Baloncesto | LEB Plata ¿Qué necesita Udea para estar en la fase de ascenso?

  • Los de Malla precisan vencer, que lo haga Marbella y que pierda Morón

  • Los algecireños piden el apoyo de la grada para un encuentro decisivo

  • La fase de permanencia también concede una plaza para el play-off

Juanmi López, en actitud defensiva, durante el Gijón-Udea del pasado sábado Juanmi López, en actitud defensiva, durante el Gijón-Udea del pasado sábado

Juanmi López, en actitud defensiva, durante el Gijón-Udea del pasado sábado / El Comercio

Udea Algeciras se juega el próximo sábado (20:00) su clasificación para la fase A-1 de la LEB Plata, la tercera categoría del escalafón nacional. Los de Javi Malla, octavos, precisan vencer en la última jornada de este primer sector de la competición para alcanzar la sexta posición, la última de las que da derecho a jugar por el ascenso a LEB Oro, pero también necesitan de otros marcadores. En cualquier caso, si se viesen abocados a participar en la A-2 (fase por la permanencia) el campeón de la misma obtendría un pasaporte para el play-off y los algecireños arrancarían en la misma con esperanzador balance de victorias-derrotas.

Udea, en la temporada de su debut en LEB Plata ya ha cosechado su primer gran éxito: llegar con opciones de meter la cabeza en la fase por el título a la última jornada. Pero cualquiera que conozca a Javi Malla sabe que no es hombre de triunfos morales y tanto el técnico de La Bajadilla como su plantilla quieren lograr una plaza en la A-1, que lleva implícita nada menos que la permanencia a falta de más tres meses para que finalice la competición.

Para que Udea esté en la A-1 se tienen que dar tres condicionantes y además todas ellas: que Udea derrote al Ciudad de Ponferrada en el pabellón Doctor Juan Carlos Mateo, que Marbella venza en su visita a Logroño y que Morón caiga derrotado en la cancha del Zamora.

Udea, que viene de enlazar dos victorias, que se ha mostrado especialmente voraz con los equipos de la zona alta y que se encuentra en su mejor momento de juego de la temporada, recibe a un Ponferrada que perdió en su último desplazamiento en Zamora. Los locales reclaman el apoyo de un público que le ha sido fiel durante todo el curso.

Marbella, que con el regreso de Rafa Piña al banquillo tras la destitución de Javi Florido se ha constituido en el equipo más en forma de la competición (cinco victorias consecutivas) acude a la pista de Logroño. Los dos equipos precisan el triunfo para meter la cabeza en la A-1.

Por su parte Morón, de los tres el equipo implicados en esta pelea el que tiene más experiencia en la categoría, va a la cancha del Zamora, que ya está matemáticamente clasificado… pero que no se puede dejar ir porque en caso de perder, los sevillanos se meterían en la segunda fase y esta derrota le contaría en la A-1.

Dicho de otra de otra forma, que Udea no depende de sí mismo, pero que ninguna de las tres condiciones que precisa para estar en el grupo de los elegidos resulta descabellada.

El otro camino hacia el play-off

En el peor de las hipótesis, es decir que los algecireños acabasen de la séptima posición hacia abajo, eso no implica que tengan que renunciar a estar en el play-off. La A-2 reúne a los seis peores clasificados de las dos conferencias –Este y Oeste- y los equipos arrastran los resultados de la primera fase contra los rivales a los que ya se hayan enfrentado.

Pues bien el primer clasificado de esa A-2 peleará con el segundo de la A-1 (el campéon sube directamente a LEB  Oro) en la primera ronda del play-off de ascenso. Lo que se podría entender como una especie de repesca.

La solución a todo este entramado de cábalas, el próximo sábado en torno a las 22:00 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios