Algeciras CF

Reescribiendo la historia del Algeciras CF

  • García Corral y Ricardo Almagro, del Foro Siglo Rojiblanco, crean ‘Los orígenes de un club especial’, un libro repleto de añoranza que rescata los inicios del fútbol en la ciudad y de la principal institución

García Corral (en el centro), con Ricardo Almagro a la izquierda, en la conferencia de AEPA García Corral (en el centro), con Ricardo Almagro a la izquierda, en la conferencia de AEPA

García Corral (en el centro), con Ricardo Almagro a la izquierda, en la conferencia de AEPA / Jorge del Águila

Ha llovido mucho desde que los británicos trajeron el ferrocarril a la Bahía de Algeciras, desde que la industria comenzó a florecer en esta comarca y un deporte llamado foot-ball empezó a echar raíces en una tierra muy influenciada por sus vecinos de Gibraltar. Cerca del bullicio del hotel Cristina, Ernest Coombe solicitó al Ayuntamiento algecireño en 1902 un terreno para construir el primer campo de fútbol de la zona. Una petición que fue denegada. Desde entonces el balompié inició un camino irrefrenable hasta convertirse en casi una religión para millones de personas. Francisco García Corral y Ricardo Almagro, del Foro Siglo Rojiblanco, están a punto de publicar Los orígenes de un club especial, un libro que aborda la llegada y el arraigo del fútbol en la ciudad y que por supuesto se centra en la historia del Algeciras CF, el gran exponente del deporte algecireño.

La labor documental de Siglo Rojiblanco con el Algeciras CF está fuera de toda duda. Hace diez años que un grupo de personas creó el foro para tratar de organizar la historia de un club que se hacía centenario. “Cuando empezamos no había absolutamente nada en las oficinas del club sobre la historia. Por eso siempre digo que partimos de menos cero”, afirma García Corral, que el pasado viernes fue protagonista en los viernes de patrimonio de AEPA con una conferencia en el Centro Documental José Luis Cano.

Corral, Almagro y otros muchos incansables colaboradores del Foro emprendieron una ardua tarea de recopilación e investagación sobre el fútbol en Algeciras. “Compartíamos un mismo objetivo y también esa añoranza de tiempos anteriores en el viejo Mirador”, confiesa el escritor.

Al indigar en el pasado del Algeciras CF, Corral y Almagro invirtieron incontables horas en estudiar cómo se gestó el balompie en la ciudad. “El fútbol ha cambiado mucho”, sostiene Corral. “Antes de 1929 los equipos jugaban sin dorsales, en España fue Bernabéu el que cambió eso”, detalla y pone también como ejemplo “cuando el portero podía llegar con el balón en los manos hasta el centro del campo”.

Los ingleses, como está escrito en infinitos libros, se movieron en Europa al final del Siglo XIX con la revolución industrial y este país no fue una excepción. Hicieron florecer ciudades como Vigo y desembarcaron en la zona de Río Tinto (Huelva). “Las madres de ese tiempo decían que era un juego bárbaro porque los ingleses jugaban en calzón corto”, apunta Corral.

En Cádiz y Sevilla el foot-ball entró por el influjo de los estudiantes, en Jerez a través de las bodegas y en la Bahía de Algeciras por el tren de la British Railway y por Gibraltar con el ejército. En la Roca había cuatro campos de uso exclusivo militar aunque más tarde cedieron uno para los civiles.

“En 1902 Ernest Coombe solicitó un terreno al Ayuntamiento de Algeciras por detrás del Cristina, la Huerta Duarte, pero no se concedió el permiso”, explica Corral.

Los orígenes de un club especial dedica muchas páginas al Algeciras CF. “La semilla clave de este club se planta en 1909, en el Heraldo de Madrid encontramos una reseña sobre el primer club fundado en la ciudad. Hay que tener en cuenta que equipos había muchos, muchísimos, pero como clubes apenas se fundaban y no sería hasta más adelante”, relata el escritor.

La figura de Joaquín Almela se antoja fundamental. “Fue jugador, secretario, árbitro y periodista”, remarca Corral. “En El Noticiero del 20 de marzo de 1923 decía que hacía 20 años que ya habían fundado un club en la ciudad”, afirma Corral.

La inscripción del Algeciras no llegó hasta 1912. “Surgen equipos y se institucionaliza. La Federación Andaluza conocida como la de hoy no nace hasta 1915 pero antes tuvo otro periodo con un organismo territorial”, matiza.

En el libro “hay mucho material de partidos y fotos” a partir de esa fecha. Otro momento clave es en 1921 cuando el Español de Cádiz visita por primera vez la ciudad para jugar un homenaje a las fuerzas armadas y se mide a una selección de Algeciras. “Hay crónicas que dicen que acabó 1-0 y otras 1-1. La leyenda habla de que el Cádiz empató mientras el Algecrias celebraba su gol y se produjo un tumulto, invasión de campo y el partido se suspendió. Dicen que varios aficionados hasta volcaron el autobús del Cádiz”.

Tras este hito, “la gente despierta y se unen para hacer un equipo fuerte en la ciudad y en el Café Hércules se unifican para dar cuerpo al Algeciras FC con el objetivo de tener un campo propio para competir”, señala Corral.

Entre 1923 y 1943 la Guerra Civil oscurece todo. El Calvario es destruido y las ligas locales adquieren importancia. En el 41 Juan Casero organiza el equipo con camiseta grana (antes jugó de blanco), el Calvario es arreglado e inaugurado con el Ronda y con Bernardo Ardanaz se consolida la institución.

La ciudad dispone de campos como el Tejar, el de las Pasaderas, Río Ancho, el Llano del Fuerte Santiago, la Era de los Torres, el Polvorín, el Calvario y posteriormente el Mirador y el Nuevo Mirador, aunque hay documentación de que hubo partidos en la plaza de toros de La Perseverancia.

García Corral considera innecesaria cualquier polémica con el asunto de la fundación del club. “En aquella época era difícil establecer días oficiales, es difuso porque no existían reglamentos ni federaciones y tampoco los clubes se sentían obligados a registrarse en la Sociedad del Gobierno Civil”, dice.

“En cualquier caso la federación da por válido que existan reseñas en prensa”, prosigue. “Nadie pone en duda la antigüedad del Recreativo de Huelva que en 1931 cesó su actividad y estuvo años sin competir, su lugar lo ocupó el Onuba, o muchos otros clubes históricos que cambiaron de nombre varias veces”, sentencia.

Siglo Rojiblanco, por cierto, tiene una propuesta “para recuperar el escudo de la ciudad” en el emblema del Algeciras CF, algo que ya queda en manos de la directiva y sus socios. “Éste es un trabajo que hemos iniciado para que otros lo mejoren y sigan”, remató Corral, que parafraseó a Arrigo Sacchi: “El fútbol lo más importante de los menos importante”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios