Algeciras CF El incómodo silencio sobre Romero

  • El Algeciras debe resolver el enigma de la portería y la continuidad del 'Gato', un ídolo para la afición

  • La renovación de Javi Jiménez, una operación que parece enquistada

Romero, con gesto serio tras un partido con el Algeciras. Romero, con gesto serio tras un partido con el Algeciras.

Romero, con gesto serio tras un partido con el Algeciras. / Erasmo Fenoy

La afición del Algeciras CF se pregunta qué va a pasar con Jesús Romero. ¿Sigue en casa o no entra en los planes del cuerpo técnico? Un silencio incómodo rodea a esta cuestión. Es una de las grandes incógnitas del verano en el Nuevo Mirador, que a día de hoy, ya con julio comenzado, todavía está por resolverse.

La situación en la portería del Algeciras está envuelta en un abanico de posibilidades que de momento pende de dos nombres propios: Romero y Javi Jiménez. El Gato no pudo defender la camiseta algecirista el pasado curso, primero por una lesión en una mano y después del caos burocrático que la anterior directiva propició al dar de baja al guardameta. Romero, como es sabido, tuvo que salir entre lágrimas en invierno cedido al Ceuta para volver a jugar al fútbol. Javi Jiménez llegó en enero como aura de salvador e hizo olvidar pronto a Lopito. Desde mediados de enero hasta marzo, el riojano se agarró fuerte a su oportunidad entre los tres palos.

Lo único claro a día de hoy es que el Algeciras ha intentado (sigue intentando) renovar a Javi Jiménez. Es el portero que Salva Ballesta quiere tener la próxima campaña en el nuevo proyeto en Segunda B. Sobre el meta han sonado ya cantos de sirena hasta desde el extranjero, aunque a Javi se le palpa feliz el tiempo que lleva en la ciudad.

¿Y qué pasa con Romero? En la única rueda de prensa dada por el club tras el desconfinamiento, la dirección deportiva dijo que quería aclarar la situación de la portería pronto. Se habló, más entre líneas que claro, sobre encajar el tema de los roles para que ambos puedan seguir... Aunque Romero, en teoría, tiene contrato, y de los importantes.

El Gato firmó tras el ascenso una renovación por dos temporadas, una renovación muy celebrada por el algecirismo, feliz de contar con uno de sus héroes en la última década. Romero va más allá de ser un simple portero para el Algeciras. Llegó la pretemporada, se fastidió una mano y tuvo que pasar por quirófano. Fue cuando el club le dio la baja sin darse cuenta de que en invierno no lo iba a poder inscribir de nuevo.

Hace ya un año de la última vez que Romero se enfundó los guantes con el Algeciras, el día del ascenso en Socuéllamos. ¿Volverá a hacerlo? Se preguntan muchos algeciristas. Y en caso de que no sea así, ¿tendrá la salida que merece un jugador con su legado en la casa? Demasiados interrogantes y una sensación: difícil mantener dos gallos en un mismo corral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios