Gibrexit

El Protocolo para Irlanda del Norte enturbia la recta final de la negociación del Brexit sobre Gibraltar

  • Boris Johnson lleva este lunes ante los Comunes una norma que permitiría anular partes del tratado para la frontera de Irlanda del Norte

  • La comisión negociadora sobre Gibraltar es la misma, por lo que se genera un clima de inestabilidad en la recta final de las conversaciones sobre el Peñón 

El primer ministro británico, Boris Johnson, a su llegada a Downing Street.

El primer ministro británico, Boris Johnson, a su llegada a Downing Street. / NEIL HALL / EFE

Nuevo giro para el Brexit a la vista. El primer ministro británico, Boris Johnson, llevará este lunes a la Cámara de los Comunes (baja) la legislación que permitiría anular de manera unilateral partes del Protocolo para Irlanda del Norte acordado con la Unión Europea como parte del Brexit.

Algo que, inequívocamente, tendría posibles repercusiones sobre Gibraltar. Las comisiones negociadoras del protocolo para regular el paso por la frontera de Irlanda y el aplicable a la Verja de la colonia son los mismos, por lo que esta actuación de Johnson, no por esperada, genera un importante clima de desconfianza e incertidumbre en la recta final de la negociación relativa al Peñón

Junto al proyecto de ley se publicará la opinión jurídica de sus asesores que, a juicio de Downing Street, confirma la legalidad de su acción.

El ministro para Irlanda del Norte, Brandon Lewis, reiteró el domingo en una entrevista en Sky News que la ruptura unilateral de partes del protocolo no supondría una violación del derecho internacional.

"La legislación aporta claridad. Queremos arreglar los problemas causados por el protocolo. Hemos visto una falta de flexibilidad en la Unión Europea, lo que propone Bruselas nos haría retroceder", según Lewis.

Para el ministro, el proyecto de ley, que será debatido durante semanas en el Parlamento, trata de salvaguardar el Acuerdo de Viernes Santo, que en 1998 llevó la paz a Irlanda del Norte.

El protocolo establece que Irlanda del Norte sigue vinculada al mercado único comunitario para bienes, por lo que las mercancías que cruzan entre la isla de Gran Bretaña y ese territorio han de pasar controles aduaneros para así asegurar que la frontera entre las dos Irlandas continúa siendo invisible.

"Siempre priorizaremos el Acuerdo de Viernes Santo sobre cualquier otra cosa. Los abogados del Gobierno han sido muy claros con que estamos trabajando dentro de la ley", ha insistido Lewis.

Johnson lo califica como "ajustes triviales"

Boris Johnson ha defendido este lunes que la nueva ley "no es gran cosa" y solo introduce "ajustes triviales" para que funcione mejor.

Johnson hizo estas declaraciones antes de que esta tarde se tramite en la Cámara de los Comunes (baja) el controvertido proyecto de ley del Protocolo de Irlanda del Norte, por el que el Ejecutivo británico sustituirá unilateralmente las disposiciones que negoció en 2020 con la Unión Europea (UE) por otras que considera más beneficiosas para el Reino Unido.

El líder conservador argumentó que los cambios propuestos por su ministra de Exteriores, Liz Truss, son en realidad "ajustes triviales en el contexto más amplio" de la situación y explicó que arreglar los fallos es un mero "cambio burocrático" y es "relativamente sencillo" hacerlo.

Opinó que sería "una gran exageración" si Bruselas reacciona instigando una guerra comercial y dijo que lo que trata de hacer Londres es "simplificar las cosas para eliminar las barreras al comercio entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte".

El protocolo, destinado a evitar una frontera física entre la provincia británica y la República de Irlanda -que sigue en el mercado único comunitario-, establece controles aduaneros a los bienes que van de Gran Bretaña a Irlanda del Norte, lo que, para los políticos norirlandeses unionistas (probritánicos), amenaza la integridad territorial del Reino Unido.

Bruselas ve una "fórmula de incertidumbre" 

El vicepresidente de la Comisión Europea para Relaciones Interinstitucionales, Maros Sefcovic, advirtió este lunes de que la intención británica de dejar de aplicar de manera unilateral el protocolo para Irlanda que incluye el acuerdo del Brexit es "una fórmula para la incertidumbre" y será "dañino para la confianza común".

Sefcovic mantuvo una conversación telefónica con la ministra de Exteriores británica, Liz Truss, en la que ella le ha explicado la nueva ley británica, aún no presentada, que permitirá a Londres anular partes del protocolo para Irlanda del Norte que fue consensuado entre Bruselas y el Gobierno del actual primer ministro, Boris Johnson.

El vicepresidente de la Comisión Europea para Relaciones Interinstitucionales, Maros Sefcovic. El vicepresidente de la Comisión Europea para Relaciones Interinstitucionales, Maros Sefcovic.

El vicepresidente de la Comisión Europea para Relaciones Interinstitucionales, Maros Sefcovic. / OLIVIER HOSLET/EFE

"He hablado con Liz Truss, que me ha informado sobre la legislación para dejar de aplicar unilateralmente el protocolo. La acción unilateral es dañina para la confianza mutua y es una fórmula para la incertidumbre", escribió Sefcovic en su cuenta de Twitter.

El vicepresidente comunitario insistió además en que la Unión Europea "siempre ha prestado la máxima atención" al impacto que el Brexit tiene en Irlanda del Norte y "ofrecido soluciones funcionales", después de que un portavoz de Downing Street acusara el pasado jueves a la UE de no haber respondido a su invitación para retomar las negociaciones sobre el protocolo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios