los brazos estirados en tal acto. Pero se sonrió y me hizo un saludo con el sombrero pavonado que traía a la mano". Así le relató la propia Manuela a Simón en sus cartas de amor cómo se enamoraron a primera vista y queda delicadamente expresado en el espectáculo.

Como feminista, deja un maravilloso homenaje a la mujer a través del martinete América, magistralmente interpretado por José Campos, Morenito Hijo, y por su padre, Guillermo Campos, Morenito de Íllora, una de las voces rotas más profundas y preciadas del flamenco actual que transporta a los viejos cantaores con su solera. Magistral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios