Algeciras CF

Borja Lázaro, un ex del Algeciras que regatea a la depresión

  • El delantero, que apenas pudo jugar como albirrojo tras llegar el pasado invierno, trata de reengancharse al fútbol en el Atlético Pinto de Tercera

  • El madrileño relata el calvario vivido en el Fuenlabrada, su club antes de llegar al Mirador

Borja Lázaro, el pasado curso con el Algeciras. Borja Lázaro, el pasado curso con el Algeciras.

Borja Lázaro, el pasado curso con el Algeciras. / Erasmo Fenoy

Borja Lázaro apenas tuvo tiempo para dejar huella en el Algeciras CF. El delantero llegó el pasado mercado de invierno como uno de los refuerzos importantes, procedente del Fuenlabrada de la Segunda división, sin embargo casi no tuvo protagonismo en el equipo de Salva Ballesta en una segunda vuelta que se llevó por delante la pandemia del coronavirus. El madrileño trata de reengancharse al fútbol en el Atlético Pinto de la Tercera división y ha revelado la depresión que sufrió tras su última etapa en el Fuenla.

Entre el algecirismo quedó esa sensación de que no habían podido ver al mejor Borja Lázaro, ni siquiera a la mitad de ese futbolista que se inflaba a meter goles en Segunda B y Segunda. Borja llegó sin muchos meses sin competir y el Algeciras estaba dispuesto a esperarle porque entendía que podía ser un fichaje clave en esa recta final del campeonato que nunca se pudo disputar. "Salva me llamó y me dijo que iba a volver a ser futbolista. En el Algeciras volví a ser feliz pero vino todo el tema del Covid y me tuve que volver a Madrid. Gracias a Salva Ballesta, que es amigo y una gran persona, conseguí salir un poco del pozo en el que me había metido con el Fuenlabrada", aseguró el ariete.

El club, a la hora de confeccionar su actual proyecto, ofreció la renovación a Borja Lázaro, pero el jugador quería estar más cerca de casa. Lo más llamativo, no obstante, fue que el mercado avanzó sin que hubiese noticias del madrileño en un nuevo club. ¿Cómo podía caer en el olvido un delantero de ese calibre? ¿Solo por una mala racha? El futbolista ha explicado los motivos que él cree que casi le llevan a la retirada. Lázaro se ha desahogado con Radio Meruelo en el programa Ventano Deportivo.

El exalbirrojo explica que estuvo a punto de dejar el fútbol tras sus últimos meses en el Fuenlabrada: "La peor experiencia deportiva y personal de toda mi vida. Lo que yo he pasado este último año no tengo palabras para describirlo. Ha sido un calvario. Resumidamente se puede decir que me destrozaron anímicamente y físicamente", sostiene.

Lázaro señala que fue apartado, que no le dejaban entrenarse y tampoco buscarse una salida: "Querían que me fuese sin cobrar ni un euro y perdonando el dinero que me debían del año de Segunda B, y sino no me iba. No me dejaban pisar el campo, no me dejaban balones, no me dejaban ir al gimnasio, me robaban material del vestuario…", relata en Ventano Deportivo.

"Caí en depresión, estuve con psicólogos y la verdad que fue un calvario hasta el día 15 de octubre, que por fin solucioné lo del juicio, que gracias a Dios se ganó", prosigue. Lázaro afirma que hubo clubes de Segunda B interesados en firmarlo este verano pero "todos a los que iba a firmar me decían que no porque en Fuenlabrada me estaban poniendo de mal jugador y de mal compañero".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios