Algeciras CF - UE Costa Brava | La crónica

La tormenta perfecta del Algeciras (5-1)

  • El equipo de Ania goleó en la primera parte y celebró su primera victoria en el Nuevo Mirador

  • Romero y Roni, los goleadores de la exhibición algecirista

  • Los albirrojos, en playoff tras sumar diez de los últimos doce puntos

Álvaro Romero celebra uno de sus goles ante el Costa Brava.

Álvaro Romero celebra uno de sus goles ante el Costa Brava. / Erasmo Fenoy

Apabullante victoria del Algeciras CF ante la UE Costa Brava. El equipo de Iván Ania logró su primer triunfo en el Nuevo Mirador en la Primera RFEF, una goleada espectacular (5-1) que prolonga el estado de gracia de los albirrojos, que suman diez de los últimos doce puntos para encaramarse en los puestos de playoff de ascenso. El Algeciras desató la tormenta perfecta nada más empezar para sentenciar en una primera parte atronadora que puso en pie al algecirismo en las gradas.

Álvaro Romero, con un triplete (uno de penalti), y Roni, con un doblete, rubricaron los tantos de la exhibición algecirista. Los de Iván Ania refrendaron una pegada demoledora y ya son el segundo conjunto más goleador del grupo tras el galáctico Villarreal B.

Los albirrojos se mostraron ambiciosos desde que salió la alineación. Ania hizo un par de variantes con respecto al once que ganó en Sevilla. El asturiano sentó a Alcázar para retrasar a Almenara en el lateral derecho y dar cabida a Víctor López por delante. Además, el técnico sorprendió con la entrada de Borja por Villapalos en una clara declaración de intenciones de dotar de más fútbol desde la sala de máquinas. Acertó de pleno.

El Algeciras salió de manera arrolladora y a los cinco minutos abrió la lata tras una gran jugada de Álvaro Romero -motivadísimo- en la que conectó con Roni y acabó resolviendo dentro del área. Dos minutos después, con el rival aún digiriendo el mazazo, los de casa aprovecharon una pérdida de balón para poner por medio de Roni el 2-0 en un buen disparo colocado del asturiano. Vaya racha que ha enganchado el '9'.

Tras la arrancada poderosa de los albirrojos, el Costa Brava reaccionó, amansó las aguas y se acercó a los dominios de Iván Crespo. Y lo hizo con peligro. Al filo del cuarto de hora, el algecireño Tomás sacó providencial un balón tras un córner cuando Xumetra esperaba solo para fusilar. Poco antes, una falta de entendimiento entre Tomás y Crespo casi cuesta un disgusto. Los de Oriol Alsina mostraron carácter pero sufrían cuando el Algeciras se estiraba en ataque. Así fue como los de casa, en el minuto 25, montaron otra llegada letal cuando Romero cedió de cabeza un balón a Roni pasado el centro del campo y el ariete se internó hasta el corazón del área para terminar con un tiro cruzado al fondo de la red justo antes de que Perone se lo llevase por delante. 

Antes del descanso y tras varias delicatessen del canterano Álvaro Leiva que arrancaron las palmas de los aficionados, el Algeciras sentenció una espectacular primera parte con el cuarto gol, obra de Álvaro Romero tras un centro tenso de Almenara, que antes había intentado el disparo. La sensación de peligro cada vez que llegaban los de rojo y blanco era constante.

Tras el intermedio, el Algeciras pagó unos primeros instantes de relajación ante un Costa Brava que de nuevo tiró de amor propio. Los de Alsina, con tres cambios para tratar de reavivar al equipo, apretaron y lograron marcar pronto. Después de un nuevo aviso de Xumetra, llegó una falta en el minuto 52 que ejecutó a la perfección Galindo. El golpe franco vino en una infracción de Robin, que había perdido un par de duelos. El francés, no obstante, fue ovacionado al ser sustituido.

El tanto del Costa Brava espoleó a los locales aunque estuvieron a punto de encajar el segundo, en el 57', tras un balón largo que Álvaro ganó a Robin y casi acaba en el fondo de la red con un rebote de por medio. Pero los algeciristas, que también menearon el banquillo, volvieron a recuperar el pulso y asestaron el golpe definitivo en el minuto 67 después de una gran salida de Borja con el balón -de campo a campo- y un pase en profundidad que dejó solo a Romero ante Marcos. El sevillano ganó el balón al arquero y provocó un penalti de libro que él mismo transformó para hacer el 5-1 con un lanzamiento a lo Panenka. Hat-trick y balón a la saca para el pichichi algecirista.

Pudo caer algún gol para los de Ania en el último tirón del encuentro mientras el Nuevo Mirador cantaba y cantaba y se divertía desde las gradas. Qué manera de sellar la primera victoria en casa, la tercera de la temporada en siete partidos. Que continúe la diversión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios