Operación Cluster Prisión incondicional para dos de los hijos del Titi y el piloto de una narcolancha

  • El juez acuerda la libertad bajo fianza de 20.000 euros de una cuarta persona investigada por blanqueo de capitales

  • La Guardia Civil atribuye a la organización propiedades valoradas en 6 millones de euros

Tres de los seis últimos detenidos por la Guardia Civil en la Operación Cluster han ingresado en prisión por orden del titular del Juzgado de Instrucción nº 5 de Algeciras sin posibilidad de fianza por la gravedad de los delitos cometidos y el riesgo de fuga. Se trata de dos de los hijos del Titi -Borja y Antonio-, supuesto líder de un clan del narcotráfico que se encuentra ya en la cárcel, y del piloto de una lancha con la que la banda traía el hachís desde Marruecos. 

La Benemérita les detuvo el pasado sábado en un operativo con más de 200 agentes desplegados en La Línea, San Roque, Marbella, Manilva y Mijas. Borja y Antonio fueron detenidos en un chalé situado en la urbanización linense de El Zabal y su entrada en prisión obedece a que el juez les atribuye los delitos de pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico y posesión ilegal de armas de fuego.

El instructor ha acordado para una cuarta persona prisión eludible bajo fianza de 20.000 euros por el delito de blanqueo, en tanto que otras dos fueron puestas en libertad por la Guardia Civil.

La operación se saldó el sábado con cinco detenidos y seis millones de euros en bienes intervenidos procedentes del blanqueo por narcotráfico. 

Según fuentes del Instituto Armado, la operación Cluster (racimo en inglés) está centrada en la desarticulación de las tres ramas de una organización criminal dedicada al narcotráfico en el Campo de Gibraltar que funcionaba por un sistema de racimo.

Hace unos meses se atajó la primera de las tres ramas, la del narcotráfico, mediante la intervención de varias toneladas de hachís cuando iban a ser alijadas en las costas gaditanas. En esa fase se detuvo a quince personas, se incautaron 2.200 kilos hachís, 50 de marihuana y cinco armas de fuego.

La macrorredada del sábado estuvo dirigida a la desarticulación de las otras dos ramas, la del blanqueo de capitales y la de la logística, ya que la organización se encargaba de suministrar combustible a otras organizaciones. 

En el marco de los catorce registros simultáneos llevados a cabo en el Campo de Gibraltar y la Costa del Sol se intervinieron bienes valorados en su conjunto en seis millones de euros, 80.000 euros en metálico, documentación, joyas, material electrónico, seis vehículos de lujo y dos armas de fuego. "Vivían a cuerpo de rey", relató a esta redacción uno de los agentes presentes en los registros.

Un zulo en un chalet

Los agentes, en el registro del chalet de El Zabal, hallaron un zulo oculto en el suelo de un armario. Su apertura debía realizarse mediante ventosas especiales para levantar unas planchas de madera. El habitáculo, de dos metros de altura y con forma cuadrada con lados de 1,5 metros, estaba vacío.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios