Algeciras CF

El Algeciras, de la sorpresa al respeto

  • El equipo de Salva Ballesta ha pasado de ser la revelación a un líder con galones

  • Los favoritos del otro subgrupo empiezan a echar cuentas con los albirrojos para una posible segunda fase

Los jugadores del Algeciras celebran como una piña. Los jugadores del Algeciras celebran como una piña.

Los jugadores del Algeciras celebran como una piña. / Nacho Marín

El Algeciras CF se ha ganado el respeto de la Segunda B a pulso. El equipo de Salva Ballesta ha pasado de ser considerado la revelación del arranque de la temporada 20-21 a consolidarse como un líder con galones. Después de haber sumado 19 de 21 puntos posibles, tras su victoria ante el Cádiz B, los favoritos del otro subgrupo, el IV-B, empiezan a echar cuentas para una posible segunda fase con los albirrojos.

Queda un mundo por delante, dos partidos y toda la segunda vuelta de esta primera fase de la competición, sin embargo, la marcha del Algeciras de Salva Ballesta ha superado todas las expectativas. El líder invicto del grupo IV-A provoca admiración en toda la categoría. El Algeciras está en boca de técnicos, jugadores, directores deportivos, analistas, informadores... semana tras semana.

El rendimiento del Algeciras dejó de ser casual pronto. La regularidad de los albirrojos dentro del terreno de juego se ha ido plasmando desde octubre, tras el debut con empate ante el Marbella, con una racha de seis victorias consecutivas y un estilo muy definido que hace que este equipo domine muchos de los parámetros del juego: los que se pueden contabilizar y los que no.

El Algeciras, se puede decir ya, ha dejado de ser la grata sorpresa, el invitado inesperado, la revelación, para erigirse en un candidato firme a pelear por las cotas más altas. Del vestuario del Nuevo Mirador no sale una palabra más alta que otra -nunca lo ha hecho-, pero el hambre que transmiten plantilla y cuerpo técnico no engaña: van a por todas en una temporada diferente y especial que pone en juego dos ascensos (y dos descensos) con la creación de una nueva división.

Desde fuera, todos los focos comienzan a situar al Algeciras entre los tres primeros de su grupo. El líder está tomando una ventaja suculenta sobre la cuarta plaza -siete puntos a día de hoy-, un colchón que le debe cubrir en caso de que sufra un par de pinchazos. Los de Ballesta, además, tienen seis puntos y un partido menos sobre el segundo y el tercero, es decir que pueden ponerse a nueve de la cuarta posición.

UCAM (17), Córdoba (14) y Linares (14) ocupan la zona noble del grupo IV-B, con Murcia (13), Recreativo Granada (13) y Betis Deportivo (11) al acecho. Desde Córdoba y Murcia, sobre todo, miran de reojo cada jornada a lo que hace el Algeciras. La realidad es que los favoritos empiezan a echar sus cuentas con una hipotética segunda fase en la que a día de hoy pasarían los tres primeros de cada subgrupo con el Algeciras destacado en cabeza. Y es que los puntos de la primera fase se arrastrarán a la segunda, lo que multiplica el valor del botín que los candidatos consigan en este primer tramo de competición.

¿Cómo puede un equipo transformarse tanto en apenas un año? Un proyecto ambicioso y un golpe de timón grande que contó con el tiempo extra provocado por la pandemia que irrumpió el pasado mes de marzo. Desde entonces el club no ha cejado en su empeño de construir algo grande, de apuntar hacia arriba, a veces demasiado alto incluso para la realidad que se vivía en el entorno. A ver quién baja de la nube ahora a todo el algecirismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios