Zornotza - Udea Algeciras | La crónica (85-69) Udea aguanta medio tiempo en su reaparición

  • Los algecireños retoman la competición en la LEB Plata con una derrota y dos lesionados

  • Los udeístas se marchan por delante al descanso pero ceden ante el mayor rodaje y poderío físico de su rival

Un instante del partido entre Zornotza y Udea. Un instante del partido entre Zornotza y Udea.

Un instante del partido entre Zornotza y Udea. / Zornotza

Udea Algeciras peleó hasta que las fuerzas aguantaron. El equipo algecireño ha perdido este sábado en su visita al Zornotza Saskibaloi Taldea (85-69), tras una paliza de viaje hasta Amorebieta y después de un parón de tres semanas sin apenas entrenamientos por los casos de coronavirus en la plantilla que dirige Javi Malla. Sin el técnico y sin varios jugadores, Udea ha encajado su segunda derrota de la temporada -en dos partidos- en el grupo Oeste de la LEB Plata y ha sufrido dos lesiones: Mor Niang y Kedar Nkosic.

A pesar del abultado marcador final, Udea se marchó al descanso por delante en la pista vasca (30-34). Sin embargo, el tercer cuarto decantó la balanza para un cuadro local que terminó por imponerse su mayor rodaje y poderío físico. 

Zornotza dominó el primer cuarto y abrió una cómoda diferencia (24-13). No obstante, el partido pegó un vuelco en el segundo cuarto, con remontada de un Udea muy acertado en ataque, todo lo contrario que el conjunto de casa. Los udeístas, dirigidos por Jordi Cantero, dejaron a Zornotza en seis puntos para irse al descanso con cuatro de ventaja.

Tras el intermedio, Zornotza salió con fuerza y volvió a ponerse por delante. La pequeña renta de cinco puntos del arreón se dobló pronto en una más amplia de diez (50-40). Udea apenas vio aro y los de casa se escaparon al término del cuarto (58-43).

El último periodo sobró. Los locales ampliaron su cómoda diferencia ante un Udea sin fuerzas y con los jugadores exhaustos, algunos hasta con molestias físicas y las lesiones de Nkosic y Niang. Habrá que ver si el sobreesfuerzo no deja más secuelas en la mermada plantilla de Malla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios