Crisis energética

La industria española exige al Gobierno medidas inmediatas para rebajar el coste eléctrico

  • Reclama que desacople de forma inmediata el precio de los combustibles fósiles de la fijación del precio eléctrico

  • Considera que es una medida "imprescindible, para poder mantener la actividad industrial y el empleo"

Vista aérea de la factoría de Acerinox en Los Barrios

Vista aérea de la factoría de Acerinox en Los Barrios / E. S.

Hasta ocho asociaciones empresariales del sector industrial español se han unido para exigir al Gobierno que desacople de forma inmediata el precio de los combustibles fósiles de la fijación del precio eléctrico, para permitir la supervivencia de la actividad.

Esta reivindicación llega después de que empresas como Acerinox, ArcelorMittal, Megasa, Ferroglobe, Siderúrgica Balboa, Celsa, Cementos Portland, Asturiana del Zinc o Xeal hayan apagado todos o algunos de sus hornos o han reducido su producción al mínimo, con el impacto que esto tiene en el empleo y en la cadena de suministro.

"Muchas industrias se han visto obligadas a paralizar la producción, ya que estos precios de la electricidad hacen imposible mantener la actividad", aseguran la asociación de empresas con gran consumo de energía (AEGE) y la de empresas siderúrgicas (Unesid), en una carta remitida al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a la que se han adherido FADE, Ascer, Femetal, Confemetal, Feique y AGI Campo de Gibraltar. "De seguir esta deriva, se verán obligadas a poner en marcha expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y posibles deslocalizaciones de producción", advierten. De hecho, Acerinox ya ha planteado a los trabajadores la negociación de un ERTE de aplicación progresiva tras parar ayer la acería.

Aunque la guerra en Ucrania ha intensificado el problema, las industrias electrointensivas afirman que llevan desde el pasado verano "padeciendo una crisis energética", generada por la evolución del precio del gas y de los derechos de emisión.

"Tras la invasión de Ucrania la situación ha explotado, creando una emergencia industrial sin precedentes. En los últimos días, las empresas sufren una escalada nunca vista en los precios de la energía eléctrica, alcanzando el pasado martes 8 de marzo un precio medio de 547 euros/MWh", han denunciado.

En España más del 80% del consumo industrial está expuesto al precio del mercado eléctrico diario. El sector critica que, desde la publicación del Manifiesto por la Industria Electrointensiva Española, el pasado 1 de diciembre, han transcurrido más de tres meses sin que se hayan adoptado medidas efectivas que reviertan la situación y mejoren las perspectivas.

Por eso, ante la ausencia de ofertas de las empresas eléctricas de contratos bilaterales de electricidad a precios anteriores a la crisis, estas asociaciones consideran "imprescindible" la acción del Gobierno español para salvaguardar a su industria básica, la economía nacional y el empleo de los cientos de miles de trabajadores afectados.

Por ello reclaman al presidente que "en esta situación de emergencia nacional", adopte una decisión urgente "reformando el mercado marginalista eléctrico mientras dure esta crisis energética, desacoplando el precio de los combustibles fósiles de la fijación del precio eléctrico en el mercado". Los firmantes de la carta y el comunicado consideran que la medida "es la única viable y con impacto, además de imprescindible, para poder mantener la actividad industrial, el empleo y la prosperidad del país".

Medidas adelantadas "si hay retrasos"

La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha insistido este jueves en que "la preferencia" del Gobierno es esperar a que la UE resuelva sobre la posibilidad de autorizar topes al precio de la luz, pero no ha descartado la hipótesis de adelantarse "si hay retrasos y fuera urgente". "La gente y la industria no puede esperar", ha recalcado.

Ribera, en declaraciones a los medios tras el acto Diálogo 5+5 del Mediterráneo Occidental celebrado en València, ha señalado al respecto que la crisis energética es un asunto "capital" que se abordará en la reunión informal que celebrarán los dirigentes de la UE en Versalles.

Así, el Gobierno quiere que las decisiones "se tomen de forma coordinada a nivel europeo" para ser "más eficaces" en el impacto de las medidas, como con la coordinación del desembarco, almacenamiento o compra de gas, pero "también porque si se adoptan medidas adicionales que supongan la alteración temporal de las reglas del precio del mercado eléctrico, debe hacerse al amparo de las medidas coordinadas a nivel europeo".

No obstante, "si fuera urgente y se retrasaran esas decisiones" sobre la propuesta de minoración de las ganancias "excesivas" de las compañías eléctricas como consecuencia del gas, no descarta la hipótesis de "tomar decisiones por nosotros mismos".

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios