EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Fútbol

El fútbol no profesional que nos viene

  • Liga y Federación están de acuerdo en remodelar las categorías, pero no este año

  • El proyecto de la 2B-Pro sigue adelante, para reducirse a un solo grupo en un plazo breve

  • La ampliación de la actual Segunda B llevaría consigo la desaparición de la Tercera

Mario Martos y Fabrizio Danese pelean por el balón en el último Algeciras-Balona Mario Martos y Fabrizio Danese pelean por el balón en el último Algeciras-Balona

Mario Martos y Fabrizio Danese pelean por el balón en el último Algeciras-Balona / E.S.

La tan cacareada remodelación de la Segunda B –en la que militan el Algeciras Club de Fútbol y la Real Balompédica Linensese antoja inevitable. La han acordado la Liga de Fútbol Profesional y la Real Federación Española de Fútbol. Resulta muy improbable que esa nueva Segunda B-Pro arranque el próximo verano, pero parece seguro que acabará existiendo para convertirse en un apéndice del fútbol profesional. El futuro, sostienen una treintena de clubes, es que la mencionada categoría quede reducida en dos temporadas a un solo grupo, que la actual Segunda B se amplíe y que la Tercera (en la que juega la UD Los Barrios) desaparezca, al menos tal y como se entiende hoy en día.

El diario As explica que Javier Tebas (Liga) y Luis Rubiales “quieren llevar llevar a cabo esa transformación, pero no sería posible hasta dentro dos temporadas, mientras que los clubes implicados en esta propuesta no quieren esperar”.

“También hay otro punto clave en dicho pacto y es sobre la venta de derechos de televisión”, explica el periódico, que detalla: “La Federación ha logrado hacerse con la venta centralizada de la categoría, lo que permitirá ampliar los ingresos de los equipos en este concepto y así no depender tanto de las taquillas y abonos (de los cuales no habrá ingresos hasta 2021 por el cierre de los estadios) para implantar un férreo control económico como el existente en Primera y Segunda”.

La propuesta enviada al Consejo Superior de Deportes y a la Federación Española de Fútbol por parte de esa comisión de clubes también incluye la iniciativa de seguir reformando la competición en 2022 para que fuese más competitiva y profesional. “Entendemos que en un plazo de dos años, debe acordarse dar un paso más, y transformar los dos grupos de la Segunda B-Pro en solo uno”, se lee en el documento.

Una Segunda B más amplia y adiós a la Tercera

Las novedades no sólo se quedarían ahí: “La Segunda B también podría reducirse en un grupo, pasando de cuatro a tres. Otra opción podría ser incrementar la segunda división B en varios grupos más y eliminar la Tercera División. La Tercera es una categoría nacional, pero se juega a nivel regional”.

“Entendemos que es algo incongruente. Con mayor número de grupos en Segunda B, que abarque 2-3 comunidades se podría dar mayor competitividad y realizar una liga más atractiva. Cualquier modificación que se haga de forma piramidal, sería fácil”, añaden los clubes.

La reforma de la competición llevaba muchos años rondando al fútbol modesto y la Federación de Rubiales siempre ha dejado la puerta entreabierta a llevar a cabo ese cambio.

La crisis generada por el Covid-19 (coronavirus) es una de los motivos por los que se ha acelerado esta propuesta, ya que el efecto económico que tendrá la pandemia sobre la Segunda B y la Tercera será muy notable. El proyecto viene desglosadas una estimación de lo que se podría dejar de perder por diferentes conceptos en ambas categorías: abonos, taquilla, merchandising, patrocinios, subvenciones públicas y aportaciones de capital.

Se estima que entre cuatro y seis equipos no puedan terminar la competición por impagos a trabajadores y acreedores. No será sólo una cuestión de cubrir presupuesto, sino de liquidez durante la temporada para ir abordando los compromisos” advierte el informe.

Además, con la creación de esta categoría los clubes participantes rechazarían las ayudas de la Federación por el programa ‘Impulso 23’ para que la cuantía fuese superior a repartir entre los equipos que siguiesen en Segunda B y Tercera. Los clubes de la nueva Segunda B Pro consideran que el atractivo de la competición ayudaría a atraer inversores y patrocinadores y a obtener una buena hucha por los derechos de televisión, además de un patrocinador que global para la categoría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios