Algeciras CF

El Algeciras, una incógnita en la cuenta atrás

  • El nuevo Algeciras trata de encontrar su estilo y no termina de convencer a sus aficionados

  • Salva manda un aviso al vestuario a poco más de una semana para arrancar la competición

Salva Ballesta, serio, en el amistoso ante el Malagueño. Salva Ballesta, serio, en el amistoso ante el Malagueño.

Salva Ballesta, serio, en el amistoso ante el Malagueño. / Erasmo Fenoy

El Algeciras CF entra en la cuenta atrás con demasiadas incógnitas. Los albirrojos tratan de encontrar su nuevo estilo y no han terminado de convencer a la afición durante la pretemporada. El triunfo mínimo del pasado martes ante el Atlético Malagueño es el claro ejemplo del debate existente entre los que más veces han visto al equipo en vivo. Los de Salva Ballesta no transmiten aún lo que se espera de ellos. De hecho, el técnico ha dado un paso al frente y ha mandado un aviso al vestuario: "La exigencia de todos tiene que multiplicarse".

A poco más de una semana para que arranque la competición en la Segunda B (el día 18 ante el Marbella en el Nuevo Mirador), el algecirismo no sabe muy bien cómo llega el equipo de Salva Ballesta a la hora de la verdad. Los albirrojos han ganado, empatado y perdido durante el periodo de rodaje, pero salvo contadas veces no han ofrecido un estilo, un sello futbolístico al que pueda aferrarse su gente.

Es verdad que la plantilla es prácticamente nueva (y que han llegado jugadores hasta el último día de mercado), que la paliza física ha sido importante (tras una larguísima inactividad) y que los rivales no han sido precisamente unas comparsas (todos de categoría nacional). Todo esto es cierto, pero a estas alturas hasta el propio entrenador espera algo más de un conjunto llamado a reflejar el carácter del banquillo sobre el terreno de juego.  

"La exigencia de todos tiene que multiplicarse. Y la intensidad y el compromiso... Yo no juego, pero sé cómo actuaría si jugase", aseguró el entrenador al término del último ensayo. "Un equipo tiene que cambiar a base de convicción, no de palos", agregó Salva.

A falta de saber si el club encontrará un rival para el Trofeo Virgen de La Palma previsto para el sábado a las 12:00 -el Recreativo Granada se cayó del cartel por el coronavirus-, el Algeciras asume que el del Malagueño pudo haber sido su último test antes del Marbella. Salva, en cualquier caso, aprovechará esta semana y pico para reforzar lo táctico y otros conceptos individuales. "Todavía hay que trabajar", insistió.

El técnico entiende que han vivido "una pretemporada muy atípica", más centrada en "lo físico y muscular" que "en los resultados y los partidos". Ballesta, no obstante, pone en valor el calibre de los oponentes que ha tenido el Algeciras: "Por lo que he visto estábamos acostumbrados a jugar con otros rivales de bastante menos nivel a lo que se ha traído esta pretemporada. Yo no quiero un rival al que meterle siete y decir que bien porque eso es engañarse", dijo. "El jugador llevaba muchos meses sin competir y queríamos que se sintiera en ese escenario de cansancio", explicó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios