Golf | ESTRELLA DAMM N.A. ANDALUCÍA MASTERS Valderrama habla español

  • Los 22 jugadores nacionales posan en la foto de familia instaurada por María Acacia

  • El efecto de la alta temperatura en los greenes, preocupación para los golfistas

Los jugadores españoles posan en Valderrama Los jugadores españoles posan en Valderrama

Los jugadores españoles posan en Valderrama / Real Club de Golf Valderrama

El martes es el día por antonomasia para la sonrisa en el Andalucía Masters desde hace muchos años. A apenas a 24 horas de la puesta en escena del pro-am del que este año ha pasado a denominarse Estrella Damm N.A. Andalucía Masters–Fundación Sergio García, los jugadores españoles (22 en esta edición) posan juntos para la historia. Una imagen que en esta oportunidad tenía un regusto a homenaje a María Acacia López Bachiller, la sempiterna jefa de prensa del Circuito Europeo, que se empeñó en poner en práctica esta costumbre. 

Mientras algunos de los jugadores se ponían de puntillas para ser los más altos de una imagen que queda para la posteridad, por encima incluso del organizador Sergio García fue Álvaro Quirós quien ejerció de anfitrión y avisó de los efectos que el fuerte calor puede tener sobre los greenes del campo sanroqueño.

No fue el único momento festivo. Jugadores y caddies se fueron después a cumplir con otra de las tradiciones de este torneo, un partido de fútbol (o de algo muy parecido al fútbol) que se escenificó en el campo La Unión de Guadiaro. Los caddies se impusieron a sus jefes por 4-3, a pesar de los goles de Sergio García, Jorge Campillo y Pablo Larrazábal. Por medio, bromas de todo tipo.

El fuerte calor se garantiza el protagonismo

Valderrama –que acoge su vigésimo quinta prueba del Tour Europeo– está condicionada por el fuerte calor que ya el martes se dejó sentir. La temperatura está endureciendo los greenes del Valderrama. La idea de que esta vez será imposible presentar tarjetas estrastosféricas se extiende.

“Con el cambio de fechas se va a jugar un torneo muy parecido a lo que a todos los profesionales nos gusta. En esta época, el Tour y el greenkeeper pueden apurar las condiciones porque la climatología es más favorable”, explicaba Álvaro Quirós, que vive apenas a unas decenas de metros de ese escenario y conoce mejor que casi nadie los efectos del calor en el mismo.

“En octubre siempre puede caer algo de agua, hace más humedad y el campo de se juega en condiciones perfectas, pero más condicionado por el tiempo”, añadía. “Esta semana el campo también va a estar perfecto pero la criba va a ser mayor porque los greenes están más duros y exigentes”.

“Esto es lo que nos hace ilusión a los golfistas, que el campo sea justo con el que juegue bien y penalice a quien lo haga peor”, sostuvo a las mismas puertas de la casa club. “Vamos a jugar un Valderrama más selectivo, al estilo que nos gusta, como siempre ha sido este campo”.

Gonzalo Fernández-Castaño coincidía con el análisis del jugador local y también dejaba patente sus ganas de pelearse con un Valderrama aguerrido y que pusiera las cosas difíciles.

“Me gusta jugar este campo en condiciones complicadas en las que los pares son buenos”, dijo. “Es lo que me apetece tal y como estoy jugando porque no me veo para hacer una vuelta de 65 o 64 golpes, pero vueltas al par o bajo par puedo lucharlas, así que estoy con ganas y mucha ilusión”.

“Los greenes se van a poner muy firmes con el calor que viene, ojalá sople un poco el viento porque creo que es la defensa de este campo y la combinación de viento, greens rápidos y rough en los antegreens, es como a todos nos apetece jugar Valderrama”, explicó.

Adri Arnaus, que llega de jugar su primer grande en el U. S. Open celebrado recientemente en Pebble Beach, también se estrena como profesional en el mítico escenario de Sotogrande, un campo no muy amable con los novatos.

“Es la primera vez que juego en Valderrama y me hace mucha ilusión, tenía muchas ganas. Es un campo de colocar mucho la bola, de saber dónde estar, me ha recordado a Pebble Beach hace dos semanas, donde tenías que jugar un pelín corto para estar cara arriba en las banderas”, sostuvo.

La referencia al US Open no es en absoluto gratuita, ya que los greenes del Real Club Valderrama, cuidados con esmero por el equipo dirigido por Adolfo Ramos (un algecirista confeso que lleva semanas disfrutando con el cada vez más cercano ascenso de su equipo), están alcanzado una velocidad endiablada y un grado de firmeza que será su principal defensa contra el talento de los participantes.

Como motivación adicional para los jugadores, las tres plazas para el Open Championship que otorga por primera vez un torneo en suelo español, otro hito que acumula el Real Club Valderrama, también pionero a la hora de acoger una Ryder Cup fuera de las islas británicas.

Los aficionados ya pueden adquirir las entradas a través de la web del torneo. El acceso es gratuito para los menores de 12 años que vayan acompañados, y hay entradas a partir de siete euros para menores de 17 años. Para los adultos, a partir de 18.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios