Gibraltar

El petrolero iraní que fue retenido en Gibraltar ya ha descargado el crudo

  • El Gobierno de Irán no especificó dónde, pero hace unos días el buque se encontraba frente a Siria y apagó su sistema de localización

Imagen de satélite que muestra al petrolero frente al puerto sirio de Tartus. Imagen de satélite que muestra al petrolero frente al puerto sirio de Tartus.

Imagen de satélite que muestra al petrolero frente al puerto sirio de Tartus. / MAXAR

El superpetrolero iraní Adrian Darya 1, que fue retenido en Gibraltar este verano cuando se llamaba Grace 1, ya ha descargado sus 2,1 millones de barriles de crudo en las costas del mar Mediterráneo, según indicó el Ministerio de Exteriores, que no precisó el país de recepción. El buque realizó la descarga "a pesar de las medidas de hostigamiento", en alusión a los llamamientos de EEUU a su detención, y el propietario del barco "decidirá sobre su futuro", explicó el portavoz de Exteriores, Abas Musaví, a la agencia oficial IRNA.

Musaví no indicó el lugar exacto de la descarga, pero hace unos días el superpetrolero se encontraba frente a la costa siria, a unos 90 kilómetros del puerto de Tartús, y había apagado su transpondedor. Este barco fue detenido a principios de julio por la Policía de Gibraltar y la Marina británica en el Peñón tras las sospechas de que transportaba petróleo a Siria, país sujeto a sanciones europeas. Fue liberado en agosto, después de que las autoridades iraníes garantizaran a las de Gibraltar que el destino del superpetrolero no era Siria, pese a las presiones de EEUU para que continuara retenido alegando que la Guardia revolucionaria iraní se lucra de la venta de esa carga.

Posteriormente, el pasado día 4, Washington anunció que había ofrecido una recompensa de hasta 15 millones de dólares al capitán del Adrian Darya 1 por acercar el buque a cualquier país que esté dispuesto a incautarlo. Al respecto, Musaví denunció que las medidas de EEUU son contrarias a las normas internacionales de navegación y "no tendrán efecto" en las políticas de Irán. "Nosotros ya habíamos anunciado que por cualquier medio venderemos nuestro petróleo", subrayó el portavoz.

La captura del entonces Grace 1 en Gibraltar desencadenó una crisis diplomática entre Londres y Teherán, agravada cuando a mediados de julio la Guardia Revolucionaria iraní capturó en el estrecho de Ormuz el petrolero de bandera británica Stena Impero. Las autoridades iraníes han acusado a este buque de violar las normas de navegación, algo que tanto Londres como su naviera niegan. Sobre este barco, Musaví señaló que su caso se encuentra en "los últimos procedimientos legales" y expresó su esperanza de que "sea liberado en un futuro próximo".

Siete miembros de la tripulación del Stena Impero, compuesta por 23 marineros, fueron puestos en libertad el pasado día 4, en un primer paso para zanjar esta crisis que ha elevado la tensión en el golfo Pérsico. El histórico enfrentamiento entre Teherán y Washington se acentuó desde que EEUU se retirara el año pasado del acuerdo nuclear de 2015 y volviera a imponer sanciones a Irán, incluido su sector petrolero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios