Doma clásica El Dressage Sotogrande pone broche de oro a un campus muy especial

  • Una treintena de niños entre 4 y 13 años participa de una actividad que sortea los límites del Covid

Profesores y alumnos del Campamento del Dressage, en la jornada de clausura.

El Dressage Sotogrande, en San Roque, ha clausurado este viernes un campus de verano muy especial, que ha permitido a una treintena de chavales entre cuatro y 13 años disfrutar de la doma clásica en los difíciles tiempos del Covid-19 (coronavirus).

El Dressage, que desde su fundación en 2010 ha participado con enorme éxito en innumerables competiciones, se ha visto ahora obligado a confinarse en las coquetas instalaciones Ayala Polo Club, donde para que los más jóvenes puedan matar el gusanillo ha llevado a cabo un campus en el que han prevalecido todas las medidas de seguridad para preservar la salud de los participantes y evitar riesgos de contagio.

Mientras los más mayores han dirigido sus esfuerzos al perfeccionamiento del nivel ecuestre, los jóvenes han participado en un campamento de Verano que no solo les ha permitido disfrutar cada día de una convivencia en torno al mundo del caballo, sino que este viernes han participado en un espectáculo de clausura que han podido seguir cuatro de sus familiares de manera presencial y el resto, a través de la transmisión por redes sociales.

Esta actividad ha permitido mantener vivo el espíritu de un club que ya se ha ganado un sitio en la hípica andaluza, pero al que, como a todos, el coronavirus está causando estragos.

 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios